Comparativa

8 lectores de libros electrónicos - Comparativa

Los lectores de ebooks están teniendo una gran aceptación por parte del público, que cada día los demanda más, a pesar de ue las ediciones digitales no sean del todo asequibles

Daniel Navarro Martínez

Comparativa ereaders

10 marzo 2014

Alo largo de la historia, distintas civilizaciones han usado diversos materiales (piedra, madera, cera, planchas de metal…) para plasmar en ellos su cultura. Con la invención del papiro, del pergamino y del papel, se perfeccionan las técnicas para organizar y preservar el conocimiento.

Pero la verdadera revolución llega con la invención de la imprenta en el siglo XV, un sistema que permitiría la impresión masiva de libros, acercando la cultura y el conocimiento a toda la sociedad. En la actualidad, vivimos inmersos en un nuevo hito: la tinta electrónica, base de los lectores de libros electrónicos, es un primer acercamiento al sucesor del papel, el papel digital, una tecnología en desarrollo que veremos evolucionar a lo largo de este siglo.

Comparativa ereaders 1

El lector de hoy

Comparativa ereaders 2

El mercado del libro electrónico goza de muy buena salud en Estados Unidos, con una tasa de crecimiento superior al 100% anual en términos de beneficios y unas ventas que se sitúan entre un 15% y un 20% del total de las publicaciones, según datos de la Asociación Norteamericana de Editores.

En Europa, sin embargo, su despliegue está todavía lejos del americano y las ventas en ese formato apenas suponen el 1% del total. Existen varios factores que influyen en este hecho, como la escasa diferencia de precio entre la edición digital y el libro en papel, la falta de un sistema de distribución eficiente de libros o el alto precio de los lectores.

Respecto a este último punto, en España, el mercado de lectores de libros electrónicos ha experimentado una reducción de precio. Atendiendo a las comparativas de dispositivos que PC Actual ha publicado desde 2009, si por entonces su precio medio rondaba los 290 euros, en 2010 bajó hasta los 230 y en 2011 volvió a bajar hasta los 160 euros. Esta tendencia, debida en parte a una reducción en el coste de fabricación de las pantallas, hace del lector un ingenio cada vez más popular y en plena expansión.

Mejoras técnicas

Aunque parece que la tecnología de tinta electrónica a color no termina de llegar al mercado, lo cierto es que la nueva hornada de lectores ha traído consigo algunas mejoras destacables. Una de ellas es la velocidad de los procesadores, especialmente gracias al nuevo «micro» Freescale Cortex A8 con controlador de pantalla incluido. Ha mejorado también la calidad de las pantallas, teniendo cada vez menos reflejos, mayor contraste y algunas de ellas mayor resolución, como sucede con la del iRiver Story HD, con 1.024 x 768 píxeles.

Además, parece que la pantalla e-ink Pearl se consolida gracias a su excelente calidad, siendo la escogida por la mayoría de marcas. Por otra parte, los lectores táctiles parecen haber encontrado en la tecnología infrarro­ja un sustituto excelente de la tecnología capacitiva, obteniendo excelentes resultados en cuanto a contraste y reflejos, como demuestra el modelo de Sony.

Comparativa ereaders 3

Firmas como Energy Sistem ya comercializan modelos con pantalla a color y más funcionalidades para atraer a un público más amplio.

TFT vs tinta electrónica

Una de las preguntas que se hacen los futuros compradores de un lector electrónico es por qué hay algunos modelos que son a color y cuyo precio está de media por debajo de los dispositivos en blanco y negro. La diferencia estriba en la pantalla. Los ingenios en blanco y negro suelen llevar una pantalla de tinta electrónica, cuyo precio los encarece sustancialmente; los de color llevan una LCD corriente, similar a la de los tablets.

En cuanto a la experiencia de usuario, una pantalla de tinta electrónica no brilla, refleja la luz ambiental al igual que una hoja de papel, por lo que es apta para lecturas prolongadas. Una TFT, en cambio, emite luz, al igual que la de un portátil, por lo que sus usuarios suelen presentar cansancio ocular al poco tiempo de iniciar la lectura.

Lectores de gran formato

A día de hoy, podemos afirmar que la presencia de los lectores electrónicos de 6 pulgadas está ampliamente extendida. No es extraño encontrar a gente disfrutando de ellos en el transporte público. Sin embargo, todavía queda mucho para la implantación de esta tecnología en los espacios de enseñanza.

Es posible encontrar en la actualidad lectores de mayores dimensiones como el Kindle DX, el Avant XL o el Asus DR-900, todos ellos entre las 9 y las 10 pulgadas. Sin embargo, su alto coste, unido a la falta de competencia en esta área, hace de ellos productos todavía inaccesibles al gran público.

El mercado del lector de amplias dimensiones está por explorar y surgen ideas bastante originales, que sin estar basadas en tinta electrónica, nos indican cómo serán los futuros sustitutos del papel en las aulas. En este sentido, cabe destacar el Asus EEE Note EA800, un dispositivo específico para tomar apuntes y ver documentos que se vende en algunos países.

La comparativa

Para esta edición, hemos contado con una muy buena representación de lo que puede encontrarse en el mercado español. Como veréis, es preciso resaltar el papel de las compañías españolas que apuestan por el lector. Empresas como Grammata, Bq, Wolder o Energy Sistem siguen llenando el mercado de nuevos modelos que, en líneas generales, superan a los anteriores en calidad y prestaciones, pero a un precio inferior.

Libros en español, luces y sombras

Desde la salida de la Libranda, es posible adquirir una gran variedad de libros en español. Esta plataforma reúne un gran catálogo bibliográfico nutrido por diversas editoriales. Libranda distribuye su contenido a todo tipo comercios, desde grandes almacenes como Amazon hasta librerías de barrio, permitiendo al consumidor elegir el que más le convenga.

Comparativa ereaders 4

Una de las habituales quejas entre los lectores de contenido digital es la tasa impositiva que pesa sobre los libros electrónicos. Mientras que el libro de papel tiene un IVA reducido (4%), el asociado al electrónico es del 18%. Esto se debe a que el libro digital es considerado como un servicio prestado por vía electrónica.

Otro punto conflictivo es la política de precio fijo aplicada en España a todos los libros. Esta ley establece un precio homogéneo para un título, de tal forma que ningún establecimiento puede venderlo por debajo del valor fijado por el editor en todo el territorio nacional.