Más allá de los clásicos: cuatro navegadores poco conocidos

Opera, entre los más famosos

David Martínez

Navegadores

27 febrero 2017

Hablando únicamente de la versión para escritorio de los navegadores (nada de móvil ni tabletas), y según datos de Statcounter, 2016 fue el año en el que Chrome y Firefox se afianzaron en la primera y en la segunda posición, respectivamente, y en el que Internet Explorer continuó con su imparable descenso hacia los infiernos. De hecho, el navegador de Microsoft empezó el año por delante de Firefox, pero lo acabó bastante por debajo y viendo cómo su tercera posición empieza a estar amenazada por Safari, el navegador de Mac. La entrada de Edge, la nueva apuesta de Microsoft en sustitución de Explorer, se alza hasta la quinta posición de los navegadores más utilizados del mundo, aunque todavía está muy lejos de la cabeza.

Después de estos cinco, y con una cuota de mercado similar a Edge, aparece un conjunto de navegadores que integra el grupo de "Otros". O lo que es lo mismo: sólo un 4% del total de navegadores no son Chrome, Firefox, Explorer, Edge o Safari. Por lo tanto, ¿quién integra ese grupo de otros? Nosotros te presentamos cuatro de esos navegadores poco conocidos, aunque tan o más recomendables que éstos:

- Opera: el más famoso de los navegadores menos famosos. Opera cuenta con una buena base de fieles que ensalzan sus virtudes, entre las que sin duda está el hecho de tener como base Chromium. Eso significa que tiene acceso a un universo de extensiones que mejoran la experiencia de usuario. Opera incluye un bloqueador de publicidad, una función de ahorro de batería y navegación por pestañas, aunque su éxito reside en dos elementos esenciales a cualquier navegador, pero que cada vez son menos comunes: sencillez y velocidad.

- Vivaldi: uno de los navegadores más jóvenes del mercado debe su nombre al famoso compositor italiano. Y no es porque sea moda entre los navegadores poner referencias a la música clásica, es que el creador de Vivaldi es el exCEO de Opera. Basado también en Chromium, Vivaldi pone el acento en la personalización: puedes cambiar las pestañas de sitio, mover la barra de direcciones, crear atajos de teclado, programas gestos del ratón y casi todo lo que se te ocurra para darle un toque personal e intransferible a tu navegador.

- Epic: si estás buscando un navegador que apueste de forma prioritaria por la seguridad, la mejor elección es Epic. Creado en India, con seis años de vida y con base Chromium, Epic elimina cookies y trackers en cada sesión y utiliza un proxy para todas las búsquedas que realizas a través de su tecnología. Prioriza las conexiones SSL, siempre que es posible, y, como Opera, incluye un bloqueador de publicidad propio. Sólo está disponible para Windows y para OS X.

- Lynx: el navegador más antiguo de los que siguen en uso y con actualizaciones más o menos regulares. Lynx nació en 1992, por lo que está a punto de cumplir un cuarto de siglo de vida. ¿Su particularidad? Funciona desde la terminal del sistema operativo, con lo que eso conlleva: no carga imágenes, ni vídeos, ni GIFs, ni nada "moderno", pero es extremadamente rápido y sencillo. Funciona en Windows y Linux.

Temas Relacionados
Loading...