Especial Práctico

Controla el consumo del PC y ahorra en electricidad

Gracias a un simple vatímetro, disponible en cualquier gran superficie, podemos conocer los consumos de todos nuestros equipos y, siguiendo unos sencillos consejos, ajustar y limitar su gasto energético

Enrique Sánchez rojo

Ahorra consumo eléctrico

22 agosto 2012

Los modernos equipos informáticos, sobre todo si hablamos de portátiles, son en general bastante «responsables» con el consumo energético. Aun así, el conocimiento por parte del usuario de lo que supone en coste el funcionamiento de cada máquina es una asignatura pendiente.

Con la factura eléctrica disparada y los costes de esta partida subiendo año tras año en los hogares, empieza a ser cada vez más interesante mirar con lupa el consumo eléctrico de los aparatos domésticos y buscar formas de limitar su consumo para reducir los costes.

De hecho, una actitud consciente y responsable puede arañar unos euros cada mes que al cabo del año pueden suponer una cantidad más que notable. Hay casos en los que será imposible reducir el consumo, como la nevera, salvo que compremos una nueva de menor gasto energético. Pero en otras áreas, en cambio, hay bastante espacio para la optimización, como es el caso de los equipos electrónicos e informáticos.

A continuación, tratamos algunos de los aspectos más importantes a tener en cuenta en este apartado y os explicamos el funcionamiento de un vatímetro, con el que podremos realizar nuestras propias mediciones y tomar las decisiones y estrategias más adecuadas.

Compra dispositivos más eficientes

Mejor un portátil que un sobremesa

Los portátiles, además de ser estéticamente más atractivos, requieren por lo general una menor cantidad de energía para funcionar. Por lo tanto, lo mejor para ahorrar electricidad es tener un portátil. Incluso los modelos más potentes necesitan mucha menos energía para funcionar que sobremesas más o menos equivalentes.

La razón de esto es que los componentes de un portátil han sido optimizados al máximo para reducir su consumo y ofrecer la máxima autonomía al funcionar con la batería. Y aunque antiguamente su nivel de prestaciones no estuviera a la altura de un sobremesa, hoy en día incluso los modelos intermedios ofrecen un rendimiento de cálculo y una potencia gráfica aptos para realizar casi cualquier tarea que necesite un usuario medio.

Ahorra consumo eléctrico 1

En el caso de los sobremesa, aunque es cierto que resultan algo más económicos a similar configuración que un portátil, al consumo de la propia unidad central debemos sumar el de la pantalla LCD. Esto supone que, según nuestras pruebas, un pc de sobremesa estándar necesitará en torno a un 100-150% más de energía que un portátil para funcionar, y las diferencias se agrandan a medida que nos fijamos en modelos de sobremesa más potentes.

Ojo con las tarjetas gráficas

La mejora en el rendimiento gráfico de los PCs es, probablemente, el área que ha dado pasos más grandes en la evolución de la informática durante los últimos años. De hecho, ya podemos encontrar PCs que cuentan con gpus de mayor capacidad de cálculo que el propio procesador del equipo. Ahora bien, si esto permite disfrutar de capacidades gráficas asombrosas, también repercute de manera importante en el consumo.

Para los PCs de sobremesa más sencillos, con gráficas integradas en placa o modestosmotores gráficos 3D, el apartado gráfico tiene poca repercusión final en el consumo energético, pero en los PCs más potentes las cosas cambian radicalmente. Una tarjeta gráfica de alta gama y nueva generación puede superar ampliamente los 200 vatios de consumo eléctrico funcionando a media potencia, y doblar esa cifra sometiéndola a la máxi ma carga de trabajo.

Ahorra consumo eléctrico 2

Por ello, un PC de altas prestaciones necesita una fuente de alimentación muy potente, pero también una cantidad de energía más que considerable. Según nuestros cálculos, utilizar una tarjeta gráfica de esas características 5 días a la semana con 4 horas de uso diario puede suponer entre 3 y 5 euros de consumo eléctrico mensual solo por este componente. No es un cifra preocupante, pero sumada a otras muchas pequeñas cifras más generadas por otros equipos eléctricos, tiene un impacto evidente en la factura final.

En el caso de los portátiles las cosas están mucho más contenidas, y por lo general los modelos actuales integran gráficos duales, que cambian de una gráfica integrada de bajo consumo a otra dedicada de mayor consumo y prestaciones según se esté funcionando con batería o conectados a la corriente eléctrica.

