Diez consejos útiles para poder presumir de DVD

Es probable que muchos de nuestros lectores estén haciendo sus pinitos con los programas de edición de vídeo y autoría de DVD. Les recomendamos seguir una serie de consejos a la hora de crear un buen DVD-Vídeo con nuestros propios contenidos

Diez consejos útiles para poder presumir de DVD

13 junio 2008

Contenidos interesantes

No os asuste cortar escenas en vuestras películas familiares, de vacaciones, con amigos, etc. Las tomas largas acaban cansando al espectador, por lo que es mejor evitar escenas que no aportan demasiado, lo que mejorará el ritmo de nuestro contenido.

Esfuérzate en los menús

Será lo primero que se vea, así que trata de crear una presentación vistosa y llamativa. Los programas avanzados incluyen muchas utilidades para potenciar el diseño de verdaderas maravillas en cuestión de menús, pero con programas más sencillos también es posible ofrecer un menú atractivo y funcional.

Menús y botones animados

Algunas de las aplicaciones –sobre todo, las comerciales– disponen de la opción de poner fondos de menú que estén animados, e incluso en ciertos casos se incluyen plantillas con menús en movimiento que son tremendamente llamativos, aunque, si exageramos, podemos distraer la atención del contenido real. Los botones animados también son otra opción interesante y suelen mostrar unos pocos segundos del vídeo al que accederíamos al pulsarlos.

Organización ante todo

No «apelotones» todo el contenido en un único menú en el DVD. Si dispones de muchos vídeos, trata de agruparlos por temática o contenido haciendo uso de los submenús.

Menús de escenas

Seguro que muchos habréis comprobado lo útil que resultan a veces los menús de escenas de una película, que nos permiten acceder a un punto concreto que destacaba por alguna razón. Esos «capítulos» del vídeo pueden ser generados desde estas aplicaciones y podremos crear un submenú propio de escenas de cada vídeo para poder acceder a las escenas más interesantes y divertidas de nuestros vídeos desde el menú del DVD.

Banda sonora original

Al navegar por los menús, es de agradecer que estos estén aderezados con alguna canción que nos guste y que, a ser posible, se encuentre también relacionada con el contenido de cada submenú, e incluso que tenga el ritmo y tono adecuado según el DVD que queramos.

Subtítulos y audio

Las opciones para incluir subtítulos y cadenas de audio adicionales (bandas sonoras, idiomas alternativos de doblaje) suelen ser interesantes para los estudios de cine, pero no los despreciéis tan pronto: ¿por qué no insertar con un micrófono nuestra propia «versión del director» con comentarios a lo largo del vídeo? Y los subtítulos pueden servir incluso para identificar lugares y momentos especiales, si es que se nos ha olvidado señalarlos durante la edición del vídeo.

Presentaciones de fotos

Aunque estos programas incluyen asistentes para la creación de slideshows con imágenes y músicas de fondo, normalmente no disponen de muchas opciones, e incluso limitan cosas como el número de fotos que se pueden insertar en cada presentación, que suele ser de 99. Si te gustan especialmente estos vídeos con zooms y transiciones específicas, es mejor producirlas con aplicaciones concretas, como los propios editores de vídeo e incluso programas integrados en los sistemas operativos, como iPhoto en Mac OS X o la Galería Fotográfica de Windows Vista, por poner ejemplos.

Compresión mínima, calidad máxima

A la hora de finalizar los proyectos, es posible que el DVD generado ocupe más de los 4,34 Gbytes que admite un DVD convencional, seguramente por los parámetros de compresión que habéis elegido. En este caso, tenéis varias opciones, desde rehacer el DVD eligiendo una compresión más alta –y reduciendo la calidad– o bien una idea interesante: utilizar aplicaciones como DVDShrink (www.dvdshrink.org) para que ellas se encarguen de todo el proceso y nos generen un DVD que aproveche al máximo el tamaño de estos discos y que además mantenga la calidad óptima.

Compruébalo todo antes de grabar

Los simuladores de DVD de estas aplicaciones permiten previsualizar cómo se comporta el disco que estamos generando y, de este modo, podremos detectar errores en el diseño y, sobre todo, errores en las funcionalidades: que un botón no vaya donde queramos, que la música no suene bien, que un menú no aparezca cuando tiene que aparecer, etc.