Configura tu PC para jugar

Generalmente, cuando nos piden consejo para comprar un PC, suelen repetirse frases como «no me quiero gastar mucho» y «lo quiero para navegar por Internet y jugar». A continuación, proponemos varias alternativas con distintos presupuestos

José María Arias-Camisón Cano

Configura tu PC para jugar

4 abril 2009

La elección de un buen monitor

Paso 1

El tiempo de refresco

El monitor es una pieza elemental si queremos disfrutar como es debido de una experiencia lúdica completa y placentera. Cuando hablamos de un monitor para juegos, hay dos aspectos que son vitales: la resolución y el tiempo de refresco.

Lo primero no precisa mucha explicación, pero, como veremos, es determinante. En cuanto al tiempo de refresco, hace referencia al tiempo que tarda un píxel en pasar de blanco a negro (en cambiar de estado). Cuando es demasiado alto (superior a 10 milisegundos), se produce un efecto denominado ghosting, cuya consecuencia es la sensación de que las imágenes dejan un rastro al moverse.

Esto es inapreciable cuando trabajamos con imágenes estáticas, como el escritorio de Windows o aplicaciones ofimáticas, pero es desagradable al jugar. Por ese motivo, procuraremos que el tiempo de refresco del monitor sea menor de 8 ms.

Paso 2

La resolución

Estamos ante un arma de doble filo. En líneas generales, la resolución suele tener relación con el tamaño físico de la pantalla; cuanto mayor sea, más «envolvente» será la experiencia. Además, a mayor resolución, mayor será la definición gráfica mostrada. El problema es que una mayor resolución también implica que nuestro equipo tendrá que ser más potente para poder estar a la altura.

Siempre tendremos que procurar configurar nuestro juego a la resolución nativa del monitor, ya que, en caso contrario, la imagen aparecerá reescalada y, como consecuencia, habrá una notable pérdida de calidad. Por ejemplo, en la imagen adjunta se ve que, al seleccionar una resolución que no es la nativa, el texto se ha repartido indebidamente por varios píxeles.

Lo ideal al elegir un monitor es que esté acorde con el resto del equipo. En estas líneas proponemos tres monitores de tres tamaños distintos.

Tres monitores, tres precios

LG Flatron W1942T

Por un precio aproximado de 140 euros, este monitor de 19” tiene una resolución de 1.440 x 900 píxeles y un tiempo de respuesta de 5 ms. La relación de aspecto 16:10 es algo casi imprescindible para cualquier configuración de gaming, y este monitor cumple.

Cuenta, además, con una entrada VGA y dos DVI, de modo que podremos lograr una calidad de visualización óptima. Aunque no es un monitor extraordinario, es una muy buena opción para configurar un equipo de juego modesto y competente.

Samsung SyncMaster T200HD

Subimos hasta 22” con este monitor valorado en 220 euros. Sus 1.680 x 1.050 píxeles de resolución se están convirtiendo en el estándar gaming para PC, siendo lo suficientemente alta como para exhibir todo el potencial de cualquier juego.

Tiene un buen tiempo de refresco y cuenta con entradas VGA, DVI e incluso HDMI, lo cual lo hace ideal para conectar, además del PC, un reproductor Blu-ray, una consola de nueva generación, etc. Como detalle, dispone de sintonizador TDT, lo que multiplica su versatilidad.

Eizo S2402WH

Sus 1.920 x 1.200 píxeles de resolución nativa superan el estándar Full HD, por lo que, si conectamos un reproductor Blu-ray mediante el adaptador HDMI-DVI correspondiente, gozaremos de un monitor ideal para ver este tipo de señales.

Además de una buena velocidad de refresco, este monitor se caracteriza por su extraordinaria representación del color. Podemos encontrar por lo que cuesta, 600 euros, periféricos con más entradas e incluso con sintonizador, pero no con esta calidad de imagen.

