Especial

Limpia y optimiza tu ordenador sin gastar un euro

Programas que se inician sin nuestro consentimiento o entradas obsoletas en el Registro repercute en el rendimiento de nuestro sistema y es preciso ponerle remedio. Estos son nuestros consejos

Sergi Puertas

Optimización apertura

21 septiembre 2011

Los contratiempos a los que se enfrenta un sistema operativo al que no sometemos a sesiones de mantenimiento con cierta regularidad son cuantiosos. Los ficheros temporales que ocupan espacio en disco innecesariamente, los controladores desactualizados y las unidades de disco fragmentadas son otros problemas con los que todos los que utilizamos equipos informáticos nos topamos con regularidad. Por fortuna, existen multitud de aplicaciones gratuitas capaces de solventarlos. Hagamos un repaso a algunas de las esenciales y más eficientes.

Paso 1. Elimina ficheros temporales

En ocasiones, el sistema operativo y las aplicaciones que tenemos instaladas no aciertan a borrar los ficheros temporales cuando dejan de ser útiles. Con frecuencia estos archivos no solo se generan como consecuencia de las operaciones del propio Windows, sino también durante la navegación por Internet y cuando se producen situaciones anómalas, como cuelgues en el sistema e instalaciones o desinstalaciones fallidas.

Por fortuna, CCleaner nos permite eliminar la información que ya no resulta necesaria. Para ello, instala y ejecuta la aplicación y accede a la sección Limpiador. Como tendrás ocasión de comprobar, la pestaña Windows te brinda la opción de eliminar datos del Administrador de archivos, del navegador de Microsoft y de otras áreas específicas del sistema operativo.

Optimiza equipo 1

Por otra parte, la herramienta que nos ocupa detecta, además, la información redundante de un elevado número de aplicaciones de terceros, como Microsoft Office 2007 o Nero Burning ROM 9. Haz clic en Programas y se mostrarán las que tengas instaladas.

Seguidamente, utiliza el puntero del ratón para activar o desactivar las casillas de cada una de ellas y chequearlas en busca de los ficheros temporales de los que queremos prescindir. Ten presente que es posible que exista información que desees conservar. Así pues, valora si quieres mantener los historiales, los datos de autocompletado o los contenidos de tu papelera de reciclaje, y activa solo las casillas de los apartados que desees limpiar.

Para completar la comprobación pulsa el botón Analizar. En pantalla se mostrarán los resultados de la operación y el espacio en disco que puedes recuperar. Si estás de acuerdo, haz clic en Ejecutar el limpiador. Tras dar tu confirmación el proceso de limpieza se llevará a cabo.

Paso 2. Limpia el Registro

La instalación y desinstalación de aplicaciones acostumbra a tener como consecuencia que en el Registro de Windows vayan acumulándose progresivamente entradas inválidas que provocarán un descenso en el rendimiento del sistema. Así pues, limpia esta área con cierta regularidad empleando CCleaner.

Optimiza equipo 2

En este caso deberás acceder al apartado Registro. Una vez allí, activa todas las casillas del panel de la izquierda y pulsa el botón Buscar problemas. Se mostrarán en el área central de la interfaz del programa, permitiéndote seleccionarlos o desmarcarlos a través de su correspondiente casilla.

Tras señalar todas las entradas que deseas limpiar, pulsa el botón Reparar seleccionadas. Llegado este punto, asegúrate de hacer una copia de seguridad del Registro empleando el cuadro de diálogo que se abrirá. De este modo, si se producen efectos indeseados, siempre podrás restaurar la versión anterior y deshacer los cambios realizados.

Paso 3. Borra los puntos de restauración

La recuperación del sistema a partir de estados anteriores del mismo es una de las características más interesantes de Windows, pero no cabe olvidar que cada punto de restauración ocupa espacio en disco. En consecuencia, conserva únicamente los que estimes fundamentales y borra los demás, ya que es muy probable que compendien información que nunca vas a utilizar.

Para ello, accede a la sección Herramientas de CCleaner y haz clic en Restaurar sistema. Conserva dos o tres que correspondan a un período en el que Windows funcionaba perfectamente y mantén pulsada la tecla Ctrl mientras señalas los demás con el ratón. Luego, pulsa el botón Quitar.

Paso 4. Afina el arranque con Autoruns

El apartado Inicio de CCleaner te permite activar y desactivar a voluntad los servicios y las aplicaciones que se ejecutan cada vez que arrancas Windows. No obstante, Microsoft TechNet pone a tu disposición Autoruns, una utilidad gratuita que ni siquiera precisa instalación y que resulta más eficiente todavía.

Gracias a ella podrás prescindir de todos los programas y servicios que no te interesan, y, así, evitar que repercutan negativamente en el rendimiento de tu ordenador. Tras descargarla, descomprímela en una carpeta y ejecútala. Luego, haz una copia de seguridad del estado actual de tu equipo desplegando el menú File y ejecutando el comando Save. Si más adelante necesitas deshacer las modificaciones, abre el fichero previamente almacenado empleando el comando Open.

Optimiza equipo 4

Llegado este punto, utiliza las pestañas del área superior de la interfaz de Autoruns para examinar cada una de las áreas del sistema y descartar los servicios y el software superfluo. Buena parte de él se ubicará en WinLogon, en Boot Execute y en Logon. La pestaña Scheduled Tasks te permite administrar tareas programadas; en Codecs puedes prescindir de la carga de determinados codificadores de audio y vídeo, y así sucesivamente.

Guíate por el icono que se muestra junto a cada entrada, por su descripción y por el campo Image Path para hacerte una idea de a qué aplicación corresponden los archivos y dónde se encuentran. Si estos datos te resultan insuficientes, pulsa con el botón derecho del ratón sobre una entrada determinada y elige la opción Search Online.

La herramienta realizará una búsqueda en la Red para obtener información adicional que te ayudará a tomar una decisión. Para desactivar una entrada temporalmente, desmarca su casilla. Y, si quieres eliminarla, ejecuta, finalmente, el comando Delete.