Paso a paso

Controla todo lo que ocurre en tu casa con cámaras IP

Montar un sistema de vigilancia con cámaras IP cada vez es más sencillo. La bajada de precios, la mejora de la tecnología y su fácil instalación hacen viable que lo hagamos nosotros mismos

Enrique Sánchez rojo

sistema de vigilancia

30 abril 2013

Montar un sistema de vigilancia con cámaras IP cada vez es más sencillo. La bajada de precios, la mejora de la tecnología y su fácil instalación hacen viable que lo hagamos nosotros mismos.

Contar con un sistema de vigilancia en el hogar no solo es una cuestión de seguridad. También es muy útil para ver qué hacen los niños mientras estamos fuera de casa, controlar si alguien accede a una habitación que no debería, o en casas grandes, tener controlados desde un único punto todas las entradas o lugares de paso.

Lo que antes requería complejos y costosos sistemas de vídeo cableados por toda la vivienda, ahora se puede resolver para entornos no muy exigentes con cámaras IP. En el mercado existen infinidad de modelos, pero hemos elegido tres de TP-Link para nuestro práctico por su gran relación calidad/precio.

La TL-SC3171G (99 euros aproximadamente) es una cámara fija con función de visión nocturna por infrarrojos y WiFi; la TL-SC4171G (195 euros aproximadamente), con WiFi, visión nocturna y sistema Pan/Tilt para mover la lente de la cámara a distancia y cubrir hasta 350º de visión; y la TL-SC3430N (98 euros aproximadamente), una cámara fija básica con conexión Ethernet y WiFi n.

Con estos elementos y alguno más que explicamos más adelante, nos hemos propuesto controlar el interior de una vivienda adosada, colocando las cámaras en diferentes puntos estratégicos. Al final, para este supuesto, el coste de la instalación va a suponer algo más de 350 euros sumando todos los elementos, aunque todo depende del número y tipo de cámaras que cada uno precise.

1. Planifica dónde van a ir las cámaras

El primer paso es elegir bien la ubicación de cada cámara para cubrir el área que realmente necesitamos. Esto lo haremos antes de comprarlas, pues las ubicaciones y sus particularidades condicionarán el modelo. En nuestro caso, los lugares elegidos son todos de interior.

La TL-SC3171G irá en la entrada de la vivienda, para controlar la puerta principal incluso de noche. La TL-SC4171G se situará en el salón, ya que, al poder mover la cámara y contar con visión nocturna, nos va a permitir controlar la cristalera que da a la parte trasera de la casa y, con un solo movimiento, también todo lo que ocurra en el salón. Por último, vamos a colocar la TL-SC3430N en la buhardilla donde juegan los niños, y donde muchas veces se quedan solos. De esta manera, podremos ver las imágenes en el portátil mientras, por ejemplo, estamos en la cocina o el dormitorio.

sistema de vigilancia 1

En los dos primeros casos, ya hemos visto que contar con visión nocturna es básico si queremos controlar las entradas por la noche, mientras que en el caso de la buhardilla esta función es indiferente. Eso sí, en líneas generales, instalaremos las cámaras en una posición elevada para mejorar la visibilidad, y nunca colocaremos una cámara de interior en zonas exteriores o donde haya fuertes cambios de temperatura o humedad.

Igualmente, nunca apuntaremos este dispositivo hacia ventanas donde haya mucha luz solar o permitiremos que dé la luz de manera directa en la lente, porque, tarde o temprano, terminará dañado el sensor CMOS interno.

2. Conexiones y datos

Elegidas las ubicaciones, seguidamente, hay que pensar cómo vamos a conectarlas. Necesitaremos siempre una toma de corriente, y en el caso de la buhardilla, una conexión Ethernet de datos. Y es que, gracias al programa inSSIDer, hemos comprobado cómo la cobertura de nuestra red WiFi era bastante inestable y llegaba con demasiada atenuación hasta allí arriba.

sistema de vigilancia 2

Para los más manitas, será fácil resolver el tema de la toma de corriente: es cuestión de colocar canaleta y llevar una extensión de cable desde el enchufe más cercano hasta la posición elevada de la cámara. Si no lo vemos claro, es posible que necesitemos un electricista que lo haga, aunque es una tarea en general sencilla. Este es el sistema que utilizaremos para nuestras cámaras de la entrada y el salón. Para la buhardilla, es más fácil. La cámara irá sobre una estantería, por lo que vamos a enchufarla a una regleta colocada tras el mueble.

sistema de vigilancia 3

Para resolver el tema del WiFi, recurrimos a dos adaptadores PLC, que permiten utilizar la red eléctrica de nuestra casa como red de datos. Conectaremos uno de los adaptadores a la regleta de la buhardilla, y el otro a un enchufe cercano al router que está en el salón. Ambos adaptadores utilizarán un cable Ethernet para conectarse a la cámara (el de la buhardilla) y al router (el del salón). La velocidad no es muy alta, pero al menos la conexión es estable y suficiente para el uso que vamos a darle.