Los componentes del ordenador

Paso 1

Máquina equilibrada

¿Qué necesitamos exactamente para tener un buen rendimiento en nuestros juegos? ¿Qué tiene que tener nuestro PC y qué precisamos para que todo funcione a la perfección? Aunque hay algunos elementos que repercuten de forma determinante en el funcionamiento del PC para jugar, es importante que la máquina esté equilibrada.

Como norma general, será contraproducente poner un procesador muy potente con una tarjeta gráfica que no esté a la altura y viceversa. En las configuraciones que os vamos a proponer, hemos intentado crear equipos equilibrados y con unos costes razonables.

Otra buena práctica es que el equipo disponga de dos discos duros, y que la unidad en la que está instalado el sistema operativo sea más rápida que la de datos. Esto, entre otras ventajas, como la protección de datos personales en caso de que haya que reparar el sistema operativo, mejora el rendimiento general del ordenador, y, en consecuencia, el de nuestros juegos.

Paso 2

Refrigeración

También es importante controlar la temperatura del equipo. Las tarjetas gráficas suelen generar un calor importante, por lo cual optaremos por colocar unos ventiladores que muevan un flujo de aire fresco constante y por ordenar los cables para que no frenen ese flujo. La mejor opción es elegir cables redondos en lugar de los tradicionales cables planos.

También conviene plantearse adquirir una caja de aluminio, lo que contribuirá a refrescar el interior. Particularmente, consideramos innecesario el uso de sistemas de refrigeración líquida o gaseosa a menos que queramos realizar un overclocking extremo, que no va a ser el caso de nuestras configuraciones.

No obstante, si el usuario tiene claro que sí que desea estrujar cada circuito de sus memorias y sus procesadores, debe estudiar si los elementos que ha comprado lo permiten y en qué medida, ya que no todos los compontes son igual de estables ni de flexibles.

Paso 3

Sistema operativo

Resulta muy importante elegir correctamente un sistema operativo u otro. En el caso del gaming, la elección sobre el papel está clara: Windows XP. Vista, que parecía que iba a superarlo gracias a Direct X10, no ha sido capaz de implantarse de forma suficiente como para que los desarrolladores optimicen sus juegos para este sistema operativo. Encima, salvo unas pocas excepciones, rinde peor que XP. En cualquier caso, recomendamos optar por un sistema operativo de 64 bits, para aprovechar mejor nuestro procesador y poder utilizar más memoria RAM.

Tres PCs de distintos presupuestos y características

Ordenador por 608 euros

Intel Core 2 Duo E7300 (2x 2.666 MHz, 2x 1.536 Kbytes) (105 euros). Placa Asus P5Q SE (Socket 775, sonido y tarjeta de red, SATA II) (90 euros). Gráfica Asus EN9800GT (NVIDIA GeForce 9800 GT, 512 Mbytes) (130 euros). Memoria GeIL DIMM kit 2 Gbytes DDR2-1.066 (45 euros). Disco duro Samsung HD103UJ 1 Tbyte (32 Mbytes caché, 7.200 rpm) (90 euros). Unidad óptica Samsung SH-S223F 22 / 8 / 16 (18 euros). Fuente de alimentación OCZ ModXStream Pro 500 W (70 euros). Caja Antec Three Hundred (60 euros).

Con esta configuración económica, podríamos jugar a prácticamente cualquier juego actual a una buena resolución y con un nivel de detalle medio-alto. Su complemento ideal es el monitor de 19” del que hemos hablado, ya que no estaríamos pidiendo a nuestro PC más de lo que es capaz de dar. Prestará, además, un excelente servicio como ordenador doméstico y no tendrá ningún problema en ejecutar cualquier aplicación de forma fluida.

Si queramos abaratar algo el coste, podríamos elegir una caja algo más económica, pero hemos escogido esta porque su construcción en aluminio es extraordinaria y, además, es un elemento en el que merece la pena invertir, ya que podemos reutilizarlo en futuros ordenadores. Hemos optado por incluir un solo disco duro de gran capacidad para abaratar el coste de un segundo disco más rápido, por lo que quizás sería recomendable realizar una partición para asegurar datos personales.

