¿Por qué falla el WiFi?

Ahora hay tarjetas y puntos de acceso/routers WiFi compatibles con estándares dispares (802.11b/g/a/n), frecuencias de 2,4 y 5 GHz, y tecnologías propietarias que mejoran cobertura o prestaciones de los estándares 802.11b y 802.11g

Enrique Sánchez rojo

¿Por qué falla el WiFi?

19 septiembre 2009

NIVEL: Intermedio

Cuando teníamos el estándar 802.11b o el posterior 802.11g, la fiabilidad tanto de los puntos de acceso, como de las tarjetas inalámbricas era realmente elevada. Sin embargo, actualmente encontramos tarjetas y puntos de acceso/routers WiFi compatibles con estándares tan dispares como 802.11b/g/a/n, frecuencias de 2,4 y 5 GHz, y diferentes tecnologías propietarias que algunos fabricantes han implementado para mejorar la cobertura o prestaciones

El resultado es que, mientras que algunos portátiles se entienden perfectamente con nuestro punto de acceso, resulta complicado con otros equipos. Cortes de conexión frecuentes que nos obligan a reiniciar el portátil o desactivar/activar la tarjeta WiFi, bajas prestaciones o la imposibilidad de conectarnos a ciertas redes WiFi.

Las causas pueden ser varias. A veces solo es cuestión de actualizar el firmware del punto de acceso o el controlador de la tarjeta inalámbrica. Otras tendremos que volcarnos a fondo con la configuración del punto de acceso. Nuestro consejo es partir de lo más básico, e ir complicando las cosas. Es decir, empezar por ajustar el estándar WiFi exclusivo utilizado por el punto de acceso al más antiguo (802.11b u 802.11g), desactivar la seguridad por completo de forma temporal y probar con todos los valores por defecto.

A partir de ahí, ir haciendo pruebas, añadiendo primero la seguridad WEP, después la WPA (la más recomendable hoy día), y por último aumentar las prestaciones de la red, activando los modos 802.11n o los que mejoran las prestaciones del WiFi. Así podremos comprobar a partir de qué momento se produce el fallo y, de esta forma, ajustar la configuración del punto de acceso para que todo funcione.

Otra opción es cambiar el punto de acceso inalámbrico por otro más seguro/estable. El AirPort Extreme de Apple, por ejemplo, se distingue por ser uno de los más estables y confiables en el segmento SOHO (que no de los más rápidos o de mayor cobertura), siendo compatible tanto con Windows como con Mac.

Temas Relacionados
Loading...