Mantén actualizado el software de tu equipo

Actualizar el sistema operativo y las aplicaciones que tengamos instaladas en nuestro PC resulta muy importante para asegurar el buen funcionamiento del equipo

Javier Pastor Nóbrega

18 febrero 2011

La seguridad de nuestro PC es el principal factor que debemos tener presente a la hora de mantener actualizado el sistema operativo y las aplicaciones. Así pues, si queréis contar con la tranquilidad de tener vuestro sistema y aplicaciones al día, seguid leyendo.

Paso 1. La política de actualizaciones

Hace tiempo que Microsoft proporciona un servicio exclusivamente destinado a mantener nuestro sistema Windows actualizado en todo momento. Se trata de Windows Update, un desarrollo que no solo afecta al propio sistema operativo, sino también a sus componentes, tales como Internet Explorer.

Actualizaciones

Este servicio está disponible en el menú de inicio de Windows Vista, pero en Windows 7 se ha incorporado en el marco del Centro de Actividades, así que si queremos comprobar su estado podemos pinchar con el botón izquierdo del ratón en el icono de Windows 7 de la parte inferior derecha (una pequeña bandera) y, a continuación, seleccionar la opción Abrir Centro de actividades, lo que nos llevará a este cuartel general que Microsoft ha preparado en esta última revisión de Windows. Desde aquí tendremos que pinchar en Windows Update en la parte inferior del margen izquierdo, lo que nos dará acceso a este importante servicio de Windows.

Paso 2. Windows Update

En este componente tendremos ante nosotros todas las opciones que ofrece el servicio dispuestas en el margen izquierdo. Así, podremos buscar nuevas actualizaciones, cambiar la configuración o ver el historial de actualizaciones, entre otras cosas.

Sin embargo, no es normalmente necesario acceder a esos enlaces, ya que toda la actividad de Windows Update se suele controlar desde la pantalla principal de la ventana, donde se muestra si hay nuevas actualizaciones y de qué tipo son en caso de existir dichas mejoras.

Actualizaciones 2

Además, si nuestro sistema no está actualizado se nos mostrará un icono en tono amarillo que muestra esa advertencia con el mensaje de que existen actualizaciones importantes a instalar. Microsoft las clasifica según su relevancia (seguridad, mejoras, etc), y establece algunas como obligatorias y preseleccionadas, de modo que podremos pasar a instalar las llamadas actualizaciones importantes pulsando en el botón Instalar actualizaciones.

Con esa sencilla acción podremos tener la seguridad de que nuestros componentes más importantes están al día tanto en cuestión de seguridad como de funcionalidades. Aunque es posible ver qué actualizaciones importantes existen y desactivar algunas de ellas, no es nada recomendable hacerlo, por lo que, al menos en el caso de las importantes, es mejor no tocar nunca nada.

Paso 3. Actuaciones opcionales

Cada vez que se detecten nuevas actualizaciones aparecerán no solo elementos importantes, sino también las llamadas actualizaciones opcionales, que pueden aportar mejoras sensibles al sistema. Si pulsamos en el mensaje X actualizaciones opcionales están disponibles, aparecerá una lista de dichas actualizaciones. Podremos seleccionar cualquiera de ellas para obtener más información, y activarlas o desactivarlas a nuestro gusto.

Actualizaciones 3

Estas mejoras afectan normalmente a la compatibilidad con el hardware (a los controladores y los componentes de Windows que los utilizan), pero también a componentes internos del sistema operativo que de este modo corrigen fallos de revisiones anteriores y ganan nuevas prestaciones. De nuevo recomendamos seleccionar las actualizaciones opcionales si queremos tener el sistema a punto, aunque en este caso sí que es posible obviar este paso.

Paso 4. Oculta las que no te interesen

Actualizaciones 4

Tanto en el caso de las actualizaciones importantes como en el de las opcionales de Windows Update, podemos deseleccionar dichas actualizaciones de forma selectiva, pero el servicio nos seguirá recordando en posteriores ejecuciones que aún seguimos contando con la posibilidad de instalar las actualizaciones que aparecieron en el pasado y que no instalamos.

Para evitar esta situación y «mirar solo hacia delante» existe la posibilidad de ocultar esas actualizaciones permanentemente. Para ello basta con entrar en la lista (ya sean las importantes o las opcionales) y pinchar en la que queramos ocultar con el botón derecho del ratón para luego seleccionar la opción Ocultar actualización, algo que requiere permisos de administrador.

Paso 5. La configuración, a tu gusto

Microsoft trata de evitar problemas a los usuarios estableciendo por defecto que las actualizaciones se apliquen de forma automática. Esto nos libera de la necesidad de estar al tanto de esta tarea a cada momento, pero, aun así, Windows nos da la posibilidad de configurar este apartado.

Para ello, en la ventana de Windows Update tendremos que pinchar en la opción Cambiar configuración del margen izquierdo, lo que nos llevará a una ventana en la que podremos cambiar la gestión de las actualizaciones importantes. Por ejemplo, podremos descargarlas, pero estableciendo que se nos pregunte si queremos instalarlas en ese momento, aunque también podemos instaurar que lo haga antes de descargarlas y una última opción, aunque nada recomendable: no buscar actualizaciones.

Actualizaciones 5

Aparte de esto, podemos cambiar la frecuencia de búsqueda e instalación de nuevas actualizaciones, y también se nos ofrece controlar quién puede instalarlas o si queremos que, aparte de Windows, se ofrezcan actualizaciones de otros productos de Microsoft instalados en el sistema. Lo mejor es dejar estas preferencias tal y como están, aunque los usuarios con ciertos conocimientos podrán establecer con más control dichas opciones.

Paso 6. El resto de las aplicaciones

El servicio proporcionado por Microsoft se encarga del sistema operativo, pero el resto de componentes y aplicaciones instalados en nuestro sistema dependen exclusivamente de nosotros. Por esta razón, es importante saber si existen nuevas versiones de las herramientas y programas que usamos, y conviene siempre mantener estas soluciones al día.

Afortunadamente, muchos desarrolladores comprenden la relevancia de este apartado y también programan sus herramientas para que busquen actualizaciones y las instalen en caso de que existan, aunque normalmente se pregunta al usuario si quiere aplicarlas. Por ejemplo, el navegador Mozilla Firefox nos avisa de dichas actualizaciones, mientras que Google Chrome las instala directamente sin preguntar, algo que en Google justifican afirmando que esto evita trastornos al usuario y le permite garantizar la seguridad a todos ellos y asegurarse de que todos los usuarios están siempre usando la última versión del navegador.

Actualizaciones 6

Muchas aplicaciones disponen de sus propios sistemas de actualización paralelos a Windows Update, y, por ejemplo, Java o Flash son componentes que nos preguntan si queremos descargar y actualizar a las últimas versiones, algo que deberemos realizar siempre, sobre todo teniendo en cuenta que muchos de los ciberataques actuales utilizan esas dos vías de entrada a nuestro PC.