Crea tu propia televisión on-line

Si has soñado con ser una estrella de televisión, un reportero o incluso compartir tus creaciones musicales, la Red es el mejor medio para comenzar. Analizamos nueve servicios que permiten emitir tu programación en directo

Ángel Puntero Méndez

Crea tu propia televisión on-line

24 septiembre 2012

Las posibilidades de creación y difusión de contenido en la Red son ilimitadas. Un buen ejemplo de ello son los blogs, que comenzaron con una orientación hacia las bitácoras personales y han terminado convirtiéndose en un medio para compartir información sobre cualquier materia de una manera muy dinámica. Pero, al fin y al cabo, se trata de texto, ligero de transferir y sencillo de crear con un simple teclado.

Sin embargo, no ha sido hasta la madurez de las líneas de banda ancha cuando el vídeo por Internet ha empezado a cobrar importancia, con servicios como YouTube. Si a esto unimos la proliferación de cámaras digitales y la integración de webcams en muchos portátiles e incluso en la mayoría de teléfonos móviles modernos, el paso lógico es la difusión de vídeo a través de servicios creados ad-hoc. En artículos anteriores nos hemos centrado en aquellas soluciones web que permiten colgar esos vídeos, mientras que en esta ocasión analizamos nueve servicios que permiten retransmitir acontecimientos en vivo; es decir, todo aquello que ocurra a nuestro alrededor, desde la boda de un amigo hasta un partido de fútbol. Todos ellos proporcionan los instrumentos necesarios para empezar a producir y compartir contenido audiovisual.

En vivo o en diferido

Todos los contendientes de esta comparativa disponen tanto de las herramientas necesarias para la grabación como para la visualización del contenido por parte de nuestros espectadores. Una diferencia importante estriba en que, aunque el enfoque principal es el de la emisión en directo, muchos de los servicios almacenarán adicionalmente el programa para su posterior reproducción «a la carta». Dependiendo de la visualización elegida, nos acercaremos más a un canal de televisión tradicional o a un servicio de streaming clásico, como YouTube, en el que el usuario será el que tenga la decisión de qué ver en cada momento.

Échate a la calle

Si tienes alma de reportero y lo tuyo es patearte las calles en busca de noticias o eventos que retransmitir al mundo, Livestream ofrece un equipo especializado, llamado Livepack, que ellos definen como un camión satélite en una mochila. El equipo consiste en una CPU, que conectaremos a nuestra cámara de vídeo, llevando a cabo la codificación y retransmisión a través de seis módems 3G que emiten simultáneamente para asegurar la máxima redundancia y fiabilidad. Tal vez este sea un ejemplo un poco extremo, igual que lo es su tarifa de 2.500 dólares mensuales de alquiler, pero el concepto resulta muy interesante.

mochila

Para ponerlo en práctica de una forma más modesta, los chicos de envivoahora tv, nos brindan en sus páginas de ayuda consejos para equiparnos con una mochila, un UMPC o pequeño portátil, conexión 3G y nuestra cámara conectada, ensamblando nuestro pack de retransmisión casero, que puede darnos buenos resultados sin realizar un desembolso astronómico.

El equipo necesario

Lejos de la idea de un estudio de grabación, es muy posible que ya dispongamos de todos los instrumentos que necesitamos para comenzar nuestra emisión. Lo primero obviamente es nuestro PC y una conexión a Internet, ni siquiera necesitamos un equipo potente, ya que este tipo de servicios no dispone de funcionalidades de edición o producción de vídeo más allá del nivel más básico. Por otra parte, se precisa una cámara. Con una webcam o una pequeña cámara USB podemos arreglarnos, aunque, si buscamos mayor calidad de imagen, deberemos utilizar una cámara DV (Digital Video), que conectaremos al PC a través de un puerto FireWire. Como veremos, la cámara elegida debe ir acorde con la capacidad de nuestra línea.

A la hora de retransmitir, debemos tener en cuenta la velocidad de subida de nuestra línea, ya que siempre se encuentra muy por debajo de la tasa de descarga. Por poner algún ejemplo, la solución Kit ADSL 25 Mb de Movistar ofrece una velocidad de bajada de 25 Mbytes, mientras que la de subida es de 1 Mbyte. Al margen de este caso, en servicios como www.testdevelocidad.es, encontraremos una sencilla prueba, que nos calculará la velocidad real que alcanzamos desde nuestro domicilio. La velocidad mínima admisible para comenzar a emitir está en los 256 Kbits/s para una calidad de vídeo baja. A medida que nuestra línea aumente, podremos hacer lo propio con la calidad de imagen a difundir.

dashboard

• La dificultad de estos servicios es mínima. Están pensados para aquellos que necesiten comunicar, informar y entretener.

