¿Cuántos dispositivos diferentes se pueden conectar a un router?

3 marzo 2014

Antes, uno no solía plantearse comprar un router, pues solía estar incluido en el contrato que firmábamos con el proveedor de red. Sin embargo, cada vez son más los que apuestan por comprar un router, bien porque no lo incluye el proveedor, o bien por querer uno de mayor calidad. Surge una pregunta, ¿cuántos dispositivos diferentes se pueden conectar a un router? ¿Hay un número máximo? ¿Depende del router?

En su momento, el único ordenador que había en casa podía conectarse al router por cable sin ningún tipo de problema. Sin embargo, la necesidad de que cada usuario tuviera un ordenador propio, y el auge de la tecnología WiFi, empezó a hacer crecer la cantidad de dispositivos conectados a un router WiFi. Hoy en día, en una casa en la que conviven cuatro personas, es fácil que se alcancen fácilmente los 12 dispositivos: un ordenador, un tablet, y un smartphone por cada usuario. Y no es raro que alguno de ellos tenga ordenador sobremesa, y portátil, o varios smartphones. A lo que todavía habría que sumar dispositivos en red como videoconsolas fijas, portátiles, reproductores de vídeo, o incluso cadenas musicales. Y llegando más allá, nos encontramos los discos duros en red, los relojes inteligentes e incluso los electrodomésticos en aquellas casas más avanzadas.

¿Puede un router ser capaz de soportar todo eso?

Bueno, en teoría, no es algo que os deba preocupar a la hora de comprar un router. Hay un valor teórico absoluto de conexiones simultáneas que un router puede llegar a mantener, y es de 65.625. No obstante, no deja de ser un valor teórico que no hemos que tener en cuenta cuando hablamos de conectar dispositivos como smartphones, tablets u ordenadores. El máximo de conexiones posibles se fija en torno a las 800, teniendo en cuenta las conexiones de cierre y apertura. Así, no vas a tener problemas en casa en lo que respecta al número de conexiones.

¿Por qué elegir un router de mejor calidad?

Por diversas razones. Supongamos que tenemos disponibles dos routers que cuentan con las mismas características técnicas, o sea, que nos ofrecen lo que nosotros estamos buscando, y que tienen precios diferentes. La diferencia de precio podría deberse a que hay una diferencia de calidad, que podría estar relacionada con los materiales o la construcción de ese router. Eso no va a limitar el número de conexiones que nuestro router sea capaz de administrar, pero sí que puede provocar recalentamientos más frecuentes, lo que llevaría a caídas de nuestra red WiFi, o a reseteos del mismo.

¿Cómo influyen los dispositivos que conectamos?

Por otra parte, debemos tener en cuenta que cuando conectamos muchos dispositivos al mismo router, se pueden producir situaciones que no esperábamos. ¿Sabemos qué protocolos de conexión aceptan cada uno de los dispositivos? Es probable que hayáis visto que vuestro smartphone es capaz de funcionar en WiFi b/g/n/ac o algo por el estilo. De todos esos, el ac es el más moderno, el n es también relativamente reciente, y el g es uno de los más utilizados, aunque algunos dispositivos todavía funcionan con WiFi b. El problema es que si conectamos un dispositivo que funcione con el protocolo WiFi b a un router en el que hay otros 16 dispositivos conectados, por ejemplo, no importa si todos estos funcionan con WiFi g. El router se ve obligado a trabajar en el protocolo aceptado para WiFi b, y lo hace en toda la red, por lo que hace que toda la instalación tenga que funcionar en ese modo. Es importante tener esto en cuenta. Una buena solución es contar con dos routers, y procurar que todos nuestros dispositivos que operen en un protocolo antiguo, se queden en un único router dedicado a eso.

 

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });