Especial Trucos

Consigue un escritorio más liviano en Windows 7

No cabe duda de que el escritorio de Windows 7 luce infinitamente más vistoso que el de XP. No obstante, el precio a pagar por sus funcionalidades extra y efectos visuales es una mayor lentitud

Sergi Puertas

24 noviembre 2011

No cabe duda de que el escritorio de Windows 7 luce infinitamente más vistoso que el de Windows XP y otras encarnaciones previas de este sistema operativo. No obstante, el precio a pagar por sus funcionalidades extra y efectos visuales es una mayor lentitud.

Tal vez la ralentización no resulte significativa si posees un equipo de última generación, pero si tu hardware tiene ya unos años, la sobrecarga de los efectos y de otras características se dejará notar.

Por fortuna, al igual que sus encarnaciones previas, esta última versión pone a nuestra disposición una serie de parámetros gracias a los cuales aligeraremos el escritorio, prescindiremos de funcionalidades que no utilicemos y, en definitiva, maximizaremos el rendimiento a cambio de una menor espectacularidad visual.

Al margen de los trucos que te ofrecemos aquí, ten presente que la desactivación de los programas de inicio y de los servicios que no utilices jugará un papel determinante a la hora de agilizar el funcionamiento del sistema.

Truco 1. Deshabilita los temas de Aero

La espectacularidad visual de los temas de escritorio de Aero tiene una clara contrapartida: un mayor consumo de recursos. Puesto que, al margen de las mejoras visuales, éstos aportan bien poco, valora seriamente la posibilidad de deshabilitarlos.

Para ello, pulsa el botón derecho del ratón en un área vacía del escritorio y, en el menú contextual que se desplegará, elige el comando Personalizar. En la sección Cambiar los temas visuales y los sonidos del equipo, avanza en sentido descendente hasta acceder al apartado Temas básico y de alto contraste.

Escritorio Windows 7 liviano 1

Aunque no resulta tan atractivo como los temas de Aero, el etiquetado como Windows 7 Basic ofrece un equilibrio mucho más ajustado entre funcionalidad y consumo de recursos.

Truco 2. Desactiva los efectos visuales

Escritorio Windows 7 liviano 2

Al margen de si has optado por desactivar Aero o mantenerlo, Windows 7 te brinda la opción de deshabilitar los efectos visuales, que mejoran la apariencia del sistema pero que, a cambio, lo lastran innecesariamente.

Puedes perfilar esta característica haciendo clic sobre Equipo con el botón derecho del ratón y accediendo a sus Propiedades a través del menú contextual. En la nueva ventana que se abrirá, haz clic en el enlace Información y herramientas de rendimiento, ubicado en el área inferior del panel izquierdo. Seguidamente, entra en Ajustar efectos visuales y escoge la opción Ajustar para obtener el mejor rendimiento para maximizar la velocidad.

Si el aspecto que ofrece tu sistema tras aplicar estos cambios te parece demasiado básico, como alternativa de compromiso opta por la opción Personalizar. Gracias a ella podrás establecer manualmente si deseas activar o desactivar las animaciones del menú Inicio, las sombras que se muestran bajo las ventanas y cada uno de los demás efectos visuales del sistema operativo de Microsoft.

Truco 3. Prescinde de la imagen de fondo

Mantener una imagen de fondo en el escritorio probablemente no resulte un problema para equipos que cuenten con hardware actualizado. Sin embargo, en aquellos que emplean tecnología de una cierta antigüedad, desactivarla puede aligerar el funcionamiento perceptiblemente.

Escritorio Windows 7 liviano 3

Para prescindir de la que estás utilizando, haz clic con el botón derecho del ratón en un espacio vacío del escritorio y selecciona Personalizar en el menú contextual que aparecerá en pantalla. Si avanzas hasta el final de la ventana, se te brindará acceso a la opción Fondos de escritorio. Entra en ella y, en el desplegable, cambia el parámetro Fondos de escritorio de Windows por Colores sólidos. Seguidamente, pulsa sobre uno de ellos para tintar tu escritorio de un tono uniforme.

Truco 4. Fuera el protector de pantalla

En su momento, los protectores de pantalla representaban una opción muy a tener en cuenta a la hora de evitar que la larga permanencia de los elementos del escritorio en pantalla deterioraran físicamente el monitor. No obstante, dado que la práctica totalidad de los equipos con los que contamos hoy en día ofrecen la posibilidad de interrumpir el suministro de electricidad al mismo para protegerlo, podemos considerarlos obsoletos.

Escritorio Windows 7 liviano 4

Puesto que cargar las animaciones del protector cada vez que éste se activa ralentiza el ordenador, deshabilita el que estás utilizando accediendo al Panel de control a través del menú Inicio y entrando en Apariencia y personalización. Una vez allí, en el área Personalización, selecciona Cambiar protector de pantalla. En la ventana que se abrirá a continuación, selecciona Ninguno.

Para completar la operación y si deseas que tu monitor se apague pasado determinado lapso de tiempo, haz clic en Cambiar configuración de energía o accede a las Opciones de energía siguiendo las opciones que te proporcionamos en nuestro siguiente truco. En el plan que has elegido, pulsa el botón Cambiar la configuración del plan y define una cifra en minutos en el desplegable Apagar la pantalla.

Loading...