Convertir vídeos Blu-ray sin perder calidad

En este práctico vamos a ver técnicas para convertir el vídeo sin pérdida de calidad a los distintos formatos utilizados en alta definición, empleando para ello solo programas gratuitos. Pero antes repasemos los formatos más habituales, empezando por los de codificación

Javier Alonso

Convertir vídeos Blu-ray sin perder calidad

11 mayo 2010

Blu-ray es un disco de 25 o 50 Gbytes de capacidad (una o dos capas) en el que se graba vídeo en alta definición con sus menús. Se leen con reproductores Blu-ray de sobremesa que también admiten el formato DVD. Para poder reproducir Blu-ray comerciales en el ordenador, hay que disponer no solo del lector, sino también de un programa específico, como PowerDVD o WinDVD. Si son Blu-ray domésticos, los vídeos (que no los menús) se pueden visualizar con Windows Media Player.

AVCHD es un formato de codificación de alta definición muy similar al anterior, entre cuyas aplicaciones más comunes en el ámbito doméstico está su utilización en vídeos familiares en DVD (no hay discos comerciales en este formato). Almacena entre media y una hora de vídeo en alta definición en cada DVD5. Se pueden reproducir en PC con el software citado y en reproductores Blu-ray, pero no en dispositivos DVD.

En cuanto a los formatos de archivo, los dos más extendidos son Matroska y Transport Stream. Los ficheros Matroska llevan la extensión .mkv. Se trata de un formato abierto muy popular entre los discos duros multimedia de alta definición y resulta perfecto para su reproducción en PC. Permite varias pistas de vídeo, audio y subtítulos. No incorpora menús, pero sí admite dividir el vídeo en capítulos.

Finalmente, los archivos Transport Stream (TS) llevan las extensiones .ts y .m2ts. Es el formato profesional de la alta definición, utilizado por las cámaras HD, la TDT y los propios discos Blu-ray. Se pueden reproducir en PC, algunos discos duros multimedia y también en la PlayStation 3.

Paso 1. Al disco duro

Los Blu-ray sin protección anticopia se pueden copiar al disco duro directamente desde Windows si se tiene Vista o 7. Los usuarios de Windows XP de 32 bits deben instalar el driver UDF Reader (clic para descargar). Para instalarlo, basta descomprimir el fichero en un carpeta, hacer clic con el botón derecho del ratón sobre el archivo thdudf.inf y elegir la opción Instalar. Será preciso reiniciar el ordenador a continuación.

Si el disco está protegido, utilizas Linux, Windows XP de 64 bits o versiones anteriores de Windows, para copiar el contenido de los Blu-ray al disco duro del ordenador, necesitarás un programa de «ripeo», lo que tiene limitaciones legales, como explicamos en el Especial. Un Blu-ray contiene, al menos, dos carpetas, denominadas BDMV y CERTIFICATE. Los vídeos están en la carpeta BDMV, concretamente, en la subcarpeta STREAM. Es recomendable que copiemos al menos ésta y la denominada PLAYLISTS para poder proceder con los pasos siguientes. Los vídeos de la carpeta STREAM están en formato TS (concretamente, m2ts) y se pueden reproducir tal cual en un PC, PS3 y discos duros multimedia. El tamaño en Kbytes nos da una idea de la duración y permite identificar cuál de los archivos corresponde al vídeo que deseamos.

Blu-ray1

Paso 2. Un Blu-ray a partir de tus archivos

Ahora haremos el proceso inverso. Una vez tenemos archivos TS (o Matroska) en el ordenador, vamos a preparar un Blu-ray y grabarlo. Utilizaremos el programa tsMuxer. Lo que se descarga es un ZIP que no es necesario instalar, basta con descomprimirlo en una carpeta cualquiera y ejecutar el programa tsMuxerGUI. Hacemos clic sobre el botón add y elegimos el archivo del ordenador (Matroska o TS) que queramos convertir a Blu-ray.

