Controla efectos al milímetro gracias al keyframing

En cualquier proceso de edición que apliquemos sobre nuestros vídeos domésticos, puede resultar muy interesante el uso de lo que se denomina keyframing con la finalidad de ejercer un control total sobre los efectos de vídeo y audio

Miguel Ángel Cuevas

Controla efectos al milímetro gracias al keyframing

22 junio 2009

Es habitual que haya partes de nuestros vídeos que requieren de alguna modificación; sin embargo, esto suele afectar solo a una pequeña parte de ellos. Aunque al capturar el vídeo normalmente el software lo divide en clips de pequeña duración, muchas veces, los ajustes necesarios afectan solo a unos pocos fotogramas, lo que supone un problema.

Para ello, contamos con el keyframing, que, básicamente, consiste en ir insertando unos puntos, o fotogramas clave, que determinen la variación de los parámetros de un efecto, de tal modo que éste pueda ir cambiando a lo largo de la línea de tiempo. Es decir, no es necesario que el efecto tengo que aplicarse exactamente igual en todo el clip, con lo cual lo controlaremos al milímetro.

Por otro lado, esta alternativa también es muy útil para aumentar las posibilidades creativas de los efectos. Por ejemplo, para realizar vistosos montajes de una imagen sobre otra controlando su movimiento, haciendo que se haga más grande o pequeña, que gire…

Todo esto, y mucho más, se realiza gracias a los fotogramas clave, como vamos a ver a continuación. Para el práctico, hemos elegido el software Adobe Premiere Elements 7, uno de los analizados en la comparativa de software de edición de vídeo que publicamos el número pasado y que ofrece esta posibilidad de una forma bastante asequible.

Paso 1

Preparativos previos

Antes de empezar, damos por sentado que ya tenemos insertadas en la línea de tiempo las secuencias que van a formar parte de nuestro vídeo y vamos a aplicar los efectos que creamos necesarios o que queramos para «alegrar» el resultado.

En un primer paso, lo que vamos a hacer es corregir un clip en el que nuestra cámara no realizó bien el balance de blancos al comienzo del plano (y por ello tiene un tono excesivamente azulado) y sí unos segundos después. El uso de los fotogramas clave permite que definamos la corrección hasta un determinado punto y que luego vuelva a su estado normal o se apliquen otros valores, como veremos en el siguiente paso.

Paso 2

Corrección del color

Teniendo seleccionado el punto del clip donde queremos empezar a aplicar la corrección, pincharemos en Efectos y buscaremos el adecuado, en este caso, Color automático. Haremos clic en Aplicar y luego en Editar efectos, lo que nos cambiará esta parte de la pantalla para ajustarlos.

Para que aparezca la posibilidad de usar fotogramas clave, deberemos hacer clic en el icono del reloj, que, en principio, tendrá una flecha hacia la izquierda y luego a la derecha. Ahora, tendremos a la vista una nueva línea de tiempo, que contendrá únicamente el clip en cuestión y donde podremos insertar fotogramas clave pinchando en los iconos con forma de reloj de cada efecto disponible.

No obstante, lo primero será buscar el que estábamos aplicando, Color automático, y movernos por la línea de tiempo para ver en qué puntos hay que establecer los ajustes. En este caso, crearemos un fotograma clave justo al principio y moveremos los valores del efecto para que el color sea el más adecuado.

A continuación, nos desplazaremos hasta el punto en el que nuestra cámara recuperó el balance de blancos correcto y volveremos a insertar un keyframe con nuevos ajustes. Finalizaremos pulsando en Hecho. Si en medio hay variaciones de color que queremos corregir, podremos insertar nuevos fotogramas clave con los cambios que deseemos.

Eso sí, hemos de tener en cuenta que cada efecto disfruta de varios tipos de ajuste, que son independientes y pueden contar (o no) con sus fotogramas clave, que se activan pinchando en los iconos en forma de rombo. Como veis, las posibilidades son infinitas.

Paso 3

Efecto de imagen sobre imagen

Lo que os hemos contado en los dos pasos anteriores es la base para trabajar con los fotogramas clave, pero ahora vamos a pasar a ver cómo crear un efecto bastante más complejo. De hecho, como os adelantábamos, ya no se trata de corregir defectos, sino de un trabajo creativo a base de superponer una imagen sobre el vídeo y hacer que gire y se mueva por encima de forma libre.

Para ello, nos situamos en la línea de tiempo sobre el clip en el que queramos superponer otro y elegimos cuál va a ser el vídeo con el que «juguemos» desde la pestaña Organizar (aunque podría también ser una foto, por ejemplo). Hacer que una imagen se superponga a otra es tan fácil como arrastrar la nueva y soltarla encima de la ventana de previsualización.

Ahora, iremos a la pestaña Editar y pincharemos de nuevo en Efectos. Si vemos que el clip ya contiene algún efecto, podemos eliminarlo pinchando en la Papelera de la derecha. A continuación, haremos clic en Editar efectos. Aparecerán los básicos, de entre los que seleccionaremos el denominado Movimiento. Así, veremos cómo aparece un borde sobre la imagen que permite dimensionarla.

Paso 4

Tamaño y movimiento

Es el momento de mover la imagen a nuestro antojo. En este caso, hemos comenzado haciéndola pequeña y situándola en una esquina de la imagen de fondo. Entonces, pincharemos en el icono del reloj para marcar el fotograma clave. A continuación, nos moveremos por la línea de tiempo hasta situarnos un poco antes de la mitad del clip de fondo, arrastraremos la imagen cogiéndola por el círculo que tiene en su centro hasta la mitad de la pantalla aproximadamente y moveremos su escala para hacer que el clip secundario ocupe la imagen casi por completo.

Si nos hemos fijado, ya habremos visto que han aparecido automáticamente dos keyframes con los nuevos valores. Enseguida, nos moveremos un poco adelante en la línea de tiempo y ajustaremos el valor de escala para que el clip secundario vuelva al pequeño tamaño inicial (una vez más el fotograma clave aparecerá automáticamente) y, por último, lo arrastraremos hacia la esquina inferior derecha para que culmine su recorrido cruzando la pantalla. Bastará con pinchar en Hecho y ya podréis ver el resultado final.

Una vez más, podéis comprobar que las opciones son muchísimas, ya que a lo largo del clip es posible ir marcando variaciones de cualquier tipo, y lo mismo con cualquier otra clase de efecto.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });