Controla tu PC en remoto

Todos los profesionales de la informática y muchos entusiastas se han visto en más de una ocasión proporcionando asistencia a distancia a otros usuarios. Gracias a programas como los que analizamos en este artículo, ponernos a los mandos de otro equipo a través de Internet se convierte en un juego de niños

Sergi Puertas

Controla tu PC en remoto

19 mayo 2010

Los paquetes de software destinados a tomar el control a distancia de otro ordenador llevan más de una década siendo una de las principales herramientas que utilizan muchos informáticos a la hora de prestar asistencia remota a usuarios o clientes. Gracias a estas aplicaciones, cabe la posibilidad de visualizar el escritorio del ordenador y trabajar con él en todas sus facetas: desplegar el menú Inicio, ejecutar aplicaciones, editar los ficheros de configuración con un procesador de textos…

Esta práctica ha arrojado siempre tan buenos resultados que no es de extrañar que, en 2001, Microsoft incorporara a Windows XP un software propio de asistencia remota. Hoy en día, por supuesto, contamos con opciones mucho más flexibles y funcionales, y buena parte de ellas no se limitan únicamente a una plataforma, sino que pueden operar en diversos sistemas operativos. A lo largo de las próximas líneas, vamos a repasar las más interesantes y, en nuestro apartado de conclusiones, a reflexionar sobre cuál puede ser la más adecuada en función de cada fin en concreto.

NTRconnect

¿Qué está sucediendo?

Decíamos que, bien sea por motivos laborales, bien con ánimo de prestar ayuda desinteresada a amigos o familiares, son muchos los usuarios que han prestado asistencia alguna vez. Por lo tanto, todos somos conscientes de lo complicado que puede llegar a resultar desentrañar problemas informáticos a partir de las descripciones que nos proporcionan aquellos que se encuentran al otro lado del teléfono. También es cierto que, por desidia o por desconocimiento, no recurrimos a este tipo de software con tanta asiduidad como sería lógico esperar.

Configurar una aplicación de control remoto es mucho más sencillo de lo que en principio pudiera parecer, y parte de las que se ofrecen en régimen gratuito resultan de lo más funcional. ¿Por qué no instalarse una? Si a pesar de todo todavía albergas dudas, probablemente se disiparán una vez asumas que su función no se reduce a la prestación de ayuda.

surtidas_ilustrar_ShowMyPC

Tres concepciones distintas para estos productos

Parte de los desarrollos de este tipo que tenemos a nuestra disposición ni siquiera precisan que los instalemos, y se suministran en paquetes que pueden ponerse en funcionamiento simplemente haciendo doble clic sobre el ejecutable principal. Otros cuentan con versiones portátiles especialmente pensadas para funcionar desde dispositivos USB y nos permiten, por tanto, llevárnoslas a donde vayamos. Un tercer grupo lo integran aquellos servicios en los que solo será necesario instalar o ejecutar un software servidor en el ordenador que deseamos controlar, dado que la función de cliente, es decir, aquella orientada a tomar el control, recae sobre una página web. Una vez hayamos introducido en ella nuestro nombre de usuario y nuestra contraseña, se mostrará el escritorio remoto.

Las posibilidades que se abren a partir de ahí van, por supuesto, mucho más allá de la mera asistencia en equipos ajenos. Nos bastará con pinchar nuestro pendrive en el ordenador de un amigo, en un cibercafé o, más sencillo todavía, con introducir los datos pertinentes en un formulario on-line para acceder a nuestro ordenador desde cualquier lugar del mundo. Si nos hemos dejado olvidado en casa un fichero que necesitamos urgentemente, no tendremos más que descargarlo y disponer de él. Si por el contrario necesitamos transferir inmediatamente a nuestro hogar información de la que precisan hacer uso otros individuos y su tamaño excede el de nuestros buzones de correo, podemos enviarla a una carpeta de nuestro PC.

Tendremos la oportunidad de apagar el equipo si nos lo hemos dejado encendido y, si la aplicación hace uso de la tecnología Wake-on-LAN y nuestro ordenador es compatible con la misma, podremos incluso arrancarlo aunque se encuentre apagado o en estado de hibernación. En líneas generales, tenemos la oportunidad de hacer prácticamente cualquier cosa que no comporte acrobacias para la tarjeta gráfica –como ejecutar videojuegos complejos– ni, por supuesto, rescindir la conexión a Internet. Los propios sistemas incorporan herramientas para retomar la conexión tras un reinicio.

Afirmar que el ritmo de trabajo y la fluidez con la que el ordenador responderá a nuestras órdenes serán los mismos que cuando nos sentamos frente al equipo físico sería, no obstante, faltar a la verdad. En cierta medida, la distancia y el intervalo siempre se dejan notar. Pese a ello, tal y como pasaremos a ver, el rendimiento y la funcionalidad que ofrecen algunos servicios y aplicaciones es francamente impresionante, y el parque de opciones que pone a nuestra disposición el conjunto resulta lo bastante completo como para satisfacer prácticamente cualquier necesidad.

Intro_Logmein

Nuestras pruebas

Para realizar las pruebas a las 10 aplicaciones protagonistas de esta comparativa, hemos utilizado un ordenador portátil funcionando bajo Windows XP SP2 y un equipo de sobremesa con arranque dual para XP SP3 y Vista. En las aplicaciones que así lo permitían, hemos trabajado con este último sistema. En cuanto a los servicios que emplean el navegador como cliente, los tests se han llevado cabo tanto con Microsoft Internet Explorer como con Mozilla Firefox.