Si lo que tenemos es una imagen de Blu-ray como la creada en el Paso 1, debemos escoger el archivo .m2ts de la carpeta STREAM que nos interesa. Una buena alternativa es utilizar los archivos de la carpeta PLAYLISTS. Cada uno de ellos es una lista de reproducción que «apunta» a uno o varios vídeos de la carpeta STREAM. Los vamos abriendo hasta que encontramos el que se refiere al archivo .m2ts que deseamos grabar. Cuando se carga una playlist, vemos que en la ventana aparecen dos (o más) archivos: la propia playlist y el archivo de vídeo correspondiente.

Una vez abierto el archivo, en la ventana correspondiente, marcaremos las pistas de audio, vídeo y subtítulos que queremos conservar. En la lista se nos indica el tipo de pista (códec) y, si es de audio o subtítulos, el idioma. También debemos escoger el formato, que será Blu-ray disk, y la carpeta de destino. Cambiando estas opciones, podemos convertir fácilmente, por ejemplo, un archivo Matroska en uno TS apto para ser reproducido en la PlayStation 3.

Si el vídeo original era Matroska o si hemos cargado una playlist, en la pestaña Blu-ray podremos ver la lista de capítulos en que estaba dividido el vídeo original. Si no disponemos de la lista de capítulos, es recomendable activar esta opción y dividir el vídeo en capítulos cada 5 minutos, por ejemplo, para facilitar el avance rápido.
Si pulsamos el botón Start muxing, se lanzará el proceso, que creará nuevas carpetas BDMV y CERTIFICATE con el vídeo escogido en la ubicación de destino. El Blu-ray así creado no tiene menús. Se puede incluir más de un archivo de vídeo mediante el botón Join y se reproducirán uno a continuación del otro.

Blu-ray2

Paso 3. Discos Blu-ray con ImgBurn

Para grabar las carpetas que hemos creado en un Blu-ray, podemos utilizar cualquier programa de grabación que acepte el formato UDF 2.50. Es posible utilizar Nero, pero también la alternativa gratuita ImgBurn, que se instala sin problemas. Hay paquetes de idioma, aunque para este ejemplo no los hemos instalado. Directamente, hemos arrancado la aplicación y escogido la opción Write files/folders to disk, que nos lleva a la pantalla principal de la herramienta. Hacemos clic sobre el icono que permite añadir la carpeta BDMV y lo mismo con la carpeta CERTIFICATE (esto puede hacerlo el programa automáticamente si se lo permitimos). En la pestaña Options, escogemos el formato UDF 2.50 y lanzamos la grabación.

Blu-ray3

Paso 4. Crea un fichero Matroska

Crear un archivo Matroska solo implica dos pasos. Primero, debemos utilizar tsMuxer exactamente como se ha descrito en el Paso 2, pero escogiendo Demux en vez de Blu-ray disk. Esto creará en la carpeta de destino varios archivos, uno con cada pista de audio o vídeo que hayamos marcado. A continuación, generaremos el archivo Matroska con MKVToolnix. Durante la instalación, podemos escoger que se instale un acceso directo en el escritorio al programa principal, que se llamará mkvmerge GUI.

Arrancamos la aplicación, que tiene un aspecto muy similar a tsMuxer, y, mediante el botón add, añadimos los archivos de vídeo y audio que obtuvimos con tsMuxer. Indicamos en el recuadro Output filename el nombre del archivo de salida (que tendrá la extensión .mkv) y pulsamos el botón Start muxing. La única complicación que puede tener el proceso es que, si el vídeo utiliza el códec H.264, tendremos que especificar el número de imágenes por segundo (fps) en la pestaña Format Specific Options. Este valor nos lo ha indicado antes tsMuxer. MKVToolnix nos permite manipular ficheros Matroska, es decir, añadir o quitar pistas, dividir o unir archivos, utilizando las distintas opciones de la pantalla.

Blu-ray4_1