Cómo medir la audiencia de tu web con Google Analytics

El análisis del tráfico que tiene una web es una de las prestaciones más interesantes de los contenidos on-line: existen herramientas para conocer más detalles sobre nuestros lectores, y así mejorar áreas y funcionalidades en base a los internautas que nos visitan.

Redacción

Cómo medir la audiencia de tu web con Google Analytics

21 diciembre 2007

Paso 1

¿Qué ofrecen las estadísticas web?

El control de audiencias siempre ha sido una herramienta difusa. Los medios tradicionales disponían de mecanismos para conocer su repercusión, pero jamás habrían podido soñar con unas soluciones que ofrecen datos más cuantiosos y, sobre todo, específicos. La propia arquitectura de la Web y de los navegadores hace que la actividad de los internautas siempre se registre de forma más o menos concreta y que, de este modo, habitualmente queden huellas «útiles» para los administradores del sitio web de nuestro paso por la Red.

Obviamente, esas huellas pueden borrarse o al menos «disimularse», pero la mayoría de los usuarios no consideran importante el hecho de que una página sepa que hemos accedido a ella con Internet Explorer o con Firefox, en español o en inglés, y a una resolución de 1.280 x 1.024 o de 800 x 600. Sin embargo, todos esos datos son críticos para los desarrolladores de contenidos.

El uso de estos programas se basa normalmente en la inclusión de unas cuantas líneas de código (por lo general, JavaScript) en alguno de los ficheros que constituyen la plantilla interna, normalmente estructurada en diversas partes, como la página principal, cabecera y pie de página o barras laterales.

Ese código es el encargado de ir exportando los registros de la actividad de los usuarios al servidor de estadísticas, que a su vez recoge esa información y la presenta de manera que los administradores web puedan comprenderla y sacar partido de ella. Los programas de gestión de estadísticas web disponen de un sinfín de opciones de clasificación de la información, y además ofrecen soluciones de generación de informes y gráficas que ayudan a comprender de un vistazo qué está ocurriendo en nuestro sitio web, qué páginas tienen más o menos éxito, y cómo optimizar su comportamiento.

Todos esos datos tienen un único propósito: sacar conclusiones para poder hacer que un sitio sea más interesante para los lectores para los que está pensado. Sus preferencias acerca de los contenidos y secciones preferidas le dan una idea exacta de lo que busca ese internauta en nuestra web, y permiten adaptarla a esas necesidades. El beneficio del administrador es claro: al mejorar el sitio, es capaz de atraer a más lectores el marketing viral es el protagonista y eso suele provocar un aumento de la publicidad, la fuente de ingresos más importante para este tipo de medios.

Existen una gran cantidad de herramientas en el mercado capaces de aportar mucho valor en estas tareas (tanto comerciales como gratuitas y de libre distribución), pero está claro que en este campo hay una referencia clara para la mayoría de usuarios. Un excelente primer punto de partida lo representa la extensa lista de herramientas de análisis que publicó Mashable! recientemente y que podréis encontrar en http://mashable.com/2007/06/25/analytics-toolbox.

En todo caso, la referencia en este campo es Google Analytics (www.google.com/analytics/es-ES), la herramienta del gigante de Internet que ofreció una primera versión potente pero limitada en su generación de informes. La remodelación de la interfaz de usuario, que tuvo lugar hace pocos meses, ha terminado de pulir esos defectos y la ha convertido en una fuente prácticamente inagotable de recursos, comparable a cualquier sistema comercial en la mayoría de sus prestaciones.

Como comprobaremos, el manejo básico de Google Analytics no es complicado, pero las posibilidades son tantas que es necesario lidiar con la aplicación en profundidad para poder apreciar los beneficios que nos puede aportar.

Paso 2

Accede a Google Analytics

Como cualquier otro servicio de Google, Analytics se basa en la creación de una cuenta de usuario a la cual asociar estos servicios. En realidad, si disponemos ya de una de correo, podemos utilizar ese mismo usuario y contraseña para acceder a Google Analytics. Eso nos llevará a una pantalla que nos informará de que debemos iniciar el proceso de configuración del sistema de estadísticas, algo que haremos pinchando en el botón Regístrese.

