Paso a paso

Cómo compartir un PC entre dos usuarios con VMware

La potencia de los equipos modernos permite que dos personas puedan usar uno al mismo tiempo con un par de pantallas, teclados y ratones, y una gráfica con dos salidas

Manuel Beltrán

Práctico VMware

15 enero 2014

La potencia de los equipos modernos permite que dos personas puedan usar uno al mismo tiempo con un par de pantallas, teclados y ratones, y una gráfica con dos salidas.

Procesadores de doble, triple y hasta óctuple núcleo, memorias de varios canales, gráficas con múltiples salidas... La duplicidad de elementos de hardware en la informática actual está pensada para procesos multitarea. Sin embargo, toda esa potencia está desperdiciada.

Y es que, a menos que uses el equipo para jugar con títulos de última generación, te dediques al diseño gráfico o la autoría de vídeo, las prestaciones de un PC se aprovechan en un porcentaje muy bajo. Una buena forma de sacarle más partido es permitiendo que dos personas lo utilicen a la vez. Vamos a ver cómo hacerlo.

1. El hardware

No existe una configuración mínima para compartir una máquina, pues dependerá del uso que se vaya a hacer. En primer lugar, no te recomendamos un procesador con un único núcleo, en segundo lugar, la cantidad de memoria debe ser de 4 Gbytes para repartir al menos 2 Gbytes para cada usuario. También necesitarás 60 Gbytes espacio en disco para instalar la máquina virtual, aunque lo ideal es hacerlo en una partición independiente o en un disco duro aparte.

Para el control del sistema operativo, deberás contar con un teclado y ratón USB adicionales. La tarjeta gráfica también va a jugar un papel esencial. Si tienes un PC de sobremesa, fíjate si tiene dos salidas VGA o DVI. Si está integrada en la placa, deberás comprar una tarjeta gráfica PCI-E que disponga de dos salidas de vídeo.

También puede ocurrir que ya dispongas de una gráfica PCI-E y que únicamente tenga una salida. Si tienes un portátil, la salida VGA cuenta como salida extra. Por último, no olvides que debes tener también un monitor adicional.

2. Configura la máquina virtual

Lo primero que debes hacer es descargar e instalar el programa de virtualización para llevar a cabo esta tarea, en nuestro caso, el gratuito VMware Player. Una vez hecho, lo ejecutamos y creamos la máquina virtual en Create a New Virtual Machine. En la primera ventana, selecciona si vas a instalar el sistema operativo desde la unidad de CD/DVD de tu equipo o a partir de una imagen ISO del disco de instalación, o si lo vas a dejar para más tarde. En nuestro ejemplo, marcaremos la última opción para simplificar el proceso de instalación y configuración.

Práctico VMware 1

3. El invitado

Te recomendamos utilizar Windows o una distribución estable de Linux como segundo sistema operativo. En esta ventana, puedes y debes elegir el que vas a emplear, ya que algunos ajustes delicados de la virtualización son automáticamente administrados por tu elección. Además del sistema operativo, tienes que seleccionar la versión que tienes pensado utilizar para el segundo usuario, que llamaremos invitado. En nuestro caso, vamos a recurrir a Windows 7 en la versión x64.

Práctico VMware 2

4. Localización

Ahora, hay que dar un nombre a la máquina virtual y seleccionar dónde va a estar situada. La máquina virtual crea unos ficheros de configuración y un disco virtual que crece dinámicamente según se instalan programas y almacenan datos. Te recomendamos que utilices una partición distinta a la del sistema operativo real de tu máquina, y mucho mejor si dispones de un segundo disco duro.

Una vez que pulses sobre Next, deberás indicar el tamaño máximo que alcanzará el disco virtual. Es importante ser generosos, ya que a posteriori no podrás cambiarlo fácilmente. Para un mejor rendimiento, pulsa Store virtual disk as a single file.

Práctico VMware 3

5. Ajustes

Estamos frente a uno de los últimos pasos de la configuración de la máquina virtual. En este punto, debes ajustar algunos parámetros básicos a través de Customize Hardware. En primer lugar, vamos con la memoria desde el apartado Memory. Con 2 Gbytes es suficiente, aunque lo ideal hasta 8 Gby­tes es repartir la memoria entre las dos máquinas.

En el apartado Processors, haz lo mismo y reparte los núcleos de tu procesador entre ambos sistemas, dejando siempre la mitad en la máquina que estás creando. Para la instalación del sistema operativo, utiliza tu unidad óptica o seleccionar una imagen ISO. El resto de apartados los puedes dejar como están. Pulsa en Close para guardar la configuración de la máquina que has creado.

Práctico VMware 4

6. El sistema operativo

Una vez que la máquina está definida, introduce el disco de instalación de Windows en la unidad óptica. Pulsa sobre Play para iniciar el proceso, que es idéntico a la instalación de una máquina normal. En este momento, no debes preocuparte ni por la resolución de pantalla ni por la colocación de la misma en ningún monitor. Espera a que acabe el proceso de instalación.

