Estabiliza tu sistema

Con estos consejos, y ya instalado el sistema operativo, empezaréis a trabajar de forma estable. Si los componentes de la placa base, subsistema gráfico y demás son comunes, el SO habrá instalado los controladores adecuados que los rigen sin problema

Eloy García Almadén

Estabiliza tu sistema

13 septiembre 2009

NIVEL: Intermedio

Vamos a daros una serie de consejos muy prácticos para que, una vez instalado el sistema operativo, podáis empezar a trabajar con él de una manera estable. Si los componentes de la placa base, subsistema gráfico y demás son comunes, seguramente el SO haya podido instalar los controladores adecuados que rigen cada uno ellos sin problemas.

Sin embargo, muchos necesitarán la instalación de sus drivers propietarios para sacarles el máximo partido. Es por ello que siempre viene muy bien tener a mano el CD de instalación que viene junto con el PC cuando lo compramos. Si ese no es tu caso o has perdido el CD y necesitas reinstalar Windows, no desesperes.

Como esta tarea puede resultar un tanto ardua, te recomendamos que antes de nada te dirijas hasta Inicio/Configuración/Panel de control/Sistema/Hardware/Administración de dispositivos y hagas una captura de pantalla o apuntes el nombre y el modelo de los componentes más problemáticos: adaptadores de pantalla, adaptadores de red o dispositivos de sonido.

Si es demasiado tarde y no dispones de esta información, lo mejor será abrir el PC y buscar el nombre de la placa base. Normalmente suele venir serigrafiado en la parte central de la placa, como podéis ver en esta otra instantánea (ver imagen adjunta). El siguiente paso será buscar en Internet los controladores asociados con este modelo.

Si es una placa de una marca conocida (Asus, Gigabyte, MSI, etc.) también podrás entrar en la página web del fabricante, donde normalmente suelen tener estas aplicaciones recopiladas y disponibles para ser descargadas en línea.

Un caso especial será el del hardware acoplado de manera adicional, como por ejemplo una tarjeta gráfica, de sonido, de televisión o WiFi. Esta vez también tendremos que tener muy claro el modelo e ir directamente a la página web de la compañía desarrolladora para obtener el controlador apropiado para el sistema operativo que se haya instalado.

Recuerda que, a pesar de que tengas del CD original, nunca está de más recurrir a este tipo de repositorios, ya que disponer de la versión más reciente de cualquier controlador asegura, en líneas generales, un mejor comportamiento del dispositivo y la corrección de aquellos fallos que han ido resolviéndose desde la versión inicial.