Paso 3

Introducción de información del blog

El asistente al que accederemos nos permitirá ir introduciendo varios datos para configurar el servicio. En primer lugar, anotaremos la URL del blog o página web de la que queremos obtener estadísticas. También deberemos seleccionar el nombre de la cuenta por ejemplo, para que coincida con el del blog y por último el país y la zona horaria en el que reside nuestro blog, para que las estadísticas se ajusten a esa zona.

Hecho esto, podemos pinchar en Continuar, tras lo cual accederemos a la introducción de otros datos personales (aquí podemos escribir datos ficticios si así lo deseamos) como los apellidos, nombre, teléfono y país de residencia. Volvemos a pinchar en Continuar, lo que nos llevará al acuerdo de licencia de uso del servicio, que deberemos leer para asegurarnos de que todo es correcto. Si creemos que estamos de acuerdo con esa licencia, podemos activar la casilla Sí, acepto los términos y condiciones anteriores. Con esto, ya podremos pinchar en el botón Crear una cuenta nueva.

Paso 4

Código a insertar

Si todo ha ido bien, ya tendremos disponible el código JavaScript en una nueva ventana. Lo único que tendremos que hacer es integrarlo en nuestro blog o web. Suponemos que los que sigan este paso a paso tendrán suficientes recursos para poder realizar este proceso sin problemas, aunque tenemos una recomendación muy importante: el sitio ideal para insertar este código para contabilizar las visitas en nuestra página es el pie de página o footer, uno de los elementos más recurrentes en los blogs y en los diferentes tipos de páginas web. Si no disponéis de varias plantillas en vuestra página, bastará con que agreguéis el código al final de la plantilla que utilicéis, normalmente un fichero PHP o HTML, aunque obviamente puede haber implicados otros lenguajes. Una vez terminado este proceso, podremos pinchar en Continuar.

Paso 5

Comprobación del estado

Ante nosotros encontraremos una página desde la cual gestionaremos distintas cuentas que es posible controlar simultáneamente, cada una con un registro de estadísticas distinto. Eso nos da la posibilidad de gestionar las de varios blogs o webs; pero, antes de que el sistema comience a »tomar nota» de nuestra página, habrá que realizar una tarea adicional llamada Comprobar estado. De hecho, en la página de gestión aparecerá una advertencia, y también se mostrará ese mismo mensaje en los llamados Perfiles del sitio web. Si ya hemos insertado el código en la plantilla de la página, podremos pinchar en uno de los dos enlaces para que Google Analytics pueda acceder a nuestro sitio y comprobar si el código que nos ha indicado está funcionando o no.

Paso 6

El último requisito técnico

Tras todos estos pasos, Google ya habrá detectado que hemos cumplido con todos los requisitos por ejemplo, se dará cuenta de que somos los verdaderos propietarios de la página, de modo que aparecerá un mensaje con texto en fondo amarillo en el que se indica que Google Analytics se ha instalado correctamente, con lo cual ya se nos ofrece el llamado código de seguimiento, que es el JavaScript que deberemos insertar en todas las páginas de las que queramos realizar un estudio.

En una estructura de un blog como la que ofrece WordPress, volvemos a la misma recomendación: dado que el fichero footer.php con el pie de la página se carga cada vez que accedemos a ese blog, bastará con copiar ese código allí si es que no estaba. En otros sistemas, tendremos que insertar el código allí donde deseemos que se realice el seguimiento, pero el proceso puede ser más engorroso. Una vez hecho eso, ya podremos pinchar en Finalizar, con lo que se nos mostrará la ventana de control de nuestras estadísticas.