Práctico VMware 5

7. VMware Tools

Ahora que tienes tu Windows virtual para ser utilizado por el segundo usuario, debes emplazar unas utilidades que optimizan la máquina invitada y mejoran la relación con el sistema operativo. Es fundamental que sigas este proceso de instalación, ya que la resolución de pantalla y el rendimiento del nuevo sistema dependen también de las VMware Tools. Cuando estés con una sesión de usuario iniciada en la máquina virtual, pulsa sobre Player/Manage/Install VMware Tools. Deberás darle a Next un par de veces y reiniciar la máquina virtual para aplicar los cambios.

Práctico VMware 6

8. Configura los monitores

Al tener dos salidas gráficas, tu Windows es capaz de gestionar de forma independiente la resolución de cada una. Accede al panel de Resolución de pantalla pulsando con el botón derecho de tu ratón sobre el escritorio y configura la máxima resolución disponible para cada monitor. Las pantallas aparecen identificadas con un número. Si pulsas sobre Identificar, verás cómo cada número se muestra en el monitor que corresponde.

Es importante que marques la opción Extender pantallas. Si al hacerlo ves que los botones de inicio y la barra de Windows cambian de un monitor a otro, y quieres usar el antiguo como principal, sitúa el ratón sobre la pantalla que prefieras y activa Convertir esta pantalla en principal.

Práctico VMware 7

9. La resolución

Como tienes dos pantallas puedes cambiar de aplicación entre ellas. Por ello, arrastra VMware Player al segundo monitor. Entra en las propiedades de la resolución de pantalla del Windows virtual y selecciona una grande, pero inferior a la del monitor en el que estás trabajando. Ponla en modo pantalla completa para que tenga más autonomía respecto al sistema operativo principal.

Para ello, tienes un icono que muestra una pantalla con unas flechas en las esquinas en la parte superior de la interfaz de la aplicación. Haz clic y verás como se ejecuta a toda pantalla en el segundo monitor, y además cambia la resolución del sistema virtual de forma dinámica.

Práctico VMware 8

10. Modifica el fichero vmx

A estas alturas ya tienes la máquina virtual casi configurada. Te habrás dado cuenta de que el teclado y el ratón se comparten entre las dos. Si conectas otros, el sistema los detecta como extras y funcionan igual. Debes modificar el fichero de configuración de la máquina virtual para decidir que los nuevos dispositivos se dedicarán exclusivamente al uso en el sistema operativo invitado.

Para hacerlo, entra en la ruta donde creaste la máquina virtual y encontrarás un fichero con extensión .vmx que el sistema detecta como VMware virtual machine configuration file. Debes abrirlo con el Bloc de notas y añadir al final la línea usb.generic.allowHID = “TRUE”.

Práctico VMware 9

11. Teclado y ratón

Reinicia la máquina virtual para aplicar los cambios. Al iniciarla, aparecerá un aviso indicándote todos los dispositivos USB conectados y que pueden ser utilizados de forma dedicada. Marca Do not show this hint again y pulsa OK. Conecta el teclado y ratón extra, ve al menú de la máquina virtual, luego a Removable Devices y verás que se despliega una lista con todos tus dispositivos. El que marques quedará dedicado a la máquina virtual, dejando de interactuar con el sistema operativo principal cuando esta está operativa.

En nuestro ejemplo, hemos añadido el ratón Pixart para que solo refleje los movimientos en la máquina virtual. Para añadir uno nuevo, ponte sobre él y usa Connect (Disconnect from host). Cuando lo hagas, verás que en unos segundos se instala de forma dedicada en la máquina virtual.

12. Dos usuarios a la vez

Ya dispones de todo lo necesario para tener a dos usuarios trabajando a la vez. Mueve la máquina virtual al segundo escritorio y ponla en modo pantalla completa como has visto antes. Si todo lo has hecho correctamente, verás dos escritorios casi independientes y que funcionan a la vez, con las limitaciones lógicas de estar ante un sistema virtualizado, pero funcional, ya que podrás acceder a Internet, instalar tus aplicaciones favoritas, usar juegos básicos sin aceleración 3D e incluso reproducir sonido.

BeTwin, una aplicación comercial alternativa

Además de duplicar un equipo con máquinas virtuales, existen soluciones comerciales que hacen algo similar. Lo bueno que tienen este tipo de programas es que no se consumen recursos extras por virtualizar, en especial se ahorra memoria y se evita el tener que usar un sistema operativo nuevo. Lo negativo es que se trata de aplicaciones de pago. Una de ellas es BeTwin, de la empresa ThinSoft.

A nivel de componentes sigues necesitando una máquina con buenos recursos y duplicidad de periféricos, pero solo una instalación de Windows, ya que la aplicación es capaz de duplicar la interfaz de usuario, permitiendo que dos personas trabajen a la vez sin que se pueda distinguir cuál es la sesión principal y cuál la secundaria. Además, soporta hasta 9 usuarios sobre una misma máquina, con un precio de 80 euros por licencia de uso en cada usuario.