Kaspersky edición 2009

Una de las ventajas de esta suite de seguridad es la enorme capacidad de configuración y personalización que brinda a sus usuarios. A ello, debemos sumarle una interfaz muy clara e intuitiva, que viene claramente separada por categorías o elementos de peligro

David Onieva García

Kaspersky edición 2009

20 noviembre 2008

Paso 1

Sencillez de configuración

Nada más arranzar el software, contemplamos una interfaz que reúne a la izquierda las funciones principales (Protección, Análisis, Actualizar y Licencia) y despliega en la zona central los apartados donde se va ejercer la Protección: Antivirus, Vigilancia de aplicaciones, Protección de privacidad y Filtrado de contenidos.

Si pinchamos en cualquiera de ellos, podremos configurarlo a través de la opción Configuración de la lista desplegable que aparece. Asimismo, desde esta misma lista también tendremos la posibilidad de deshabilitar cualquier acción sobre ese apartado pinchando sobre Desactivar.

Paso 2

Ajustes más finos

Para acceder a las funciones adicionales de cada apartado, sólo hay que navegar por la columna de la izquierda de la interfaz principal y pinchar sobre el que te interese para ver todas sus opciones desplegadas en el área del centro. De este modo, por ejemplo, desde el apartado de Antivirus, podremos llevar a cabo una restauración del sistema o crear un disco de rescate del mismo.

Una de las opciones más interesantes, aunque sea a título informativo para los usuarios más avanzados y exigentes, es que en Vigilancia de aplicaciones, pinchando sobre Monitor de red, encontramos un interesante listado con todas las aplicaciones con las que se que ha realizado algún tipo de conexión además de los puertos utilizados en cada caso. Esto nos será de gran utilidad a la hora de conocer con detalle intrusiones que se produzcan en nuestro sistema.

Paso 3

Los análisis

A la hora de realizar una búsqueda de elementos perniciosos en nuestro equipo, también situada en la parte izquierda de la ventana principal, recurriremos a la función Analizar. Dispondremos de dos tipos de análisis, uno completo y otro más rápido en el que se repasan menos componentes del propio sistema.

La primera vez que instaléis la suite os recomendamos que seleccionéis el primer método, pues, aunque lleve más tiempo, os aseguraréis de limpiar todo el equipo desde el principio. Por lo tanto, esta herramienta de seguridad se encargará de escanear, además de todas las unidades de disco instaladas en nuestro PC, la memoria del sistema, objetos de inicio del mismo, el correo electrónico e incluso unidades externas.

Paso 4

Los informes

Como ya hemos comentado, la interfaz de usuario de esta nueva edición de la suite ha mejorado ostensiblemente con respecto a versiones anteriores. Uno de los aspectos que se han revisado con mayor acierto es aquel que hace referencia a la información en tiempo real de los datos que se van analizando.

En este sentido, veremos, mediante una gráfica, la información examinada con tan sólo situarnos en cada uno de los cuatro apartados comentados en el primer paso. Por otro lado, si pinchamos sobre el enlace llamado Actualizar obtendremos un listado acerca del número de elementos de cada categoría para los que la última actualización está preparada para protegernos.