Guía rápida de resolución de problemas informáticos

1 abril 2014

 Cada pocas semanas tenemos la oportunidad de ver a ese sobrino hábil con los dispositivos electrónicos que tiene una gran facilidad para solucionar cualquier problema que tenemos con el ordenador, el móvil o el tablet. ¿Qué hace que para él sea tan fácil solucionar esos problemas? Os lo resumimos en esta pequeña guía sobre resolución de problemas informáticos.

1.Comprueba lo más básico 

Los ordenadores necesitan electricidad, los móviles tienen que tener batería, las aplicaciones tienen que estar en ejecución, el WiFi tiene que estar activo para poder conectar… son cosas elementales que siempre hay que tener en cuenta cuando algo falla. Por ejemplo, supongamos que queremos configurar un router WiFi, y que necesitamos para ello utilizar nuestro ordenador. Se nos dice que entremos a una dirección, 192.168.1.1. Nosotros escribimos esa dirección en el navegador y pulsamos Enter, diciéndonos el navegador que no se puede encontrar la página. ¿Por qué? Te has asegurado de que el router está conectado al ordenador de alguna forma? Si no lo está, ¿cómo esperas poder configurarlo? Muchos manuales comienzan diciendo cosas como “comprueba que el ordenador está enchufado”. A todos nos hace gracia e incluso pensamos que es una tontería, pero lo cierto es que un gran porcentaje de errores ocurre por cosas de este tipo. Pensemos en lo más sencillo que pueda ser, lo más trivial, y comprobémoslo, pues es fácil que ahí esté el error.

2.Ten paciencia

Lo que diferencia al que soluciona todos los problemas con dispositivos electrónicos del que no,es que este último no tiene paciencia, y se agobia. En lugar de dejar que cada uno de los pasos que va dando tenga efecto, está dispuesto a repetir alguno de ellos para conseguir que se ejecute. Un ejemplo muy simple es el de activar el WiFi en un móvil. Al darle al botón, este tarda en cambiar de inactivo a activo. Si no somos un poco pacientes, podríamos pensar que tarda porque no ha detectado que le hemos dado, decidiendo así volver a pulsar. Es un gran error,porque entonces se activará y desactivará, y podemos entrar en un bucle que al final no comprendamos.

3.Ni el móvil ni el fabricante tienen la culpa

Otra de las cosas que suelen hacer los que tienen poca paciencia es culpar al móvil, o al fabricante del mismo, de los problemas que tiene. Antes se les criticaba cuando un móvil no funcionaba, ahora se les critica cuando un móvil tiene una mala interfaz de usuario y poco intuitiva, cuando en realidad, somos nosotros los que no sabemos utilizarlo. Es cierto que aveces los fabricantes podrían mejorar todos estos procesos, y que los ingenieros no suelen destacar por crear sistemas muy claros, pero no es culpa suya que tú no sepas configurar un móvil. Culparlos tampoco va a solucionar nada. Así, evita culpar a otros, pues eso solo te llevará a no conseguir solucionar el problema.

4.Usa el sentido común antes de ir a por el manual

Los manuales están hechos para que aprendamos a utilizar o configurar un dispositivo, pero no están hechos para solucionar un problema. Son manuales que incluyen muchísimas cosas, y que en ocasiones son difíciles de entender cuando queremos que algo funcione ya. Por ello,antes de ir a por el manual, es mejor utilizar el sentido común. En muchas ocasiones, es mejor aprender a leer y fijarse en los elementos de la pantalla. Lee los títulos, mira los iconos, desplázate entre los menús, entre las distintas secciones del menú de configuración… todo eso no va a estropear el dispositivo, pero sí te va a ayudar a tener un conocimiento general de todas las posibilidades que tienes. Y en ocasiones, va a ser todo lo que necesites para solucionar el problema. Un ejemplo podría ser el de la configuración APN de un smartphone, que tenemos que realizar cuando tenemos contratada una línea con un operadora que nos exige realizar la configuración manualmente. Una vez que hemos introducido todos los datos como nos dice el operador, el móvil sigue sin conectar. Podemos llamar al operador, mirar el manual, reconfigurarlo todo bien de nuevo. O podemos hacer otra cosa. Navegar entre todos los menús.Esto último nos lleva a descubrir un botón que ponía Conectar, y que no habíamos visto. Un botón que soluciona todos los problemas.Ni los manuales ni la persona del servicio técnico que te está atendiendo, van a tener sentido común, así que es necesario que sea una cualidad que aportes tú.

5.Apaga y enciende

Es importante que no te olvides de que los dispositivos electrónicos, cuando han sido configurados, es posible que necesiten volver a iniciarse para funcionar correctamente. Uno pensaría que es algo que los fabricantes podrían integrar de forma predeterminada, pero no ocurre nunca así. Por ello, cuando algo no funcione, prueba simplemente a apagarlo y encenderlo, pues eso podría solucionar el problema, o quizás, te permita conocer qué es lo que causa dicho problema. Por ejemplo, podría ocurrir que conectáramos un mando de videojuegos a un ordenador, se descargaran los drivers, y se instalaran, pero no pudiéramos utilizar el mando para jugar. Reiniciar el ordenador podría solucionar dicho problema sin mayor complicación, y al final se tarda mucho menos que en buscar una solución que no existe.

6.Busca en Internet

Es complicado que seas la única persona en el mundo a la que le ha ocurrido ese problema. Así, busca en Internet información relacionada con el problema que te hayas encontrado. “Mi Motorola Moto G se ha apagado y no se enciende aunque está cargando”, parece una frase muy larga, pero el que haya hecho esa pregunta en un foro habrá utilizado palabras parecidas, y Google será capaz de encontrar la información. Es posible que alguien le haya dado ya soluciones, o como mínimo, le habrán dado ideas de cómo solucionar el problema.

7.Busca en el manual

Si no encontráramos nada en Internet, es que es de complicada solución. No sería nada malo recurrir entonces al manual. Este contiene la información sobre cómo utilizar el dispositivo o el programa en cuestión. Es posible que contenga la solución a algunos problemas que se suelan dar, o bien que encontremos información relacionada con cómo resetearlo, e iniciar la configuración desde cero.

8.Llama a alguien especializado

Por último, en caso de que no consigamos solucionar el problema, siempre podemos recurrir a otra persona. Alguien que esté especializado, o bien alguien que tenga conocimientos de informática. Es posible que pensemos que no tiene solución ninguna, pero también es muy posible que esa persona se dé cuenta de algo que nosotros no. En ocasiones, más que centrarse en solucionar algo, es mejor dejar que otro lo intente, pues puede que él, sin el agobio y con mucha más paciencia, llegue a una solución en muy poco tiempo.

Loading...