Paso a paso

Cómo elegir el SAI ideal: potencia y claves de uso

Utilizando un sistema de alimentación ininterrumpida puedes asegurar el funcionamiento de tu PC incluso aunque se produzca la caída del suministro eléctrico

Ghazwan Huneidi

SAI apertura

10 marzo 2014

Utilizando un sistema de alimentación ininterrumpida puedes asegurar el funcionamiento de tu PC incluso aunque se produzca la caída del suministro eléctrico. En este práctico te explicamos cómo averiguar qué potencia necesitas y las claves de su funcionamiento.

NIVEL: AVANZADO

Un SAI (Sistema de Alimentación Ininterrumpida) o, en inglés, UPS (Uninterruptible Power Supply) es un equipo electrónico inteligente que durante el suministro normal de la red eléctrica toma parte de esa corriente para cargar sus baterías internas y deja pasar el resto de energía. Tras detectar una caída de la corriente en la red, proporciona 220 voltios AC (corriente alterna) en su salida a partir de la energía previamente almacenada. La mayor parte de las soluciones, además, realiza una labor de filtrado para evitar que el ruido y los parásitos de la red eléctrica provoquen el mal funcionamiento de los equipos conectados al SAI.

Tradicionalmente eran dispositivos cuya utilización, por su elevado coste, estaba restringida a equipos informáticos que debían garantizar su funcionamiento continuado las 24 horas del día y los 365 días del año. En dichos sistemas, además de diseñar la arquitectura redundante duplicando las partes sensibles a fallos (discos duros en configuración RAID, varias fuentes de alimentación, etc.), se garantizaba el suministro continuado de energía eléctrica por medio de la instalación de un SAI.

Con el tiempo, su utilización ha sido más popular y, con ello, el coste de estos equipos se ha visto drásticamente reducido, hasta alcanzar precios que oscilan actualmente entre 60 y 1.200 euros para aplicaciones domésticas, dependiendo de la potencia que son capaces de suministrar.

Paso 1. Conceptos básicos

Potencia eléctrica

La potencia real consumida por un determinado equipo electrónico en vatios (W) es el resultado de multiplicar la tensión (en voltios, V) y la corriente instantánea (amperios, A). No obstante, existen otras formas de expresar la potencia consumida. Una de ellas se ha hecho muy popular en la descripción de las características técnicas de los equipos informáticos y los SAIs. Es la denominada potencia aparente consumida, que se expresa en voltiamperios (VA).

Conviene destacar que el valor de potencia expresado en VA es siempre mayor o igual que el valor de potencia expresado en W y que ambos valores se relacionan por medio del factor de potencia. Este último es el resultado de dividir la potencia aparente consumida entre la potencia real consumida (VA/W) y su valor es siempre menor o igual que 1 (100%).

Paso 2. Consideraciones para elegir bien

Antes de realizar algún cálculo, debes tener claros dos aspectos fundamentales que definen la autonomía del sistema que pretendes proteger ante caídas del suministro de tu red eléctrica. El primero de ellos es el tiempo mínimo de alimentación que debe ser capaz de suministrar el SAI que necesitas en ausencia de red eléctrica. Este parámetro es directamente proporcional al volumen de espacio que ocupa un SAI, por lo que será mayor cuanto más sobredimensionamiento lleves a cabo.

SAIs


El segundo aspecto a tener en cuenta es la potencia que consumen tus equipos, que define directamente el SAI mínimo que debes utilizar. Por supuesto, cuanto más exigentes sean tus requisitos en lo que a suministro de potencia se refiere, mayor coste económico tendrá el SAI.

Temas Relacionados
Loading...