Comprar más barato por Internet

10 abril 2014

Muchas personas todavía creen que comprar por Internet tiene desventajas con respecto a ir a una tienda física. Otras se han acostumbrado tanto a comprar por Internet, que sin darse cuenta lo están haciendo mal. Ofrecemos una pequeña guía para que podamos realizar mejores compras, y consigamos precios más baratos.

1.- Date una vuelta

Nadie decide cuánto dinero va a gastar y qué producto va a comprar sin antes haber visto más o menos lo que hay en el mercado. Sin muchos detalles, ve y haz una búsqueda del producto que quieras comprar en Internet. Esto te servirá para hacerte una idea de los diferentes modelos que hay y de los precios que tienen, y sabrás si es algo que te puedas permitir o no. Pongamos como ejemplo un reloj deportivo con pulsómetro. Si llevas la idea de gastar menos de 10 euros en un reloj, entonces rápidamente te darás cuenta de que no te lo puedes permitir. Si tu presupuesto es mayor, también podrás saber en qué rango de precios se mueven esos relojes. Este primer paso debe servirte para hacerte una idea. Es útil elegir una tienda que suela tener productos de ese tipo y que además sea famosa. En el caso del reloj, podría ser bueno ir a la web de una conocida cadena de centros comerciales deportivos en España. En cualquier caso, siempre podemos recurrir a Amazon, que suele tener un gran catálogo de productos.

2.- Investiga

Una vez que tengas una visión más o menos genérica de ese producto, entonces toca investigar. Para ello, comienza localizando el producto que más te ha encajado con tu presupuesto en el primer vistazo. Localiza entonces dos o tres productos que tengan un precio superior, y dos o tres productos que tengan un precio inferior. Compara las características y trata de determinar los motivos por los que tienen un precio diferente. Puede ser simplemente por la marca, por los materiales utilizados, porque son de nueva temporada, o porque cuentan con mejores características. Investiga para qué sirven esas características extras que tienen los más caros, y también para qué sirven las características que tiene el producto que tú has elegido y que no tienen los que son más baratos. En el caso del reloj con pulsómetro, nos daremos cuenta de que además de los que solo miden las pulsaciones, los hay codificados, para que no sufran por las interferencias. También los hay que se conectan al smartphone, o que nos datos como la altitud en la que nos encontramos, así como algunos que son capaces de darnos más datos en pantalla que otros.

3.- Elige las características que quieres

Una vez que has realizado una investigación, ahora sí tendrás un plano completo de lo que hay en el mercado. Conoces el producto que quieres comprar y por qué lo quieres comprar. Esto es algo que solo tienes en Internet. En una tienda física, no tienes la oportunidad de investigar, y lo único con lo que cuentas es con los consejos o recomendaciones del vendedor, que bien podrían estar influenciadas por su necesidad de vender un determinado producto, sea más o menos interesante para ti. El investigar te ha llevado a saber con precisión qué es lo que quieres comprar. Sin ello, podías haberte decantado por un producto más barato, que al cabo de unos meses, ya no cuenta con las características requeridas. Volviendo al ejemplo del reloj con pulsómetro, si compras el más barato, es posible que al cabo de unas semanas, vayas al gimnasio y no funcione bien, porque tiene interferencias con otros relojes u otra maquinaria. Sin haber investigado, no se hubiera sabido que existían relojes codificados, y para qué servían. El resultado hubiera sido haber acabado con un reloj inútil, teniendo que comprar otro codificado. Investigar nos permite acertar cuando compramos.

4.- Elige un producto

Ahora ya sabemos qué características tiene que tener el producto que vamos a comprar. El siguiente paso es elegirlo. Para ello, lo mejor es acudir a una o dos de las tiendas que tengan un amplio catálogo de ese producto, y entonces localizar exactamente el que nosotros queremos comprar. Este proceso podría llevarnos un rato, teniendo que decidir si es mejor gastar un poco más por un producto un poco mejor, o si nos conformamos con un poco menos. Para salir de estas últimas dudas, entonces podemos ir a Internet y tratar de localizar comparativas entre aquellos con los que tenemos dudas. También podemos ir a webs especializadas y ver si han asignado puntuaciones a estos productos. Una vez hecho eso, leemos las opiniones de algunos que lo han comprado, tanto en foros, como en la sección de comentarios de tiendas como Amazon. Esto nos permitirá conocer más a fondo ese producto en concreto, y quizás descartarlo si teníamos dudas, o elegirlo definitivamente. Una vez elegido, podrías cometer el mayor error.

Temas Relacionados
Loading...