Paso 7

Estadísticas al detalle

En el centro de control de Analytics se nos indicará inicialmente que aún se están recopilando datos; pero, si pinchamos en Ver informes, nos encontraremos con que no hay información inmediata. Al contrario que otros sistemas, Google Analytics gestiona la publicidad por días, así que hasta al menos las 24 horas siguientes no podremos ver ninguna estadística del blog. Esto puede ser un inconveniente que os haga buscar otras alternativas «en tiempo real», no obstante, lo cierto es que, si podéis perdonar ese pequeño problema que obliga a ver las estadísticas con retardo, Google Analytics lo compensará con unos informes más potentes que los de otras soluciones.

Paso 8

Analiza tus datos

Tras tener todo configurado y pasado el plazo suficiente para que Google Analytics recoja las estadísticas, si pinchamos en el enlace Ver informes, aparecerá la página principal de estadísticas, en la que se muestran una serie de gráficas e informaciones sobre el rendimiento general de nuestra web. En la parte superior nos encontramos con una evolución en el tiempo por defecto, se toman como referencia los últimos 30 días de las visitas, mientras que justo debajo disponemos de los datos que, a grandes rasgos, definen nuestro éxito: visitas, páginas vistas, páginas por visita, porcentaje de abandonos, promedios de tiempo en el sitio y porcentaje de visitas nuevas. En la mitad inferior, disponemos de cuatro gráficas que hacen referencia al número de visitantes únicos, las fuentes de tráfico, procedencia geográfica y una visión general del contenido de nuestra web con las entradas o páginas más vistas en posición destacada.

Paso 9

Juega, descubre, aprende

Analytics es una herramienta que ofrece una cantidad de datos inmensa, así que únicamente comenzaremos a guiaros por su funcionamiento para que pronto podáis desenvolveros y sacarle partido por vosotros mismos. En la parte izquierda, nos encontraremos con diversas secciones (Panel, Usuarios, Fuentes de tráfico, Contenido y Objetivos), cada una de las cuales marca un apartado específico que evaluar. Por ejemplo, en Usuarios dispondréis de toda la información referente a los internautas que os visitan.

Además de la Visión general, es factible estudiar subsecciones, que os permitirán conocer de qué localización geográfica provienen, qué idiomas son los más utilizados o qué tipo de navegador y resolución de pantalla utilizan los internautas. Este último dato resulta útil, por ejemplo, a la hora de pensar en un rediseño que se adapte a las resoluciones más populares.

Como podréis comprobar rápidamente, es muy fácil cambiar las opciones. Por ejemplo, podréis modificar qué magnitud mide la gráfica superior pinchando en el botón del menú desplegable, en la parte superior derecha, para sustituir Usuarios por cualquier otra métrica que deseéis. También el rango de fechas se puede variar fácilmente pinchando en el botón correspondiente y ajustando ese rango a lo que queramos… o a un solo día. Incluso es posible, una vez seleccionemos ambos apartados, cambiar a visión por días o por horas, algo que puede ser muy interesante.

Paso 10

El contenido es la clave

Aunque todas las áreas son importantes, es el contenido de nuestra página el que determina nuestro éxito, y por ello buena parte de los análisis se centran en este apartado. Analytics ofrece una sección específica con sus propias subsecciones, que nos permitirán analizar qué es lo más visto e interesante, además de saber por dónde entran nuestros visitantes (las páginas de destino principales) y por dónde salen y pierden interés. En este apartado, aparecen opciones curiosas, como las fuentes de entrada lo que nos llevará por ejemplo a saber qué términos de búsqueda conducen a nuestros contenidos o las rutas de entrada, es decir, las huellas que han dejado nuestros usuarios y por dónde se han paseado durante su visita.

En la gráfica de la parte superior, vuelve a aparecer la evolución, y si pasáis el puntero por encima de los «picos», mostrará el dato concreto de esa fecha. Además de eso, todos los datos pueden ser exportados a formatos como PDF, XML o CSV, o enviados por correo electrónico.

Como veis, las posibilidades son casi ilimitadas, así que os invitamos a que lo probéis. Pero cuidado, ¡Google Analytics crea adicción!