Guba, capacidad y calidad

En este servicio de streaming, encontramos una nueva alternativa para alojar nuestras propias producciones de vídeo con pocas limitaciones. La única condición que encontramos es que el vídeo no ocupe más de 500 Mbytes

Carmen González

20 febrero 2009

En contrapartida, no disponemos de unas opciones de privacidad ajustables, de forma que cualquier vídeo subido es público automáticamente; tampoco disponemos de un feed para disponer de nuestros canales favoritos al instante, como podemos ver en otros servicios.

El coste es gratuito y, al menos de momento, no dispone de ninguna ventaja premium. En la visualización del vídeo, el usuario tendrá la capacidad de poder ver cualquier contenido en diferentes tamaños de pantalla, completo incluido, y varias formas de compartirlo con gente de fuera. Es factible incluso ver el vídeo desde fotogramas concretos.

Un punto a favor de esta propuesta es que separa claramente el contenido adulto del resto de categorías y, si buscas en una sección determinada, no te vas a encontrar con desagradables sorpresas. Por lo demás, podríamos decir que existen opciones más amplias en otros servicios, como Megavideo o blip.tv, si es que no utilizamos archivos excesivamente grandes.