La importancia del guión

CURSO «CREACIÓN DE VIDEOJUEGOS». Lección 1/29 (PCA#190): la historia. Lo primero de lo que nos debemos preocupar al sentarnos a crear un videojuego es la historia que vamos a contar. Te enseñamos cómo crear un guión de videojuego y que no te abucheen al leerlo

Daniel González (Diseñador de videojuegos)

La importancia del guión

2 agosto 2009

NIVEL: Intermedio

En este primer tutorial vamos a intentar dar las pautas básicas para que cualquier persona creativa y con ganas pueda empezar a crear un videojuego desde la parte más importante: el guión. Luego quedará mucho trabajo por hacer, pero por lo menos habremos asentado firmemente los cimientos.

Antes de entrar en materia aclaremos para los neófitos qué entendemos por guión. Se trata de la parte narrativa de un videojuego, es decir, la historia (sí, eso de lo que carecen la mayoría de juegos actuales).

Un guión de videojuego se divide en dos partes: lo que llamaríamos storyline, que sería un resumen de entre cinco y ocho páginas, y el guión detallado que, bien hecho, debería tener entre 90 y 120 páginas. Para este práctico nos vamos a centrar en el «alma» del proyecto, que no es otro que la storyline.

Paso 1

Primeros conceptos

Lo primero que debemos tener claro es la diferencia entre una novela y un guión de videojuego. La novela es una estructura narrativa cerrada en la que el lector imagina lo que le propone el autor. Por su parte, un videojuego lo controla el usuario a través de mecánicas interactivas y hay que incitarle a resolver ciertos enigmas y a crear situaciones jugables.

A continuación, pasamos a definir de qué género va a ser nuestro videojuego. Cada uno tiene una estructura narrativa distinta y unos elementos condicionan el guión de una determinada manera. A continuación os mostramos cómo debe ser la estructura en los géneros clásicos.

* Acción en tercera persona y shooters. Hay que escribir una trama sólida parecida a la de una novela, ya que tenemos que conseguir que el jugador se identifique con una persona y haga suya la historia. Al ser sólo un jugador podemos tener una estructura más lineal.

* Estrategia. En este género lo que prima es el universo por encima de los personajes. Si es histórico, hay que describir bien la civilización y su entorno, y si es futurista hay que crear una ambientación, los planetas, las naves, etc. y después desarrollar una historia con un personaje o ejército concreto para crear lo que se denominan Campañas.

* Rol, cooperativos y on-line. Son los juegos más complicados porque necesitan una profundidad de historia más extensa al apoyarse mucho en la trama. Este género sería una mezcla de los dos anteriores, pero con algo que lo complica aún más: hay muchos jugadores al mismo tiempo y necesitas crear una trama con multitud de ramificaciones y personajes que pueden interferir en la historia principal.

* Deportes. Poco podemos decir de él salvo recomendaros comprar un libro de reglamento del deporte en cuestión y empollárselo a fondo.

* Combate. Es el género más sencillo. Al ser un combate por rondas lo importante es definir muy bien a cada personaje y luego escribir la historia y reglas del torneo. Se puede decir que la trama la escribe el jugador en cada partida.

Una vez decidido el género y madurada la idea, es hora de empezar a escribir. Para nuestro ejemplo nos centraremos en uno de los géneros más comunes: los shooter y juegos de acción en tercera persona.

Paso 2

Define al protagonista

Enfrentarse a una hoja en blanco es muy difícil. Aunque se lleven varios años escribiendo tiene algo de titánico, algo de David contra Goliath. Lo que os recomendamos para ese duro trauma es que os fijéis en otros juegos, por ejemplo en clásicos como el Príncipe de Persia.

Por supuesto no lo decimos para que lo fusiléis sino para que los destripéis y analicéis: la historia de cada personaje, la trama principal, el mundo, los enemigos, el porqué de cada misión y, sobre todo, su unión con las mecánicas de juego.

La gran diferencia respecto a escribir una novela es que a la vez que escribimos el guión estamos trabajando en definir los entornos, los personajes, el flujo de misiones… Es decir, lo que el resto del equipo tendrá que hacer para crear el videojuego. Os recomendamos crear una serie de tablas con esos mismos nombres e irlos rellenando al tiempo que escribís la trama principal.