Buscando repercusión

Producir un show audiovisual resulta poco gratificante si no nos ve nadie. Por esta razón, tener una cuenta de Facebook o Twitter dedicada es altamente recomendable, ya que es uno de los pocos métodos de difusión que tendremos a nuestro alcance sin ningún tipo de desembolso económico. Si la integración con las redes sociales es ya una funcionalidad casi obligatoria en la mayoría de aplicaciones web, en este caso, adquiere aún más relevancia. Es por ello que muchos servicios nos facilitarán publicar en todos los medios posibles nuestras nuevas emisiones de forma automatizada.

social

• Muchos de estos servicios de retrasmisión facilitan desde su propia interfaz su distribución a través de distintas redes sociales.

Métodos de emisión

Ya hemos elegido un servicio, nos hemos dado de alta en él y creado nuestro propio canal. Ahora debemos decidir la forma en que queremos emitir. El método más común es a través de una interfaz web. Para ello, simplemente, desde nuestro navegador favorito haremos Login y accederemos a la sección de retransmisión. Otra posibilidad es el cliente de escritorio, que nos ofrece funcionalidades más completas, una mayor robustez y mayor integración con el sistema operativo. Si planeamos superar el nivel de amateur y comenzar a emitir de manera más profesional, debemos plantearnos seriamente esta opción.

Las dos elecciones anteriores tienen muchas similitudes, mientras que la emisión desde cliente móvil es bastante diferente. Si bien es cierto que tendremos todo integrado en un mismo dispositivo, también lo es que la calidad de imagen y opciones serán siempre menores. Pero, parece la alternativa perfecta para mostrar a la familia nuestras vacaciones este verano.

Debido al perfil tan diferente de usuario, en la gran mayoría de los casos,nos encontramos con software con funcionalidades orientadas a la reproducción y otro distinto con funciones de grabación totalmente independientes, tanto en las versiones de sobremesa como móviles. Dependiendo del caso, tendremos versiones de emisión, visualización o ambas. Podemos encontrar información más detallada sobre cada servicio en la tabla comparativa.
Protegiendo tu imagen

Aunque el concepto de retransmitir a través de la Red y la privacidad están bastante reñidos, quizá queramos limitar nuestra audiencia tan solo a nuestros familiares o amigos y no tenemos intención de que estas imágenes se difundan sin nuestro consentimiento. Para ello, se nos ofrecen ciertas posibilidades que aseguran la confidencialidad de nuestras grabaciones. La más simple y que todos contemplan es proteger el canal mediante password. Una variante más avanzada es la de solo permitir el acceso a través de URL. Se nos proporcionará un link que podremos enviar al destinatario al que vamos a permitir el acceso, o bien lo podremos colgar en un foro privado o difundir como creamos conveniente. Su ventaja es que actúa a la vez como puerta de acceso y clave, facilitando la tarea al espectador.

La comparativa

Durante las pruebas, hemos utilizado una cámara de vídeo DV Sony DC-TRV22E, la webcam integrada en un portátil HP Pavilion DV-5 1170 y un iPhone 3GS, cubriendo las distintas gamas de calidad. El envío de datos se ha realizado sobre una línea ADSL 6 megas de Movistar y sobre una línea 3G Vodafone, a través de módem USB, obteniendo en esta última resultados sorprendentemente buenos, siempre que la cobertura entrase dentro de unos límites adecuados.

cam

Se ha tratado de tener en cuenta tanto las opciones de emisión, como la experiencia del usuario final, analizando y valorando las opciones de reproducción. Quizá no nos animemos a retransmitir, pero eso no debe impedirnos explorar los miles de canales que tenemos a disposición tan solo con una conexión a la Red.
Por último, cabe recordar que el análisis corresponde siempre a las características de la versión gratuita. En algunos casos es posible eliminar la publicidad del canal o funcionalidades extra por el pago de una cuota mensual.

Distintas posibilidades

Pulsa el play: Al igual que a la hora de ponernos delante de la cámara, también existen distintas modalidades para los consumidores de contenido. De hecho, es conveniente ofrecer al espectador la mayor gama de posibilidades, para que sea él quien decida qué opción le resulta más propicia.

Canal web: Al darnos de alta en cualquier servicio, crearemos un canal propio. Estos tendrán una URL asociada donde el espectador encontrará un reproductor para disfrutar de nuestra emisión en directo. Otros elementos de esta página serán la información general, el historial de emisiones, en caso de haberlo, y el canal de chat. Ésta es la opción por defecto y la más extendida.

Reproductor embebido: Es posible que prefiramos montar una web sobre un dominio propio. Así, para mostrar el canal, deberemos insertar un fragmento de código que enlazará con nuestro servicio anfitrión y llevará a cabo todas las tareas necesarias para que dispongamos de un reproductor de vídeo incrustado.

Cliente escritorio: Si el servicio dispone de esta posibilidad, permitirá el acceso a sus canales a través de un programa que instalaremos en nuestro equipo. Nuestros televidentes podrán guardar nuestro canal en él y acceder siempre que lo deseen, normalmente con la ventaja de una transferencia de datos más eficiente.

