Especial Laboratorio

Conoce a fondo todas las aplicaciones Metro de Windows 8

Windows 8 contempla muchas novedades; pero, sin duda, una de las más importantes es aquella que compete a las nuevas aplicaciones con estilo Metro. En este informe desvelamos sus secretos

Javier Holguera Blanco

26 octubre 2012

Con las versiones Windows Developer Preview y Windows Consumer Preview, disponibles desde hace meses, y una tercera, Windows Release Preview, anunciada para la primera semana de junio, Windows 8 nos ha ofrecido suficiente información sobre las novedades de este sistema operativo como para poder calificarlo como el Windows más innovador de los últimos 15 años.

Las nuevas aplicaciones Metro son, en su conjunto, la novedad más relevante para nosotros los usuarios, puesto que un sistema operativo sin aplicaciones no es más que una caja vacía de utilidad. A continuación, vamos a revisar los puntos que debemos tener en cuenta a la hora de usar este nuevo tipo de aplicaciones. El objetivo es sencillo: aprender a sacar el máximo provecho de ellas y utilizarlas con confianza y seguridad, tal como hacemos con las aplicaciones clásicas hoy en día.

Habla con fluidez el lenguaje metro

El lenguaje Metro es un nuevo paradigma en el diseño de interfaces, con unos principios claros y definidos que veremos en todas estas aplicaciones. Por tanto, conocerlo nos ayudará a responder muchas preguntas que se nos plantean la primera vez que nos situamos frente a ellas.

1. Interfaz con identidad

Los usuarios nos beneficiaremos de la armonía que reina en todas las aplicaciones, como si se tratase de una silueta reconocible en todas ellas, y nos resultará más fácil pasar de unas a otras o empezar a usar las nuevas.

Windows 8 Metro

2. Prima el contenido

Una de las claves de Metro es dar prioridad al contenido frente a cualquier otro aspecto de la interfaz gráfica, como son cajas y líneas para estructurar contenido, botones y menús para la gestión de la interacción, o pestañas y adornos similares para la navegación dentro de la aplicación.

Estos elementos de interfaces clásicas se sustituyen por otros. Así, uno de sus sustitutos va a ser el uso de tipografías claras, limpias y con altos contrastes. A partir de estas, Metro prescribe la gestión de la jerarquía de la información mediante tamaños de letra predefinidos. El panorama se completa con el uso del espacio para separar contenidos y la recurrencia de simetrías para dar armonía al resultado.

Windows 8 Metro tipografía

3. Barra de aplicación

En lo que respecta a la interacción, el número de elementos que aparecen en la interfaz gráfica de forma directa es mínimo. En la mayoría de los casos, botones, menús y elementos similares serán desplazados a la Barra de Aplicación que todas los programas Metro van a tener en la parte inferior. Allí, nos encontraremos con los botones propios para gestionar su información, pero que nos distraen cuando nuestro único objetivo es, en la mayoría de los casos, simplemente consumir su contenido.

Por último, la navegación mediante elementos de la interfaz gráfica será sustituida por la navegación usando el propio contenido, es decir, podríamos hacer un cierto símil con la navegación por aplicaciones web, aunque la experiencia de uso será instantánea, como corresponde a una local. Esta navegación se verá enriquecida con el uso de animaciones, para aportar un plus de fluidez y calidad al resultado final.

Windows 8 Metro Barra de aplicación

Tecnología táctil, ratón y teclado juntos

Windows 8 ha sido diseñado con la clara vocación de cubrir todos los escenarios posibles. Microsoft ha ampliado la definición de PC para que cubra no solo sobremesas y portátiles, sino también a los tablets y otros dispositivos, como por ejemplo los ultrabooks; y esta variedad de hardware trae consigo grandes diferencias en aspectos como el tamaño de la pantalla o el uso de la misma.

1. Lenguaje táctil

Windows 8 busca unificar todo este ecosistema para ayudar al usuario a pasar de unos tipos de PC a otros de forma transparente, sin perder productividad ni comodidad. El primer pilar de esta estrategia es el diseño de un nuevo lenguaje táctil que se compone de siete gestos sencillos, fáciles de ejecutar y recordar. Además, se han limitado los gestos basados en tiempo (como dejar pulsado algo durante unos segundos) para que su uso esté al alcance de todos (todavía existen usuarios a los que el doble clic del ratón les resulta complejo de ejecutar) y sea lo más rápido y fluido posible.

Windows 8 Metro gestos táctiles

2. Correspondencias

El segundo pilar es la equivalencia de los gestos táctiles con acciones del ratón y combinaciones del teclado. En la tabla podemos ver cómo existe una contrapartida entre todos los gestos táctiles con acciones del ratón o pulsaciones del teclado.

Tabla correspondencias gestos con ratón y teclado en Windows 8 Metro

En resumen, Windows 8 está pensado para poder utilizarse con los tres tipos de entrada presentes hoy en día: teclado, ratón y, por supuesto, táctil. Las aplicaciones Metro van a diseñarse con este principio en mente y el propio lenguaje ya define la equivalencia entre los distintos métodos.

Roaming en la Nube

La Nube ha pasado de ser una moda a una realidad presente en todos los sistemas. En Windows 8 no iba a ser una excepción, y la integración que se ha hecho de ella es muy completa, tanto para el propio sistema operativo, que sincroniza una gran cantidad de información del usuario, como para las aplicaciones Metro. El escenario que se dibuja en Redmond para el uso del PC en los próximos años incluye tablets, portátiles, sobremesas y otros dispositivos todavía por descubrir. En todos ellos, la experiencia tiene que ser homogénea y fluida, y las aplicaciones serán responsables de que las transiciones entre máquinas nos supongan un coste cero a los usuarios.

Esta estrategia, que ya hemos visto reflejada en puntos anteriores como la gestión de los tamaños de pantalla de forma dinámica, se apoya en la Nube para sincronizar información. Por ejemplo, se recomienda que las preferencias de usuario se lleven a la Nube para que solo tengamos que configurarlas en un dispositivo y que, en el resto de máquinas, se actualicen automáticamente.

Las aplicaciones Metro también van a sincronizar la información de estado para dar una continuidad al uso de la misma de máquina a máquina. En definitiva, habrá una continuidad en el uso de las aplicaciones de PC a PC y la Nube será la responsable de facilitar dicho escenario.

Windows 8 Nube

Aplicaciones siempre vivas e interactivas

Uno de los objetivos que persigue Microsoft con las aplicaciones Metro es que estén siempre conectadas. Para este objetivo van a tener una importancia capital los Tiles o Baldosas que van a representar a cada aplicación Metro en el nuevo escritorio, denominado Start.

1. Los Tiles

No van a ser simples lanzadores de aplicaciones como eran los iconos en el escritorio hasta ahora; van a representar de forma única y personalizada a la aplicación y van a ofrecer la información más útil posible a los usuarios.

El objetivo es que, de un solo vistazo a la pantalla Start, podamos tener una visión general del estado del sistema, con información puntual como el número de e-mails por leer, mensajes pendientes, llamadas perdidas, últimas noticias, cotizaciones de índices bursátiles, etc. Cada aplicación sabrá qué debe mostrarle al usuario para darle más con menos. Además, muchas aplicaciones Metro van a hacer un uso activo de la Red, como no podría ser de otro modo. Por ello, los Tiles van a estar permanentemente conectados a Internet para que, sin necesidad de que lancemos la aplicación, puedan actualizarse en segundo plano.

Windows 8 Metro Tiles