Gracias a Synergy maneja dos equipos como si fueran uno solo

Gracias a esta aplicación (Synergy) vamos a poder disponer de varios equipos de una manera tan natural y tan sencilla que lograremos olvidarnos de que no estamos ante un solo ordenador. Tendremos un teclado, un ratón, pero varios PC

Ángel Puntero Méndez

Gracias a Synergy maneja dos equipos como si fueran uno solo

30 septiembre 2009

Si disponemos dee más de un PC para usar al mismo tiempo, nos daremos cuenta de que alternar entre ambos es bastante tedioso y poco productivo. Con Synergy 1.3.1. podemos configurarlos para que, con un solo ratón y teclado, seamos capaces de controlarlos del mismo modo en el que manejamos un solo ordenador y dos monitores extendiendo el escritorio. Simplemente arrastrando el puntero a un lateral de la pantalla veremos cómo salta este entre uno y otro equipo.

Además, una de las mayores comodidades que proporciona es la de compartir también el Portapapeles, teniendo la posibilidad de copiar y pegar texto e imágenes entre ambos equipos.

Es posible conectar máquinas con distintos sistemas operativos (Windows, Linux y Mac), sin embargo, el requisito indispensable para utilizar Synergy es que los equipos se encuentren conectados en red. En este paso a paso vamos a enlazar dos sistemas Windows.

Paso 1

Elige el servidor

Debemos elegir un equipo para que haga de servidor, este será al que se conecten el resto como clientes y el poseedor del teclado y ratón a compartir. Como norma general, optaremos por el que usemos más frecuentemente.

Si tenemos activado el Firewall de Windows, debemos añadir una excepción para que Synergy sea capaz de recibir las conexiones entrantes, para hacerlo, iremos a Panel de Control/Firewall de Windows, una vez aquí, dentro de la pestaña Excepciones, seleccionaremos Agregar Programa y añadiremos Synergy a nuestra lista. Si usamos otro programa de cortafuegos, también deberemos asegurarnos de realizar los ajustes convenientes.

Una vez instalado Synergy en nuestro servidor, lo ejecutaremos y, en la primera pantalla, marcaremos la opción Share this computer’s keyboard and mouse(server), y pulsaremos el botón config, ya que todos los parámetros de configuración se establecen en el servidor.

Paso 2

Añade tus pantallas

El primer paso de la configuración consiste en agregar todos los ordenadores que vamos a usar.En este sentido, debemos conocer el nombre de cada equipo, si no lo sabemos, podemos consultarlo o cambiarlo dentro de Panel de Control/Sistema, en la pestaña Nombre de equipo.

Una vez hayamos tomado nota de los nombres, pulsaremos la tecla + para alcanzar una pantalla donde introduciremos el nombre del primer equipo. Luego, pulsaremos OK. Repetiremos este proceso para todos los ordenadores que deseemos añadir.

Es importante tener en cuenta en el momento de la conexión que, si notamos algún tipo de comportamiento extraño con las teclas Bloq Mayus, Bloq Num o Bloq Despl, deberemos volver a estas opciones y marcar las casillas correspondientes para activar la comunicación bidireccional.

Paso 3

Crea los enlaces

Completado el proceso de agregar los equipos, es el momento de crear los puntos de enlace para saltar de una pantalla a otra. La configuración más común para dos dispositivos es tener una junto a otra, de forma que, saliendo por la derecha de la situada más a la izquierda, entremos a la segunda y viceversa. Sin embargo, podemos colocar más de dos y configurarlas de la manera que más nos convenga.

En la parte inferior del menú que vimos en el paso anterior, en los primeros desplegables, elegiremos el nombre de la pantalla situada a la derecha y seleccionaremos que su lateral izquierdo vaya a nuestro monitor izquierdo. También veremos unos porcentajes en los que podemos ajustar los tamaños de las zonas vinculadas. Tras ajustar los parámetros, pulsaremos +.

Como es de esperar, deberemos realizar la misma acción pero en sentido contrario para nuestra otra pantalla y, así, poder mover el ratón en ambas direcciones. Una vez terminada la configuración, procedemos a guardarla haciendo click en OK y volviendo a la pantalla principal. Ya estamos en disposición de iniciar nuestro servidor, así que pulsaremos Start y Synergy se minimizará a la bandeja de sistema quedando a la espera de conexiones.

Paso 4

Conecta los clientes

Con nuestro servidor corriendo llega el momento de conectar el/los cliente/s. Deberemos instalar el programa en él/ellos y, tras ejecutarlo, en la pantalla principal, seleccionaremos la opción Use another computer’s shared keyboard and mouse (client), anotaremos el nombre de equipo del servidor y pulsaremos el botón Start.

Si todo ha ido correctamente, Synergy se minimizará y veremos su icono en la bandeja de sistema con un rayo amarillo. A partir de este momento, podremos mover el ratón del servidor para ver cómo pasa de una pantalla a otra. En el caso de que no se haya podido realizar la conexión, aparecerá una consola indicándonos el error y será necesario tanto revisar la configuración como comprobar que los equipos estén correctamente conectados a la red local.

Paso 5

Configura y olvida

Dado que solo vamos a usar un teclado y ratón, nos interesa que cada vez que se inicien los ordenadores, estos se conecten entre sí automáticamente sin tener que lanzar Synergy en cada uno de ellos. En la pantalla principal, pulsaremos el botón autostart, nos encontraremos con un diálogo con mucho texto, pero tan solo dos botones, el primero instalará esta característica para el usuario actual y el derecho hará lo propio con todos los usuarios del equipo.

¿Hardware o software?

Estamos ante un caso interesante, ya que mediante el uso de un programa podemos emular el mismo trabajo que haría un aparato físico: un switch KVM (Siglas de Keyboard Video Mouse), un dispositivo que nos permite controlar varios ordenadores utilizando un único teclado, un monitor y un ratón. Estos dispositivos se conectan a los puertos correspondientes de la CPU y nos permiten alternar entre ellas mediante un interruptor sin necesidad de cambiar los periféricos a mano.

Por lo tanto, podríamos considerar Synergy un KVM virtual, que nos ofrece ciertas mejoras como son: compartir el Portapapeles, crear la ilusión de trabajar con un único escritorio y la nada despreciable ventaja de ahorrarnos un buen puñado de cables. Sin embargo, puede interesarnos usar un KVM físico en el caso de que queramos utilizar una sola pantalla para controlar varios PC o si estos no se encuentran en la misma red.