Cliente móvil: Para que nuestro público no se pierda un solo segundo de nuestros shows, las aplicaciones dedicadas pondrán nuestro canal en la palma de la mano del público. Existen versiones específicas para las distintas plataformas móviles (Symbian, Android, iOS4).

Widget en redes sociales: Las posibilidades de integración nos permiten publicar un aviso en las redes sociales cada vez que vamos a realizar una emisión. Sin embargo, algunos servicios han ido un paso más allá, desarrollando un widget que puede ser incrustado para mostrar vídeo en directo o el historial de grabaciones.

La opinión de PC Actual: la televisión del futuro

Como productores en potencia, en la Red encontraremos una brillante alternativa a los medios tradicionales. Hemos comprobado que la totalidad de los servicios, a excepción de Qik, se encuentran equipados con un cliente de grabación web, con la práctica unanimidad de Adobe Flash como plataforma elegida. Esto, a pesar de no molestar al usuario con una instalación innecesaria siempre que posea el complemento correspondiente para su navegador, limita sus posibilidades. Los dos servicios más completos, Livestream y Ustream, nos ofrecen Producer y Procaster, los clientes pesados, que ponen a nuestra disposición opciones que técnicamente quedan fuera de las capacidades de su contrapartida web. Por ejemplo, permiten la difusión de la pantalla de nuestro ordenador.

Gracias a su calidad global y a la variedad de posibilidades de emisión que nos propone, Ustream se sitúa un paso por delante del resto, seguido de cerca por Livestream. Quizá la grandísima riqueza de opciones de estos dos servicios sea, irónicamente, su único fallo, ya que puede abrumar al usuario poco experimentado. Por ello, si decidimos decantarnos por la emisión móvil, más minimalista, el elegido sería sin duda Qik, que, a pesar de no disponer de un arsenal de posibilidades, pone a nuestro alcance todas las opciones que se le pueden pedir de una forma mucho menos sobrecargada y más limpia.

A veces, ofrecer multitud de opciones puede desvirtuar nuestro objetivo principal, es el caso de Yaika, cuyas posibilidades de red social, blogging e incluso videollamada lo alejan demasiado de su objetivo, conviertiéndose en un todo en uno algo flojo, más aún disponiendo de mejores opciones gratuitas en cada campo. Más grave es el caso de Envivoahora.tv, que falla en su objetivo principal con multitud de problemas de estabilidad, habiéndosenos hecho difícil siquiera realizar la batería de pruebas. Es una carga demasiado pesada que añadir a las dificultades del directo.

La parrilla formada por varios miles de canales de Justin o Livestream es una oferta masiva con la que la televisión tradicional no puede competir en cantidad. Desgraciadamente, esta cantidad se ve reñida con la calidad y, aunque encontraremos algunos canales con un cuidado trabajo detrás, el enfoque amateur de estos servicios hace que gran parte de ellos acaben resultando de nulo interés. Otro problema son aquellos canales que toman el camino fácil mostrando contenido no original, como eventos deportivos, series televisivas, vídeos musicales o películas no licenciadas, que son retirados al infringir las normativas de copyright.
Objetivo: la calidad

Debido a su concepción, en muchos casos, las emisiones permanecen almacenadas, por lo que se elimina la necesidad de ceñirnos a un horario y le damos al televidente la posibilidad de disfrutar del contenido en cualquier momento después de su «estreno» en directo. Una pista de que el futuro de la televisión puede fluir por estos cauces es el lanzamiento de Google TV, que entre sus funcionalidades cuenta con la reproducción vía streaming de contenidos directamente en nuestro televisor. Desde luego, a día de hoy, no podemos cortar la línea de antena y decidir que con el cable de red es suficiente. Todavía es necesaria una mayor profesionalización de los canales, de modo que resulte fácil encontrar suficientes contenidos de calidad.

Lo mejor: La mejor cobertura

En los últimos años, hemos podido asistir a diversas campañas en los medios que nos recordaban la necesidad de adaptar nuestra antena para la recepción de nuevos canales o de la Televisión Digital Terrestre. Para acceder a la programación de estos servicios de streaming, solo necesitaremos una conexión a Internet. No viéndonos limitados a nuestro equipo de sobremesa, sino que podemos ver la televisión en cualquier parte desde un portátil con conexión 3G, móviles de última generación o dispositivos como el iPad de Apple.

LOMEJOR
LOPEOR

Lo peor: Pocas posibilidades

La mayor traba de este nuevo método de comunicación audiovisual es que, en algunos casos, solo contaremos con la posibilidad más básica: grabar o no grabar. Por su parte, en los servicios avanzados, podremos intercalar fotos o vídeos, funciones que se nos antojan un tanto escasas. Debería ofrecerse al realizador la posibilidad de mostrar transiciones entre cámaras, efectos, superposición de texto o imagen sobre la pantalla… Toda una gama de funcionalidades que darían mayores posibilidades creativas y dotarían de un aspecto más profesional a las retransmisiones.