Last.fm, eficiente aunque algo pesada

Este servicio, uno de los más populares entre los internautas, cambió a finales de marzo su modelo de negocio. Mientras que hasta esa fecha los usuarios podían escuchar las emisoras de Last.fm de forma libre y gratuita, ahora el acceso es de pago, cuesta tres euros al mes

Javier Pastor Nóbrega

16 julio 2009

Aunque se trata de una cantidad simbólica, ha supuesto una barrera de acceso para numerosos usuarios. Salvando esa nueva política, lo cierto es que Last.fm es por prestaciones y diseño mucho más que un servicio de radio por streaming a través de Internet.

Su funcionamiento conjunto con AudioScrobbler permite que compartamos nuestras preferencias musicales con la comunidad de usuarios, algo que puede enriquecer (y mucho) nuestra audioteca personal. El apartado de recomendaciones musicales se conjuga con una radio eficaz, de calidad, y con una red social que es para muchos la envidia del mercado.

El cliente de sobremesa de Last.fm (www.lastfm.es/download) es otro de los complementos interesantes, ya que, aunque no lo necesitamos expresamente para disfrutar de la radio on-line, sí será un modo más recomendable de acceder a las prestaciones del servicio desde nuestro propio ordenador.

El catálogo disponible en esta plataforma es realmente fantástico, con un apartado especial para artistas y sellos discográficos independientes que pueden darse a conocer a través de un servicio que, además, tiene un diseño y características muy Web 2.0, con empleo de etiquetas, estadísticas de uso y las citadas características sociales.

Loading...