Una vez establecida la comunicación, hemos abierto diversas aplicaciones en el ordenador remoto. Cuando los programas daban opción a ello, hemos transferido diversos ficheros de distintos tamaños para certificar el intercambio de datos. Además, para determinar la velocidad en la transmisión de información y la agilidad en el refresco del escritorio, hemos ejecutado una presentación de Microsoft PowerPoint y varios vídeos en formato Flash desde el navegador remoto.

Si bien estos últimos aspectos quedan determinados por múltiples factores ajenos a la arquitectura de los propios programas –entre ellos el ancho de banda que nos proporciona nuestro proveedor de Internet o el estado de la Red en el momento de realizar las pruebas–, hemos hecho lo posible por reflejar a grandes rasgos los resultados obtenidos en el apartado Fluidez de nuestra tabla. Por supuesto, hemos comparado de forma independiente los desarrollos gratuitos y los de pago.

La opinión de PC Actual: Uso personal y profesional

En pocas ocasiones nos ha sido tan difícil emitir un veredicto, y rara vez hemos llegado al apartado de conclusiones con opiniones tan fragmentadas. Fragmentadas porque las posibilidades que nos ofrece una aplicación capaz de servirnos en bandeja un ordenador desde cualquier rincón del mundo son casi infinitas. Por eso, dependiendo de su uso, nos convendrá una u otra.

Solución de problemas

En primer lugar, algunas de las tarifas que se barajan, especialmente en servicios en los que la adquisición de una licencia permanente no se ofrece como opción, descartan parte de las aplicaciones para un uso personal. Cabe suponer que, en la mayoría de los casos, la conexión remota va a tener lugar de manera lo suficientemente ocasional como para no justificar el dispendio, especialmente cuando el abanico de opciones gratuitas se plantea tan atractivo.

Partiendo de esta base, si vamos a centrar nuestra atención en la configuración de ordenadores y la búsqueda de soluciones a problemas, LogMeIn Free se revela como la mejor opción. Su completísimo menú nos permitirá acceder a los recovecos del sistema remoto con solo unos pocos clics de ratón. Dado que las operaciones se llevan a cabo desde el navegador, ni siquiera necesitaremos acometer ningún tipo de instalación en nuestra máquina. Cierto es que la versión gratuita no soporta la transmisión de ficheros, pero este aspecto puede ser fácilmente complementado utilizando para el envío y recepción de los mismos nuestro buzón de correo, un servidor gratuito de espacio web que ofrezca acceso mediante FTP o una cuenta gratuita en Rapidshare (www.rapidshare.com).

Apertura

Configuración de equipos

Por otra parte, si no nos interesa la configuración de sistemas y buscamos una aplicación que nos permita acceder a nuestro equipo desde cualquier ubicación para copiar archivos y efectuar operaciones de todo tipo, Team Viewer deja muy alto el listón. No obstante, solo es gratuito para uso personal. En caso de que no queramos depender necesariamente del navegador, ShowMyPC ofrece una solución práctica, efectiva y sencilla. Mediante su sistema de generación de contraseñas, permite el acceso a través de la web o de la propia interfaz y ha demostrado un excelente comportamiento en las pruebas. Todo esto nos ha convencido para situarla por delante de TightVNC y UltraVNC, las dos aplicaciones con las que más afinidades comparte.

No obstante, si el ordenador a controlar posee una IP estática, ambas nos permitirán conectarnos a él tantas veces como deseemos sin solicitar una contraseña cada vez. En consecuencia, si la encriptación de la información no es un requisito, será inteligente decantarse por una de ellas. Las diferencias no son sustanciales, pero UltraVNC es mejor para el usuario de Vista y, gracias al plug-in Data Stream Encryption, podremos solventar sus carencias en seguridad.

Centrándonos en el ámbito profesional, se nos vuelve a abrir un abanico de posibilidades para todos los gustos. Tanto Radmin como NetSupport Manager están dotadas de visualizadores del escritorio remoto rapidísimos y, por tanto, son los competidores más serios si lo que necesitamos es trabajar con fluidez y observar los cambios en tiempo real. Además, resultan más asequibles que la versión Pro de LogMeIn, a la que no se le plantea rival si de lo que se trata es de efectuar ajustes en profundidad en un sistema operativo. Beyond Remote Control resulta muy económico y su funcionamiento en el transcurso de nuestras pruebas ha sido más que correcto. TeamViewer destaca también para uso empresarial y la versión Pro de NTRconnect constituye un paquete a tener en cuenta por su ajustado precio y las funcionalidades añadidas.

Lo mejor: La variedad

Amplio abanico de opciones orientadas a distintos fines y excelentes ofertas en régimen gratuito para uso personal. Además de permitirnos prestar ayuda a amigos y familiares, facilitan llevar siempre a cuestas el equipo donde residen todas nuestras aplicaciones y archivos personales. Una opción estupenda durante los viajes o, sencillamente, cuando nos ausentamos de casa.

Lo-mejor

Lo peor: La alternativa cloud

Los precios de algunos de los paquetes más atractivos quedan fuera del alcance del usuario particular, aunque lógicamente entre las aplicaciones de pago se encuentran algunas de las que pueden resultar más prácticas a nivel de empresa. Por otra parte, la proliferación de aplicaciones web tan eficientes y funcionales como Flickr o Rapidshare –y, en definitiva, todas las que nos proporcionan espacios intermedios desde los que podremos descargar la información a nuestros equipos personales– restan atractivo a la opción de tener nuestro ordenador siempre a mano.

Lo-peor
Temas Relacionados