Llega Adobe Media Player

Estamos ante una aplicación que permite al usuario disfrutar de contenidos de vídeo de alta calidad con inserciones de publicidad apoyándose en una plataforma que soporta tanto archivos descargados al ordenador como a través de streaming

Plácido Moreno

Llega Adobe Media Player

11 agosto 2008

De cara al usuario, la idea que subyace detrás de este Media Player de Adobe (www.adobe.com/products/mediaplayer) es la de facilitar la fusión entre Internet y TV usando como formato el omnipresente vídeo Flash y uniendo a ello tecnología de protección de derechos de propiedad intelectual de los contenidos y un ecosistema de socios que pretende alimentar la plataforma de contenidos y publicidad.

No obstante, parece ser que, junto al reproductor, Adobe pretende ofrecer servicios de valor añadido para empresas. Así, con la nueva plataforma y una serie de herramientas, podrán potenciar su branding, ya que es posible incluir fondos, banners y logotipos que se pueden mostrar alrededor del contenido que está siendo visto con el reproductor.

También son interesantes las capacidades de Media Player como nuevo soporte de publicidad, al permitir su inserción en múltiples formatos (incluso productos para la venta) y con carácter contextual a lo que se está viendo.

Paso 1

Descripción

Estamos ante un reproductor y gestor de contenidos de vídeo con capacidades de agregación haciendo uso de la tecnología RSS. Adobe Media Player exhibe una interfaz muy sencilla y elegante. A la izquierda de la pantalla, se sitúa My Favorites, donde se descargarán de forma automática los contenidos a los que te hayas suscrito vía RSS.

La opción Catalog te facilita la búsqueda, acceso y suscripción a los contenidos de vídeo disponibles. Como veis en la imagen, agrupa los proveedores de contenidos a los que puedes suscribirte y un sistema de fichas que te permite buscar contenidos de vídeo agrupados por géneros.

Finalmente, incluye los Recent Shows (espectáculos recientes). Por su parte, Personal Videos permite gestionar tu colección personal de vídeos particulares, mientras que también están disponibles las opciones de descargas y las generales de la aplicación.

Paso 2

Descargas bajo control

En el menú de descargas, a las típicas funciones de este tipo de aplicaciones, se une la posibilidad de ordenar la cola según nuestras necesidades; lo haremos simplemente arrastrando el elemento a una nueva posición. Un detalle que nos ha encantado es la posibilidad de seleccionar la reproducción continua de los nuevos episodios descargados para permitir auténticos maratones.

También resultan útiles las funciones de control de estado de cada episodio, ya que es factible ver si ha sido descargado correctamente y si lo has visto o no. En cambio, echamos en falta la posibilidad de sacar algo del PC hacia dispositivos externos, tipo iPod.

Paso 3

Sobre el rendimiento

El reproductor está todavía en inglés y en fase de pruebas, pero ya llama la atención por varias cosas. La primera es que permite utilizar vídeo en formato VLF y V4F, pero también en H.264 y HE-AAC, al tiempo que es capaz de manejar .mov, .mp4, .mp4v, .m4v, .3gp, .3gpp2 y .3g2. Segundo, es necesario descargar Adobe AIR Installer, la plataforma diseñada para facilitar el desarrollo de aplicaciones web.

Aunque durante las pruebas tuvimos bastantes problemas en la reproducción de contenidos, como cortes o bloqueos (cuestión achacable a la fase de desarrollo del reproductor), nos ha sorprendido la calidad del vídeo, del audio y sus opciones de visualización.

Paso 4

Medición de audiencias

Y es que Adobe Media Player proporciona información a sus clientes sobre la utilización del contenido, aunque esta opción puede ser desactivada. Además, cuenta con un sistema de protección de los contenidos para evitar su reutilización sin permiso o la sustitución o borrado de los anuncios insertados.

En definitiva, aunque tendremos que esperar un poco a la versión final, estamos ante un nuevo peso pesado en el mercado del vídeo de Internet. Y Adobe Media Player no es más que la punta del iceberg.