Haz que tu PC se encienda más rápido con estos sencillos trucos

Win10

16 marzo 2016

¿Quieres que tu PC se encienda más rápido? Siempre es posible ganar unos valiosos segundos en cada arranque recurriendo a soluciones de optimización como CCleaner o TuneUp, pero en este caso nos centraremos en las opciones que incorpora Windows al respecto.

Lo más básico para lograr que el PC no malgaste tiempo al iniciar sesión tiene que ver con dos trucos presentes en Windows: la activación del inicio rápido y la deshabilitación de aplicaciones que se ejecutan con cada arranque del sistema.

Activa el inicio rápido en el Panel de control

Una de las mejores formas de lograr que el PC tarde menos en encenderse es activando el arranque rápido. Para hacerlo en Windows 10, basta con que entres en Panel de control\Hardware y sonido\Opciones de energía\Configuración del sistema (o en su defecto, que busques en la barra de búsqueda “opciones de energía” y entres en “Elegir el comportamiento de los botones de inicio/apagado”).

Una vez allí, busca el último submenú de todos los que se muestran (“configuración de apagado”) y marca la casilla “Activar inicio rápido (recomendado)”. De esta forma, Windows 10 se encenderá más rápido que nunca, ya que está optimizado para tal fin.

Inicio rápido

Si ves que el sistema no te deja activar esta casilla, simplemente tendrás que pulsar antes sobre “cambiar la configuración actualmente no disponible” (situado en esta ventana al comienzo del todo), de manera que puedas desbloquear los cambios.

Evita que se carguen determinados programas en cada arranque

La otra forma más eficaz de acelerar el inicio de tu PC es deshabilitando la carga de determinados programas que se ejecutan automáticamente (aunque sea en segundo plano) al encender el ordenador.

Para saber cuáles se comportan de esta manera, simplemente entra en el administrador de tareas (pulsando Ctrl+Alt+Supr y seleccionando este menú) y pincha en la pestaña “Inicio”.

Deshabilitar

Desde ahí, podrás ver qué aplicaciones están habilitadas por defecto y, lo más importante, el impacto que provocan en el inicio de tu PC. Te recomendamos, eso sí, que solo deshabilites aquellas que sepas que no son imprescindibles. Por ejemplo, los drivers de audio es conveniente que se carguen siempre (a menos que no uses altavoces para nada), mientras que otros programas en segundo plano como Dropbox puede que te sea más interesante desactivarlos (de manera que solo se ejecuten cuando realmente lo necesites).

Como puedes comprobar, se trata de dos trucos sencillos para acelerar tu PC, pero ante todo eficaces.