Paso a paso

De compras desde la pantalla del móvil

Las compras on-line ya no están restringidas al portátil o al sobremesa; los smartphones y sus apps abren un mundo de posibilidades a todos los que se aventuren a rascarse el bolsillo

Carlos Zahumenszky Hierro

Apertura compras desde el móvil

3 diciembre 2012

Las compras on-line ya no están restringidas al portátil o al sobremesa; los smartphones y sus apps abren un mundo de posibilidades a todos los que se aventuren a rascarse el bolsillo.

Nivel: Básico

Curiosamente, el móvil no es de momento una herramienta desde la que efectuar las compras, sino más bien una fuente de información adicional para los consumidores más experimentados. Un reciente estudio de la consultora Nielsen sobre los hábitos de compra de los estadounidenses revela que el smartphone conectado a Internet es usado como fuente de información sobre los productos que luego examinan en las tiendas.

Esta actividad depende mucho del tipo de establecimiento y producto. Artículos cuya elección depende más de una cuestión de gustos personales o estilo no requieren de tanta documentación. Sin embargo, los productos que exigen una cierta información, como los dispositivos de electrónica de consumo o los ordenadores personales, son consultados en la propia tienda por el 73% de los consumidores.

El cada vez más extendido uso de los códigos QR es otro marcador importante para el comercio electrónico. El 53% de los consumidores consultados por Nielsen declara escanear estas etiquetas al comprar productos de electrónica o visitar grandes almacenes. Finalmente, el móvil es usado muy a menudo como plataforma desde la que solicitar cupones descuento y códigos promocionales.

1. Lee los códigos

Los smartphones actuales con cámara de fotos son capaces de escanear rápidamente todo tipo de códigos de barras y códigos QR. Para ello, solo hace falta instalar algún software que permita la lectura de la etiqueta desde la cámara.

En el caso de iOS, os recomendamos Red­Laser. Se trata de un programa sencillo que realiza una búsqueda en Google a partir del código escaneado, identificando el producto y ofreciendo una lista de establecimientos locales donde podemos encontrarlo, así como su precio. Incluso podemos acceder directamente a la web donde se vende y comprarlo desde el propio terminal. También permite introducir manualmente los números de un código o dictarlos de viva voz.

RedLaser

Para Android, de entre todas las alternativas disponibles en Google Play, Barcode Scanner es una de las más populares. Funciona de una manera parecida al anterior, descifrando el código, identificando el producto y aportando todo tipo de información existente sobre él en Internet, sean análisis, comparativas o precios.

En Windows Phone, tenemos Personal Shopping Assist. Como su propio nombre sugiere, este software de escaneo de códigos de barras y QR está orientado a la compra on-line. Realiza búsquedas en Google y permite organizar los resultados, consultar información a nivel local o agregarlos a una lista de favoritos.

Si tienes una BlackBerry, opta por NeoReader. Su funcionamiento se basa también en realizar búsquedas a partir del elemento escaneado, pero ofrece información valiosa para contrastar precios o valoraciones de un artículo.

2. Cuidado con la geolocalización

Las redes sociales que incorporan servicios de geolocalización, como Google Places, Foursquare o Lugares de Facebook, ya no son solo juguetes con los que compartir con nuestros amigos el lugar donde estamos en cada momento. Todas estas herramientas están empezando a ser utilizadas como plataformas de promoción de muchos establecimientos comerciales. En el caso, por ejemplo, de Foursquare, hay tiendas donde, al hacer check-in, se nos muestra un código promocional que nos garantiza pequeños descuentos u obsequios a la hora de realizar nuestra adquisición.

Google Places

Para acceder a estas promociones, basta con instalar la aplicación correspondiente a Foursquare o a la red social de nuestra elección y estar un poco pendiente de los lugares próximos con promociones cuando estemos, por ejemplo, en un centro comercial. No parece gran cosa, pero un 10% en la compra puede ser un descuento muy sustancioso según lo que compremos.

3. Instala las apps de tus tiendas favoritas

No es raro que algunos comercios importantes y grandes cadenas tengan su propia aplicación para móviles. En la mayor parte de los casos, estas pequeñas piezas de software no pasan de ser catálogos on-line, pero algunas también ofrecen promociones por descargarlas y utilizarlas.

No tiene mucho sentido que descarguemos todas las aplicaciones de cada uno de los comercios que visitamos, pero si somos asiduos de una tienda concreta no hace ningún daño comprobar en la tienda de aplicaciones de nuestro sistema operativo si existe alguna aplicación dedicada y qué es lo que ofrece. Como ocurre con Foursquare, a veces un pequeño esfuerzo puede suponer la diferencia entre una compra buena u otra mejor.

Suite Blanco

En España, por ejemplo, Zara, H&M o Blanco son algunas de las últimas cadenas de tiendas que se han encargado de desarrollar una aplicación propia para que los usuarios consulten su catálogo on-line desde el terminal móvil.