Imágenes HDR: Fotografías de altos vuelos

Nos referimos a conseguir imágenes de tipo High Dinamic Range, es decir, imágenes de alto rango dinámico lo que, para entendernos, significa que el resultado combina el detalle tanto de las zonas de sombra como de las luces para ofrecer resultados espectaculares

Imágenes HDR: Fotografías de altos vuelos

5 diciembre 2008

Esto es algo que es muy difícil conseguir directamente en la toma, puesto que las cámaras tienen un rango dinámico limitado. En escenas con un fuerte contraste entre zonas, mientras que nuestro ojo (gracias a su rapidez) es capaz de darnos la ilusión de ver todo correctamente iluminado, el sensor sólo puede reflejar correctamente un cierto intervalo de luz. Así, definiendo la exposición de la toma, determinaremos qué zona quedará bien expuesta y cuál quedará quemada (porexceso de iluminación) o, por el contrario, totalmente oscura.

Este tipo de situaciones de alto contraste es bastante frecuente. Sucede por ejemplo cuando fotografiamos un paisaje en sombra con un cielo muy luminoso al fondo, situación en la cual es prácticamente imposible conseguir que el paisaje se vea correctamente y al mismo tiempo aparezca un atractivo cielo azul.

Otro ejemplo son los típicos retratos de vacaciones con algún monumento a nuestra espalda y donde, por el mencionado contraste entre zonas, suele aparecer con una parte oscura o quemada. Para obtener resultados satisfactorios, os mostraremos cómo solucionarlo.

Paso 1

Requisitos previos

Para obtener nuestra propia imagen HDR necesitaremos partir de al menos dos fotografías con los detalles de las distintas zonas de contraste: básicamente, bastará una que refleje el detalle de las altas luces y otra el de las sombras.

Para conseguir estas imágenes, lógicamente, deberemos realizar varias instantáneas en el escenario (aunque veremos cómo es posible hacerlo con una sola si se encuentra en formato RAW) que deben ser exactamente iguales en cuanto a la composición.

Para ello habrá que recurrir a un trípode, aunque, si la luz no escasea, también servirá una serie de disparos consecutivos utilizando el modo ráfaga de la cámara. En ambos casos lo combinaremos con una exposición en bracketing, también conocido como horquillado automático de exposición.

Éste es un modo que incorporan las cámaras réflex (y algunas compactas avanzadas) y que permite tomar varias fotos consecutivas, siendo la propia cámara la que cambia la exposición a lo largo de un intervalo fijado por nosotros. Para evitar problemas de perspectiva, hay que procurar que lo que varíe sea la velocidad de obturación en vez de el diafragma, por lo que lo ideal es poner la cámara en modo de prioridad al diafragma.

Paso 2

El imprescindible procesado

Una vez conseguidas las fotos, lo siguiente es el procesado, un paso crucial que se puede realizar a través de distintos programas. Algunos como Photomatix HDR (www.hdrsoft.com) son muy populares por su facilidad de uso y buenos resultados pero su versión de demostración inserta en el resultado unas molestísimas marcas de agua, así que, a menos que queramos pagar los 99 dólares que cuesta su licencia, buscaremos otros métodos.

La posibilidad «gratis total» pasa por usar Qtpfsgui (http://qtpfsgui.sourceforge.net) que es gratuito pero mucho menos intuitivo que el anterior y, por tanto, complicado de usar y manejar. En consecuencia, lo mejor será recurrir a Photoshop que, desde la versión CS2, ya incluye una herramienta para este tipo de fotos.

Ésta, localizada en la ruta Archivo/Automatizar/Combinar para HDR, funciona de manera casi automática pero no siempre ofrece los mejores resultados. Por ello, vamos a ver cómo conseguir el mismo efecto de una forma igualmente sencilla pero controlando el proceso para una mayor eficacia.

Paso 3

Partiendo de una imagen RAW

Si no tenemos varias imágenes que combinar o las que hemos obtenido no son válidas, tenemos otra opción para conseguir una imagen de alto rango dinámico partiendo de una sola fotografía siempre y cuando hayamos tomado ésta en formato RAW (disponible en cámaras réflex y algunas compactas de gama alta).

Este formato guarda toda la información de la toma tal cual y, por tanto, permite un procesado posterior de la foto en el PC durante el cual es posible variar la exposición de la foto en varios niveles. Así, lo que haremos será partir de esa única imagen (expuesta para las luces medias) y tocar los niveles de exposición para conseguir las fotos con las características ya mencionadas.

Paso 4

Manos a la obra

Como decíamos, necesitaremos al menos dos fotografías que abriremos en Photoshop. Lo primero será arrastrar la imagen más oscura sobre la clara pulsando Mayúsculas para que una se sitúe exactamente sobre la otra. En la ventana de capas veremos cómo la imagen oscura queda sobre la clara, que hace de fondo.

A continuación, activamos la capa de arriba y creamos una máscara de capa haciendo clic en el correspondiente icono. Pinchamos ahora en la capa de abajo y pulsamos Ctrl+A para seleccionar todo y Ctrl+C para copiarlo.

Ahora, hay que pegarlo en la máscara de capa antes creada, para lo cual la seleccionamos haciendo clic, con la tecla Alt pulsada, en el cuadrado que la representa. Nos aparecerá una imagen en blanco, haremos Ctrl+V y entonces aparecerá la imagen que estamos tratando en Blanco y Negro.

Paso 5

Desenfocando la máscara

Enseguida, nos dirigiremos al menú Filtro/Desenfocar/Desenfoque gausssiano... En la ventana de este filtro podremos elegir el nivel de desenfoque, lo cual va a gusto del consumidor y, sobre todo, dependerá mucho de las características de la imagen.

Para este caso, nosotros lo hemos fijado en 30 píxeles (en principio, cuanto más alto, más natural será el resultado). Pinchamos sobre cualquiera de las capas y ya veremos nuestra imagen casi terminada. Y decimos casi porque lo ideal será retocar un poco los niveles de ambas capas.

En nuestro ejemplo, además, vamos a subir la saturación de la capa de luces (Ctrl+U) para conseguir un cielo más espectacular. También es conveniente jugar un poco con la opacidad de la capa superior para ver los posibles resultados.

Paso 6

Cuida todos los detalles

Para resaltar pequeñas zonas, pincharemos sobre la máscara de capa y cogeremos la herramienta Pincel, asegurándonos de pintar en negro sobre blanco. Elegimos el tamaño de pincel adecuado a la zona a destacar, bajamos la opacidad de esta herramienta y pintamos con cuidado sobre la zona en concreto. Ahora sí que estamos terminando. Bastará con acoplar las capas (Capa/Acoplar imagen) y con esto ya tendremos nuestra imagen terminada.