Especial

Consejos para acabar con el ruido de tu ordenador

Si tu equipo es más escandaloso que los vecinos del tercero, te damos algunas pistas para que lo calles para siempre. Tendrás que tener algo de maña, pero el resultado te sorprenderá

Anabel Pasiego

Silencia tu PC Intro

10 marzo 2014

De todos los inconvenientes asociados a los ordenadores, el ruido es uno de los que antes o después salen a relucir. Su origen es fácil de localizar, pero no de eliminar o reducir. Las partes móviles de un PC son básicamente los ventiladores y los motores de distintos componentes, como la unidad óptica o los discos duros.

Incluso sistemas aparentemente silenciosos como los de refrigeración líquida generan ruido debido a la bomba de agua y al ventilador para el radiador. Como fuente de ruido indirecto están las vibraciones que se originan en los componentes móviles, como tornillos mal ajustados, chapas metálicas o de plástico con holguras, o incluso los transformadores de alimentación.

Antes de entrar en materia y explicaros qué podemos hacer para reducir el ruido de cualquier PC queremos dar las gracias a Sistemas Ibertrónica por proporcionarnos todo el material que hemos utilizado en este práctico.

NIVEL:AVANZADO

Cómo ocultar el ruido con eficacia

Si no puedes con el enemigo, ignóralo o tápalo. Existen métodos precisamente para ocultar el ruido aunque no hayas eliminado la fuente del mismo. Ya sea para la caja entera, o para componentes por separado, existen soluciones que mejorarán el comportamiento acústico del equipo.

Paso 1. Opta por el aislamiento acústico

Una posible solución al tema del ruido no es eliminarlo, sino «taparlo». Y para ello nada mejor que un kit reductor de ruido como el que BeQuiet tiene en su catálogo. Se trata de planchas de un material fonoabsorbente que hay que instalar en la caja, con un trabajo sencillo pero tedioso de corte de las planchas para adaptarlas a los huecos y superficies del interior.

Eso sí, ten cuidado de no tapar las rejillas de ventilación de los ventiladores o tendrás problemas de temperatura en el interior. Para cortar las planchas, es suficiente con un cúter bien afilado. Y recuerda hacer un croquis en papel para planificar el trabajo antes de empezar a cortar, porque, si te equivocas, no será fácil rectificar.

Silencia tu PC 1

Hay kits de cuatro o cinco planchas, dependiendo del tamaño de la caja, lo cual se traduce en tener que usar más o menos material. Si la caja es grande, incluso tendrás que usar dos planchas para cubrir cada una de las tapas laterales.

Es importante que el material sea lo más grueso como sea posible para que resulte más aislante. La forma de instalarlo es mediante el adhesivo que tendrás que dejar listo retirando el papel protector de una de las caras. Una vez usado, será complicado reutilizarlo.

Paso 2. Aleja el ruido

Hay una solución radical para aquellos que no quieran usar materiales fonoabsorbentes ni otras alternativas para eliminar el ruido generado por un ordenador. Esta solución implica, no tanto eliminar el ruido, sino hacer que no sea audible. Es un tanto atípica, y puede que pienses que es una artimaña poco ortodoxa, pero os podemos asegurar que funciona para la mayoría de las necesidades puramente «informáticas».

Se trata de usar una conexión de escritorio remoto atacando el equipo «gordo» desde un portátil a través de una conexión de red, preferiblemente cableada o PLC, para que la velocidad de respuesta sea la máxima que sea posible. Podrás usar la mayor parte de las aplicaciones, salvo aquellas que tengan que ver con gaming o multimedia, en las que la conexión RDC no resulta especialmente eficiente en cuanto a tasa de frames.

Silencia tu PC 2

Para usos multimedia «remotos» puedes instalar un servidor multimedia en el equipo y conectarte a él mediante tecnología DLNA en el televisor o en una consola de videojuegos. El truco es atacar al equipo remoto desde uno silencioso, ya sea un portátil o un ordenador con una configuración modesta, con disipación pasiva, por ejemplo.

Paso 3. Aísla tu disco duro

Si es el disco el que genera más ruido del deseado, existen cajas, como la Scythe utilizada, capaces de eliminar molestos sonidos de aceleración/desaceleración de los platos, o el producido por el movimiento de los cabezales yendo de un lugar a otro.

Y lo que es más importante, también integran sistemas antivibración que aíslan la caja del disco para evitar que las vibraciones propias del giro de la unidad a elevadas velocidades se propaguen a la caja del ordenador. Se trata de cajas que también tienen como misión refrigerar el disco.

Silencia tu PC 3

Su funcionamiento es sencillo y básicamente lo que hace la caja es ajustarse perfectamente a la superficie del disco, haciendo de disipador y al mismo tiempo aislante del ruido. Se instala en una bahía libre de 3,5’’, con mucho cuidado de atornillar bien cada fijación para que el sistema antivibración funcione correctamente.

Pásate al estado sólido

Si quieres eliminar por completo el sonido procedente del disco duro, tienes una solución radical: pasarte a un disco SSD. Sacrificarás capacidad, pues por encima de 256 Mbytes los precios de los discos de estado sólido son seriamente prohibitivos, pero eliminarás las vibraciones propias de las partes móviles (no tienen), y el de aceleración-desaceleración o movimiento de los cabezales, que no existen.

Si necesitas mayor capacidad de almacenamiento, tendrás que recurrir a unidades externas USB o a internas adicionales con tecnología magnética, o a unidades NAS en red, con la ventaja de que estas últimas podrás instalarlas en ubicaciones donde no oigas el ruido que hacen las unidades.

Silencia tu PC 4
Loading...