Especial

Mantén tu ordenador siempre al 100%

Efectuar ciertas tareas de mantenimiento a tu PC con frecuencia resulta imprescindible si quieres que la velocidad del equipo no se vea mermada a medida que transcurre el tiempo

Sergi Puertas

Optimización apertura

28 octubre 2011

Tras afinar el arranque del sistema operativo y aligerar el escritorio, obtendrás un incremento de velocidad sustancial. No obstante, para que ésta no se vea mermada a medida que transcurre el tiempo, a la larga resultará imprescindible que efectúes ciertas tareas de mantenimiento con frecuencia.

Las garantías que te ofrecen un buen antivirus y un cortafuegos competente compensan sobradamente el consumo de recursos que supone su ejecución en segundo plano. En consecuencia, si no estás bien equipado en este ámbito descarga gratuitamente Avast! Free Antivirus 6 y PC Tools Firewall Plus 7. De este modo, evitarás que el malware ralentice tu PC.

Desafortunadamente, los virus y otras amenazas afines no son los únicos causantes de la lentitud que va adueñándose de los ordenadores conforme transcurre el tiempo. A continuación, te ofrecemos una serie de consejos que te ayudarán a prevenirla.

Truco 1. Diagnostica tus unidades de disco

A medida que trabajas en tu equipo, el sistema operativo y las aplicaciones de las que haces uso van grabando información en las unidades de disco duro. Si Windows 7 no se cierra adecuadamente o si el sistema se bloquea de tal modo que te ves obligado a resetearlo, existe la posibilidad de que los datos que se escribían en el momento del incidente se corrompan. En ocasiones, la información permanecerá en un estado a partir del cual no podremos acceder a ella, pero seguirá ocupando espacio.

Manten tu PC al 100 truco 1

Por otra parte, no cabe olvidar que los discos están sometidos a un progresivo deterioro físico, que, a la larga, puede derivar en daños leves en la superficie magnética de los mismos. En tal caso, será preciso identificar los sectores defectuosos y marcarlos como tales para que el sistema operativo no escriba datos en ellos. De lo contrario, el equipo se ralentizará y quedará más expuesto a bloqueos.

Puedes iniciar un chequeo de cualquiera de tus discos sin instalar aplicaciones adicionales empleando la herramienta que Windows 7 pone a tu disposición. Para ello, en primer lugar, accede a Equipo. En pantalla aparecerán las diversas unidades que tienes instaladas en tu ordenador. Haz clic con el botón secundario del ratón sobre aquella que deseas verificar y, en el menú contextual, selecciona Propiedades.

Seguidamente, entra en la pestaña Herramientas y, en el apartado Comprobación de errores, pulsa el botón Comprobar ahora. Una nueva ventana se abrirá brindándote dos opciones: Reparar automáticamente errores en el sistema de archivos y Examinar e intentar recuperar los sectores defectuosos. Selecciona ambas.

Para que Windows pueda completar la segunda tarea, en buena parte de los casos será preciso reiniciar el sistema. Tras pulsar Iniciar, confirma que así lo deseas haciendo clic en el botón Programar comprobación de disco.

En el caso de que los errores continuados en una de tus unidades te hagan sospechar que existen problemas serios, la utilidad gratuita Crystal Disk Info 4.02 te proporcionará información adicional acerca de la misma, abarcando desde la temperatura hasta la velocidad de rotación. El programa no precisa instalación, de modo que limítate a descomprimir los archivos que lo integran a una carpeta de tu disco duro.

Truco 2. Desfragméntalas en profundidad

Cada vez que borras archivos o carpetas de una de tus unidades de disco, queda en ellas un pequeño espacio libre que, más adelante, se empleará para almacenar los nuevos ficheros. La proliferación de estos diminutos huecos y el aprovechamiento que de ellos realiza el sistema operativo cada vez que agregas nuevos archivos o directorios a tus unidades tiene como consecuencia que la información aparezca cada vez más fraccionada. Esto provoca que el acceso a la misma vaya ralentizándose.

Manten tu PC al 100 truco 2

Afortunadamente, puedes solventar este problema sometiendo a las unidades a un proceso de desfragmentación. Así, si accedes a las Propiedades de uno de tus discos como detallábamos en el consejo anterior y entras en la pestaña Herramientas, el apartado Desfragmentación te brinda el botón Desfragmentar disco. Realiza previamente un análisis y púlsalo, si lo estimas conveniente.

Truco 3. Desfragmentación avanzada

Puesto que la utilidad que se incluye en Windows 7 cumple con su cometido de manera básica, en la Red puedes encontrar un amplio abanico de herramientas gratuitas que te permitirán llevar a cabo una desfragmentación avanzada. My Defrag Power GUI 1.04, sin ir más lejos, acostumbra a ofrecer mejores resultados, y ni siquiera precisa instalación.

Tras descargar el paquete, bastará con que descomprimas sus contenidos en una carpeta. Seguidamente, ejecuta MyDefragPowerGUI.exe y la aplicación descargará automáticamente los ficheros adicionales que precisa. Al necesitar acceder a Internet, asegúrate de concederle los permisos pertinentes en tu cortafuegos.

Manten tu PC al 100 truco 3-1

Entre las opciones más interesantes de este desfragmentador se cuenta la de Analizar y clasificar los archivos por tamaño (primero los pequeños), que por lo general agilizará las búsquedas que realices en el futuro. Si optas por Analizar y clasificar los archivos por nombre, la aplicación intentará aunar los archivos que emplea cada programa, de tal modo que éstos se sitúen próximos entre sí y las aplicaciones se ejecuten con mayor velocidad.

Otra opción ciertamente interesante consiste en clasificar los ficheros en base a sus fechas de modificación o acceso. En tal caso, se guardarán al final del disco los archivos que utilizas con menor frecuencia y se posicionarán al principio del mismo los que modificas con regularidad.

Si bien es cierto que todas estas posibilidades, accesibles a través del desplegable Acción, derivarán en una optimización más lenta que la que te brinda el desfragmentador de Windows 7, los resultados te compensarán. Además, puedes iniciarla cuando no utilices el equipo y emplear el desplegable Apagar después de desfragmentar para que se cierre automáticamente una vez que el proceso haya concluido.

Loading...