Comparte tu PC sin problemas: trucos para Windows Vista

Las capacidades de gestión de usuarios de Windows Vista son muy amplias. Y es que los diseñadores de Microsoft son conscientes de que, en la actualidad, un ordenador puede ser utilizado por varias personas con necesidades, exigencias y gustos muy dispares.

Juan Carlos López Revilla

Comparte tu PC sin problemas: trucos para Windows Vista

14 mayo 2008

Las posibilidades del último sistema operativo de los de Redmond en todo lo que concierne a la gestión de las cuentas de usuario y al control parental son muy amplias. Aunque las características más avanzadas sólo se encuentran disponibles en las ediciones Ultimate y Enterprise de Vista, el resto de versiones incorpora todo lo que necesitan la mayor parte de los usuarios domésticos para solventar los problemas que supone la utilización de un PC en un entorno multiusuario.

Truco 1

Utiliza siempre contraseñas seguras

La mayor parte de los usuarios recurre a reglas nemotécnicas muy sencillas para recordar la clave de acceso a su PC, como su fecha de cumpleaños, la matrícula del coche o el nombre de su mascota. Hay quien incluso apunta sus contraseñas en un papel y lo deja encima de su escritorio, junto a su ordenador. Estas prácticas en el entorno doméstico no suelen acarrear problemas, pero sí en el empresarial. Y es que las contraseñas constituyen la primera línea de protección ante posibles intrusos y, cómo no, también frente a la perniciosa acción del software malintencionado.

Por esta razón es conveniente tener muy presentes varios consejos con los que resulta muy sencillo crear una contraseña segura que aguante las embestidas del malware. El primero de ellos consiste en no utilizar una palabra existente, pues de esa forma es mucho más difícil derribar la clave (los piratas informáticos suelen utilizar diccionarios para atacar un sistema). Además, lo ideal es que tenga como mínimo 8 caracteres y que combine letras, números y símbolos. Una palabra que cumpla todos estos requisitos puede ser difícil de recordar, pero no lo será si recurrimos a un sencillo truco: construirla utilizando, por ejemplo, la primera letra de cada una de las palabras de un fragmento de un libro que conozcamos. Si utilizamos, por ejemplo, este fragmento de El Quijote: «En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no puedo acordarme…» obtendríamos la clave euldlmdcnnpa. Ya tenemos una palabra fácil de recordar y constituida por más de 8 caracteres.

Ahora, podemos fortalecer nuestra clave aún más cambiando algún carácter por una letra mayúscula como, por ejemplo, las consonantes que ocupan una posición impar. Quedaría así: euLdLmDcNnPa. Si queremos intercalar algunos números podemos, por ejemplo, colocar después de cada vocal el número de consonantes mayúsculas que hay a su derecha. Quedaría así: e5u5L dLmDcNnPa0. Para concluir podemos intercalar algún símbolo sustituyendo, por ejemplo, las L por ! y las A por @. Nuestra clave segura quedaría finalmente así: e5u5!d [email protected]. Somos conscientes de que este proceso de elaboración es muy enrevesado, y que reconstruir mentalmente una contraseña tan compleja cada vez que haya que introducirla es laborioso, pero nuestra intención no es otra que ofreceros ideas claras para que podáis utilizar claves que difícilmente serán derribadas.

Truco 2

Crea grupos de usuarios personalizados

Un grupo de usuarios no es más que un conjunto de cuentas que comparten los mismos derechos de seguridad, aunque una cuenta puede pertenecer simultáneamente a más de un grupo. Los predefinidos en Windows Vista son los de administración y el estándar, pero los administradores de las ediciones Ultimate y Enterprise de este sistema operativo tienen la potestad de crear nuevos grupos personalizados. Para hacerlo, introduciremos en primer lugar la orden mmc en Inicio/Iniciar búsqueda con el objetivo de arrancar la consola de gestión (Microsoft Management Console). Después, haremos clic en Archivo/Agregar o quitar complemento… y seleccionaremos la entrada Usuarios y grupos locales de la sección Complementos disponibles. Ahora, pincharemos en Agregar y, después, en Finalizar.

Una vez instalado el complemento, cerraremos la ventana haciendo clic en Aceptar y, a continuación, desplegaremos el complemento Usuarios y grupos locales (local) alojado en el margen izquierdo de la interfaz de la consola haciendo doble clic sobre él. Lo siguiente que haremos es pinchar en Grupos y, seguidamente, en Acción/Grupo nuevo… Para concluir, daremos un nombre al nuevo grupo, introduciremos una descripción y pincharemos en Agregar… para escribir los nombres de las cuentas de usuario que deseamos añadir. Por último, pincharemos en Comprobar nombres, después en Aceptar y daremos por concluido el proceso haciendo clic en Crear.

Truco 3

El control parental: un gran aliado

Uno de los problemas más importantes a los que se enfrentan los padres de familia consiste en cómo evitar que sus hijos menores de edad utilicen Internet para acceder a contenidos perniciosos. Por fortuna, Windows Vista incorpora una herramienta de control parental muy potente con la que es posible resolver este importante inconveniente. Lo primero que debemos hacer es restringir el acceso a la cuenta de administración para evitar que un menor de edad pueda utilizarla. Para lograrlo, nos dirigiremos a Inicio/Panel de control/Cuentas de usuario y haremos clic en el icono que identifica a la cuenta de administración. Después, pincharemos en Crear una contraseña para la cuenta e introduciremos una clave segura por duplicado. Para concluir, sólo tenemos que hacer clic en Crear contraseña.

Ahora crearemos una cuenta limitada para los niños, por lo que haremos clic en el enlace Administrar otra cuenta y, después, en Crear una nueva cuenta. Para lograrlo, le asignaremos un nombre (por ejemplo, Niños), haremos clic en el botón Usuario estándar y después en Crear cuenta.

Para acceder al módulo que nos interesa nos dirigiremos a Inicio/Panel de control/Control parental. En la ventana que se desplegará ante nosotros aparecerán todas las cuentas que hemos creado, por lo que haremos clic en la que hemos asignado a los menores de edad para determinar la forma en que utilizarán el PC. Ahora pinchamos en los botones Activado, aplicar configuración actual y Activado, recopilar información sobre uso del equipo.

En este momento nos encontraremos en disposición de iniciar el ajuste fino de la cuenta profundizando en las cuatro categorías que Windows Vista pone a nuestra disposición. La primera de ellas es Filtro web de Windows Vista. Si activamos el botón Bloquear algunos sitios web o algún contenido impediremos que los menores de edad accedan a páginas perniciosas. Tenemos varias opciones: permitir sólo las páginas que aparecen en un listado de sitios permitidos, elegir un nivel de restricción automático, etc. Si marcamos la casilla de verificación Bloquear las descargas de archivos impediremos además que los niños puedan descargar ficheros de Internet.

Por otra parte, la categoría Límites de tiempo permite estipular el número de horas y los días de la semana que los niños podrán utilizar el PC, y Juegos bloquea, si lo deseamos, aquellos programas lúdicos cuya clasificación PEGI (www.pegi.info) es mayor que la edad que deseamos permitir. Por último, Permitir y bloquear programas específicos nos permite indicar al sistema operativo qué aplicaciones no deben ser ejecutadas por determinados usuarios bajo ningún concepto. Para lograrlo, sólo tenemos que marcar el botón Niños sólo pueden usar los programas permitidos y seleccionar las casillas de verificación de la sección Comprobar los programas que se pueden usar asociadas a los ficheros ejecutables de los programas que queremos bloquear.