Ordenador de 1.050 euros

Intel Core 2 Quad Q8200 (4x 2.333 MHz, 2x 2.048 Kbytes) (170 euros). Placa Gigabyte GA-X48-DS5 (chipset iX48, sonido, 2 Gigabit Ethernet, Crossfire, FireWire) (190 euros). Gráfica Gigabyte GV-R487D5-1GD (ATI Radeon HD4870, 1.024 Mbytes) (260 euros). Memoria Corsair 4 Gbytes DDR2-1.066 (90 euros). Discos duros Seagate ST3400620NS 400 Gbytes, 8/16/7200 (60 euros) + Samsung HD753LJ 750 Gbytes, 8,9/32/7200 (70 euros). Unidad óptica Pioneer DVR-216DBK SATA (30 euros). Fuente de alimentación HEC HEC-550TW-ATF 550 W (90 euros). Caja Lian Li PC-7B Plus II (90 euros).

Esta configuración permite subir un par de pasos la resolución y detalle y notar una mejoría en la tasa de fotogramas por segundo con respecto a la anterior. Hemos colocado 4 Gbytes de RAM y dos discos duros, el primero de menor tamaño pero mejor tiempo de acceso y el segundo más grande para almacenar datos.

El procesador Quad Core debe significar una diferencia considerable en el funcionamiento general del equipo; e, incluso, en algunos juegos optimizados para este tipo de chips, podemos apreciar importantes diferencias de rendimiento. El chipset elegido también debería marcar la diferencia, sobre todo si pretendemos forzar la frecuencia de fábrica de los componentes.

La gráfica va también un paso más allá, con un rendimiento impresionante con cualquier juego. No hemos tenido más remedio que aumentar la potencia de la fuente de alimentación, ya que esta configuración demanda más energía para ser estable.

Ordenador de 2.580 euros

Intel Core i7-940 4x 2.933 MHz 4x 256 Kbytes (540 euros). Placa Gigabyte GA-EX58-UD5 (chipset iX58, sonido, 2 Gigabit Ethernet, Crossfire, 10 SATAII, 6 bancos de memoria) (260 euros). Gráfica 2x Sapphire HD4870X2 (ATI Radeon HD4870 X2, 2.048 Mbytes) (840 euros). Memoria Corsair 6 Gbytes DDR3- 1.600 (3 DIMM) (250 euros). Discos duros Western Digital WD3000HLFS 300 Gbytes (10.000 rpm) (200 euros) + Samsung HD103UJ 1 Tbyte (90 euros). Unidad óptica Blu-ray LG GGW-H20LRB (180 euros) y grabador DVD Pioneer DVR-216DBK (30 euros). Fuente de alimentación Cooler Master RealPower 1.000 W (170 euros). Caja Cooler Master Stacker 832 (200 euros).

El ordenador soñado por cualquier jugón no está al alcance de todos. Esta «bestia» moverá con absoluta soltura cualquier aplicación o juego. Para disfrutar de esta excentricidad, es necesario tener una pantalla a su altura, y no estaría de más un sistema de sonido 7.1. Aunque la tarjeta de sonido de la placa base es bastante digna, es interesante añadir una tarjeta de mejor calidad, aunque lo dejamos como extra.

De esta configuración destaca el procesador, un novísimo i7 que supone un punto de inflexión respecto a la estructura x86 tradicional, y por supuesto las dos gráficas ATI 4870x2, que suman un total de cuatro procesadores de gama alta trabajando conjuntamente para lograr cifras estratosféricas.

No hemos evitado la tentación de incluir una grabadora Blu-ray, para aprovechar nuestro equipo como reproductor de alta definición. Y pone la guinda un disco duro de 10.000 rpm que reduce notablemente el tiempo de acceso y mejora el rendimiento general. Hemos evitado estructuras de disco duro RAID para hacer más sencilla la configuración, aunque es algo que podríamos tener en cuenta.

Loading...
'); doc.close(); });