Luces rojas de la consola Xbox 360

Un amplio porcentaje de máquinas de la primera hornada de consolas que Microsoft puso a la venta sufre un problema ocasionado por el sobrecalentamiento de la CPU y la GPU que puede llegar a inutilizar la máquina

José Antonio Pomaz (Madrid)

Luces rojas de la consola Xbox 360

12 noviembre 2008

Un amplio porcentaje de máquinas de la primera hornada de consolas que Microsoft puso a la venta sufre un problema ocasionado por el sobrecalentamiento de la CPU y la GPU que puede llegar a inutilizar la máquina.

Cuando se produce este error, tres de los cuatro leds que rodean al botón de encendido de Xbox 360 se iluminan en color rojo y la máquina se niega a arrancar. Para resolverlo, tenemos dos opciones. El primer procedimiento es el más simple y se conoce como el método de la toalla.

Requiere envolver totalmente la consola con una toalla de baño y dejarla encendida durante 20 minutos para que se sobrecaliente aún más. El incremento de la temperatura que ha provocado la avería puede haber dañado las soldaduras de la CPU y la GPU, por lo que un sobrecalentamiento aún mayor podría volver a fijarlas correctamente. Una vez que hayan transcurrido esos 20 minutos, apagaremos la consola y esperaremos otro tanto para que se enfríe por completo. Después, la encenderemos de nuevo para comprobar si funciona correctamente.

El segundo método resulta interesante si no hemos conseguido reparar nuestra máquina con el método de la toalla, pero conlleva riesgos importantes que podrían dañar la placa base de forma permanente.

Lo que debemos hacer es desmontar la consola (os aconsejamos que consultéis alguno de los tutoriales publicados en www.youtube.com), extraer la placa base, retirar los disipadores y aplicar calor sobre ambos chips durante 2 o 3 minutos utilizando una pistola de calor. Para no quemar el PCB es necesario realizar movimientos circulares de manera constante encima de los procesadores y nunca fijar el calor en una zona concreta.