Opta por la mejor configuración

Siguiendo con lo anterior y centrándonos en la configuración de los propios PCs, hay una conclusión que resulta evidente: el consumo de un ordenador a otro difiere totalmente según los componentes que integre. Esto se extrapola también a los consumos que genera ese PC cuando se encuentra en espera, ejecutando un programa sencillo (como un navegador web), o desarrollando tareas complejas (juegos de gran complejidad gráfica, edición de vídeo, etc.).

Es por ello que aunque parezca algo absurdo, a la hora de comprar un PC (sobre todo si es de sobremesa) deberíamos pensar también en el consumo eléctrico y elegir una configuración realmente ajustada a lo que necesitamos, revisando las especificaciones de cada modelo para comprobar su consumo energético.

Ahorra consumo eléctrico 3

Hasta ahora, para muchos usuarios la máxima ha sido comprar el modelo más potente para nunca quedarse cortos en prestaciones, pero esto también supone comprar un equipo que necesitará más energía y que, a la larga, nos costará más utilizar. Teniendo en cuenta que podemos encontrar diferencias incluso del doble o el triple, es interesante elegir bien una configuración ajustada a nuestras necesidades reales y comparar modelos de diferentes fabricantes. Esto nos ahorrará dinero en la factura eléctrica durante toda la vida del equipo.

Un ejemplo claro son los PCs All in One o Todo en Uno, que por lo general necesitan menos energía que un sobremesa convencional. La integración optimiza los consumos y, además, muchos utilizan determinados componentes del mundo portátil, lo que reduce aún más su consumo energético.

Ten los periféricos más controlados

Otro problema bastante habitual con el descontrol en el consumo eléctrico son los periféricos externos que podemos tener conectados a un PC: altavoces, concentradores USB, bases de carga para teclado y ratón, discos duros externos de 3,5”, escáneres, impresoras, NAS, conmutadores de red, etc. Muchos los utilizaremos habitualmente, y si los tenemos sobre la mesa y conectados es porque no podemos prescindir de ellos.

Sin embargo, el mayor problema con esta clase de periféricos externos que requieren de fuente de alimentación propia para funcionar es que siempre están consumiendo energía, tanto si están en uso como si no. Son los llamadosconsumos fantasma que explicamos en el siguiente apartado.

Ahorra consumo eléctrico 4

Por ello, es interesante racionalizar los periféricos que utilicemos siguiendo algunos consejos sencillos como, por ejemplo, intentar comprar discos externos de 2,5” en vez de los basados en 3,5”, pues los primeros se alimentan del propio USB. También es una buena idea utilizar un equipo multifunción en lugar de una impresora y un escáner por separado, un teclado/ratón con una base alimentada por el USB, una pantalla TFT con hub USB integrado al que conectar los dispositivos y, si podemos apañarnos con los puertos Ethernet del router para prescindir del switch de red, mucho mejor.

Utiliza un vatímetro

Hay vatímetros (también se les conoce como consumómetros) de uso personal en muchas grandes superficies y ferreterías con precios muy reducidos (de 20 a 30 euros). En realidad no es más que un pequeño aparato que, conectado entre el enchufe y cualquier otro dispositivo, nos ofrecerá información en tiempo real y abundante sobre la energía que estamos consumiendo y cómo lo estamos haciendo. En la imagen os mostramos un modelo básico comprado en un conocido supermercado por poco más de 20 euros.

Ahorra consumo eléctrico 5

En la parte superior de la pantalla ofrece datos sobre la energía eléctrica que pasa por él. Pulsando sucesivas veces el botón superior veremos el voltaje en tiempo real, el amperaje instantáneo y el máximo consumido, y los vatios instantáneos y máximos consumidos. En la parte intermedia está la información que atañe al consumo.

Tras fijar el precio del Kw/h (en torno a 0,155 euros para los hogares a día de hoy), podremos pulsar el botón para ir consultado el coste consumido por el enchufe desde que comenzó la medición, así como los Kw/h que ha consumido esa toma. De esta forma, podemos cuantificar en euros y con total precisión lo que nos ha costado pasar toda la tarde delante del PC, ver una película en el salón o conectar el A/C en verano.

Loading...