Empezaremos con nuestro héroe, el protagonista del videojuego. Hay que definir su carácter (solitario, atormentado, audaz…) y su historia de fondo; es decir, saber quién es, qué ha hecho antes de llegar a esa historia, por qué se involucra en la trama…

Una vez definido el personaje describimos el universo donde va a estar: las ciudades, los paisajes, si la historia trascurre en la costa o en las montañas. Para ser eficaz en esta parte es muy importante trabajar con tablas, auténticos cajones de sastre donde meter todo lo que se te ocurra.

Paso 3

La estructura narrativa

Una vez completados los datos del protagonista y su entorno, ya tenemos una idea mucho más clara sobre lo que hay que escribir. La estructura narrativa es muy similar a la de una novela, pero hay pequeñas diferencias.

* Sucesos. Hay que explicar los sucesos que propician la historia y, a ser posible, crear una historia anterior que dé profundidad.

* Implicación. El héroe está paseando con su noble corcel, por así decirlo, hasta que la historia le abofetea en la cara y tiene que resolver el misterio. Es decir, hay que decidir qué le pasa a nuestro protagonista para implicarse. Esta parte es fundamental ya que el jugador se va a identificar con el personaje y tiene que querer resolver ese misterio, no hacerlo por simple inercia.

* Argumento. El argumento consta, a su vez, de estructuras narrativas menores como son los episodios o incidentes, lo que en videojuegos llamamos misiones. Éstas afectan a la propia historia principal y el jugador puede resolverlas de muchas maneras y orden.

Por ejemplo, si el protagonista ha de encontrar una gema que le da un gran poder con el que vencer a un ser mitológico, esto ha de ser una estructura narrativa completa dentro de la trama, ha de tener su suceso, implicación, argumento y resolución.

Las misiones hay que tratarlas en definitiva como pequeñas historias dentro de una misma historia. En esta parte nos van apareciendo personajes. En cuanto nos aparezca uno, tendremos que ir a nuestra tabla de personajes y hacer lo mismo que con el héroe: destriparlo por separado y luego, cuando esté bien definido, meterlo dentro de la trama.

* Sorpresa. Algo fundamental en los videojuegos. Cuando la trama está perfectamente desarrollada hay que cambiarlo todo y demostrarle al jugador que ha sido engañado. Esto provocará una sorpresa en el usuario y permitirá comenzar otra historia y añadir más horas de juego.

* Desenlace. Conseguir un final sorprendente es realmente complicado pero aun así hay que conseguir que sea sencillamente genial. Deja toda tu imaginación para el final porque es lo que la gente recuerda, deja un buen sabor de boca y hace que tu proyecto sea un éxito.

Para esto hay varias maneras: o bien usar el «final Hitchcock», donde el misterio queda abierto y sin resolver (lo que te permite hacer segundas partes), o bien dejar al jugador que se imagine el final, o incluso crear una confusión para que nadie se imagine el final.

Paso 4

Mecánicas de juego

Una vez escrita la trama hay que adaptarla a lo que denominamos mecánicas de juego. Si tenemos una historia de un héroe dentro de un templo hay que escribir algo como que para desbloquear una puerta debe encontrar un trozo de un medallón que está abandonado en una antigua biblioteca; pero resulta que al llegar allí el techo se desploma sobre él y aparece en unas catacumbas repletas de esqueletos de antiguos monjes que le atacan para proteger el medallón…

Esta sencilla trama sería absurda en una novela pero cobra todo el sentido en un videojuego. Has creado la necesidad de encontrar algo y explorar un sitio. Al caerse el techo has demostrado que hay plataformas y que el escenario actúa sobre la historia, y luego hay acción y peleas; es decir ¡tenemos mecánicas de juego!

Paso 5

Revisión y reescritura

Sentimos decírtelo pero lo primero que escribiste no es bueno. Revísalo con calma, léetelo y reescríbelo cinco veces. Te recomiendo escribir mucho, ser autocrítico y, por supuesto, leer. Recuerda que los videojuegos se nutren continuamente de otras fuentes como novelas, películas de cine, series de TV…

Acabamos, pero antes deciros que esperamos que con estos cinco pasos seáis capaces de escribir un guión os animéis a participar en el concurso que os proponemos.

Temas Relacionados
Loading...