Conversión de formatos con Zamzar

Es probable que en muchas ocasiones os hayáis encontrado con el molesto problema de no disponer de la aplicación justa para trabajar con cierto fichero que os han enviado, y no hay forma de convertirlo a otro tipo de archivo que sí podríais ver

Redacción

Conversión de formatos con Zamzar

27 marzo 2008

Pues bien, si disponéis de una conexión a Internet, vuestro problema ya tiene solución, y se llama Zamzar (www.zamzar.com). Este servicio ha resultado ser un verdadero descubrimiento que ha llegado muy a tiempo para resolver estas frecuentes situaciones. La enorme cantidad de formatos de ficheros disponibles en todos los segmentos (audio, vídeo, texto, imágenes) ha creado una auténtica «torre de Babel» en la que muchas aplicaciones sólo disponen de compatibilidad con algunos formatos, pero no con otros.

De modo que si uno de nuestros conocidos utiliza una aplicación que soporta cierto tipo de archivos, puede que nuestro propio programa para esa tarea no trabaje con el mismo formato. Algo que está muy de moda en documentos ofimáticos, donde los estándares abiertos ODF de la fundación OASIs y Open XML de Microsoft se entienden a duras penas.

Paso 1

Elige el fichero a convertir

El primer paso consiste en enviar a los servidores de Zamzar el fichero que deseamos convertir, esté en el formato que esté… siempre que este servicio lo soporte. Pero no deberíais preocuparos, porque las opciones son múltiples, como podéis comprobar en la página www.zamzar.com/conversionTypes.php, donde se muestran desde qué tipo de fichero a qué otros tipos de fichero es posible realizar la conversión.

Si repasáis la extensa lista, os daréis cuenta de que con mucha probabilidad vuestras necesidades estarán cubiertas. Así pues, si vuestro archivo ocupa menos de 100 Mbytes (una cantidad inmensa para un documento de texto, pero no para un vídeo) podréis subirlo a estos servidores pinchando en el botón Examinar, y eligiéndolo desde la ventana del Explorador de archivos que aparecerá. En nuestro ejemplo convertiremos este documento a un documento PDF para que veáis por vosotros según lo que ocupe el fichero y vuestra velocidad de conexión a Internet, o más bien, la de vuestro canal de subida, que en conexiones ADSL puede ir habitualmente de los 256 Kbps a los 1.024 Kbps de las conexiones ADSL2+.

Paso 2

¿Cómo lo quiere el señor?

Al elegir el fichero y subirlo aparecerá en la parte inferior la confirmación de que ese fichero está preparado para ser convertido, y la casilla del primer paso quedará vacía. Así la dejaremos, pero ahora procederemos a seleccionar el formato de salida, y para ello tan sólo tendremos que desplegar el menú del apartado Step 2 (Paso 2), en el cual deberemos seleccionar la opción pdf, que será el tipo de fichero en el que queremos obtener nuestro texto.

Ahora ya sólo restará elegir una dirección de correo electrónico en la que recibiremos el enlace para descargar el fichero convertido. Con esos datos ya podremos pinchar por fin en el botón Convert, lo que hará que el sistema proceda a subir el fichero. Al finalizar se nos mostrará un resumen informativo en el que se nos indica que tan pronto como el fichero esté convertido se nos enviará un correo a la cuenta señalada con el enlace de descarga. El fichero convertido se mantendrá 24 horas en los servidores de Zamzar.

Paso 3

Resultados perfectos

A no ser que se trate de ficheros de audio o vídeo relativamente grandes, la conversión y el envío del correo electrónico con el enlace de descarga será prácticamente inmediato. Si consultamos nuestra cuenta de correo comprobaremos la llegada de ese e-mail, y pinchando en el enlace proporcionado aparecerá una nueva página de Zamzar en la cual se presenta el botón de descarga del documento convertido. Y ya sólo queda descargarlo, lo que permite comprobar cómo la conversión se ha realizado a la perfección.

La imagen muestra el lector ligero Foxit PDF Reader con el texto convertido tal y como lo hubiera hecho cualquier otra aplicación comercial, gratuita o shareware, pero sin el engorro de tener que instalarlas. Y lo mejor de todo: el abanico de formatos disponibles es impresionante.