Paso a paso

Convierte el disco de tu viejo portátil en unidad externa USB

Convertir el disco duro de tu viejo equipo en una unidad externa USB es una alternativa rápida, sencilla y económica para conseguir un extra de espacio para tus contenidos digitales

Rogelio Méndez

Apertura disco duro almacenamiento datos

10 marzo 2014

Convertir el disco duro de tu viejo equipo en una unidad externa USB es una alternativa rápida, sencilla y económica para conseguir un extra de espacio para tus contenidos digitales.

Nivel: Básico

Hoy en día, los ordenadores, y más aún los portátiles, se quedan obsoletos con una rapidez pasmosa. Cada vez llega antes el momento en el que tenemos que cambiar el «viejo» portátil. ¿Qué hacemos entonces? ¿Dejarlo en un rincón? ¿Llevarlo a un punto limpio? Quizás no sea posible reutilizar por completo tu equipo, pero sí puedes alargar la vida de alguno de sus componentes y sacarle más partido. A continuación, te proporcionamos una alternativa diferente para uno de ellos: el disco duro.

1. Extrae el disco duro

El primer paso que tenemos que dar es el de extraer el disco duro de nuestro viejo equipo. Para ello, tenemos que darle la vuelta a nuestro viejo portátil y sacar de su interior el disco. No te preocupes, no es una tarea demasiado complicada, solo es necesario utilizar el destornillador adecuado (dependerá de los tornillos utilizados por el fabricante) y extraer los tornillos del compartimento para levantar la tapa que cubre el hueco del disco, como vemos en la imagen.

Disco duro portátil

En algunos casos, la unidad de almacenamiento del equipo puede ir a su vez dentro de una caja metálica, en este caso, no hay más que retirar los tornillos de esta y sacar igualmente el disco. Una vez que hemos extraído el disco duro de cualquiera de los modos anteriores, comprobamos qué tipo de conector integra, que pueden ser IDE o SATA. En nuestro ejemplo, se trata de un disco IDE.

Disco duro portátil

2. Elige la caja externa

Para realizar esta transformación, necesitarás el disco duro de tu portátil y una caja externa para discos duros. Estas cajas son dispositivos que disponen de una placa base en su interior en la que podemos conectar un disco duro y de un conector USB en su exterior. De este modo, podemos acoplar en ellas nuestra unidad y conectarla a nuestro ordenador a través del mencionado puerto USB.

Antes de continuar con el desarrollo de este práctico, hay que adquirir la caja externa adecuada para nuestro disco duro. En nuestro caso, al tratarse de una unidad de almacenamiento de 2,5”, compraremos una de las mismas dimensiones. En el mercado puedes encontrar propuestas de numerosos fabricantes, como Conceptronic, Tooq, NetWay o Woxter. En nuestra pesquisa, hemos revisado los precios que nos proponen tiendas on-line, como PC Componentes, APP Informática o PC Box, y hemos encontrado interesantes propuestas con características similares, como el modelo Conceptronic Grab´n´GO Mini Carcasa 2.5” SATA Negro (10,75 €), el Tooq TQE-2512 (11,50 €), el NetWay GR-NW519 (17,76 €) o el Woxter i-Case 220 (9,25 €).

Carcasa disco duro

En definitiva, los precios van a variar en función de lo que necesitemos. Si queremos, por ejemplo, que la interfaz sea USB 3.0, la velocidad de transferencia de datos será mayor y su precio subirá algo más, hasta los 14 y 17 euros aproximadamente, dependiendo de las marcas, modelos y prestaciones que ofrezca.

En nuestro caso, hemos optado por una caja de Tooq, en concreto, por el modelo TQE-2512 (11,50 euros), que tiene la posibilidad de trabajar tanto con discos duros SATA como IDE, ya que su placa base dispone de ambos conectores. Esta característica lo que nos permitirá es aprovechar discos que sean incluso más antiguos que el que estamos manejando. En concreto, el paquete que nosotros hemos elegido contiene los siguientes elementos: la caja externa, un cable USB 2.0 y un juego de tornillos.

3. Abre la caja y conecta el disco

Ya tenemos la caja; ahora queda abrirla. Un proceso que de nuevo es bastante sencillo y que consiste en escoger un destornillador adecuado y retirar las tapas frontal y posterior. Una vez hecho, ya se puede extrae la placa que contiene la caja.

Para conectar el disco duro a la placa de la carcasa, solo hay que colocar el disco duro sobre la placa y conectarlo al puerto IDE (en nuestro caso). Una vez hecho, fijamos el disco duro a la placa, para lo que tenemos que utilizar los cuatro tornillos que lleva la placa en su parte posterior.

Caja disco duro