Mejor cobertura WiFi en toda la casa

Conseguir que el router alcance todos los rincones de la casa no es una tarea sencilla; ahora bien, existen fórmulas para extender su cobertura y funcionalidad y tener una red sin sombras

Manuel Arenas

Cobertura WiFi casa

21 marzo 2014

Conseguir que el router alcance todos los rincones de la casa no es una tarea sencilla; ahora bien, existen fórmulas para extender su cobertura y funcionalidad y tener una red sin sombras.

Lo más normal es que uno piense que con la tecnología WiFi va a estar completamente conectado, sin embargo, en la práctica, no es así. En algunos casos, como ocurre en viviendas muy amplias o con varios pisos, o en vecindarios plagados de redes WiFi que interfieren entre sí, las cosas no son tan sencillas; y eso por no hablar del rendimiento a la baja que ofrecen otras soluciones, como las basadas en el cableado físico, ya sea Ethernet o PLC a través de la línea eléctrica de casa. Lo ideal, por tanto, es saber combinar todas las tecnologías de red, beneficiarnos de sus virtudes y eliminar los inconvenientes de cada una.

Por ejemplo, el apartado del alcance de una red WiFi se puede solventar mediante un repetidor como el FRITZ!WLAN Repeater N/G o con un puente como el Cisco Linksys WES610N. Ahora bien, una red se puede extender también mediante tecnologías complementarias como PLC o directamente tirando un cable físico Ethernet.

El objetivo es hacer que todos los dispositivos de la casa estén conectados a la red, que en última instancia proviene de un único origen (con el permiso de los terminales 3G), que es el ADSL, el cable o la fibra. Existen modalidades más exóticas, como el satélite, WiMax o infraestructuras rurales donde no llegan las tecnologías habituales, pero no son frecuentes.

1. Extiende la red

Una solución sencilla e inmediata para extender tu red inalámbrica WiFi es el uso de un extensor inalámbrico. En los últimos meses, se han puesto de moda entre los fabricantes de dispositivos de red como complemento para sus routers. Cisco, D-Link, TP-Link, entre otros, cuentan con productos de este tipo que extienden el radio de acción de una red WiFi. Un modelo interesante es el FRITZ!WLAN Repeater N/G (92,50 € aprox.), con un descriptivo panel que indica la actividad y con capacidad para transmitir audio desde un ordenador conectado en la red hacia una cadena de audio.

El procedimiento para configurar este tipo de dispositivos será diferente para cada modelo, pero los pasos genéricos para la puesta a punto son similares. Una vez que enciendes el extensor (o en el caso del Fritz!, lo enchufas directamente), con el dispositivo exento de configuraciones previas (puedes forzar el reinicio del dispositivo a sus valores iniciales usando el botón de reseteado para asegurarte) y desde un ordenador con WiFi o una tableta, debes buscar el nombre de la red WiFi entre las que haya detectado el adaptador.

Cobertura WiFi casa 1

En el caso concreto del Fritz!, la red se llama FRITZ!WLAN Repeater N/G. Una vez te hayas conectado a ella, puedes ir al Panel de control/Centro de redes y recursos compartidos y, en las propiedades, ver qué dirección IP tiene la puerta de enlace o gateway, que será la IP del repetidor.

Entrando en esa dirección IP en un navegador web, se llega a la configuración del repetidor. El parámetro esencial es el de elegir la red inalámbrica cuyo radio de acción se quiere extender. Esa red se escogerá entre la lista de las redes que el repetidor ve, y nos pedirá introducir los datos sobre el tipo de seguridad que implementa, así como la contraseña de la red.

Una vez finalizado el proceso, el repetidor comenzará a actuar como tal. Lo puedes cambiar de ubicación, siempre y cuando la señal de la red que quieres extender le llegue con un mínimo de intensidad. La ventaja de este repetidor Fritz! es que puedes ver en su panel led táctil qué intensidad llega al dispositivo.

Por último, respecto a los repetidores, hay que recordar que son sencillos de instalar y configurar, con lo que no tendremos ningún problema a la hora de ponerlos en marcha. Igualmente, hay que tener en cuenta que extienden el radio de acción de la red, como ya hemos comentado, pero no amplifican el rendimiento de la misma y, por tanto, penalizan parámetros como el ping o las tasas de transferencias.

2. Tiende un puente

Los bridges o puentes son interesantes en situaciones donde tienes un grupo de dispositivos susceptibles de conectarse a la red, pero están lejos del router y, además, no todos tienen conectividad WiFi integrada. En este caso, un bridge o puente se conecta a la red WiFi de casa y convierte esa conectividad inalámbrica en otra cableada Ethernet. Un dispositivo como Cisco Linksys WES610N (99 € aprox.) presenta el valor añadido de tener cuatro tomas Ethernet en vez de una, por lo que se pueden «colgar» de él hasta cuatro conexiones Ethernet.

En el caso de tener un televisor Smart TV, una consola, un set top box y un sistema de audio con funcionalidades web radio o streaming, se trata de una solución recomendable. Además, al ser compatible con redes de tipo n, tanto en 2,4 GHz como en 5 GHz, puede beneficiarse de las ventajas de estas últimas (menor impacto de interferencias y mejores tasas de transferencia).

Cobertura WiFi casa 2

La forma más rápida de configurar este dispositivo es mediante el uso de WPS (WiFi Protected Setup), una forma de simplificar los procesos de autenticación y seguridad entre dispositivos que se conectan a una red WiFi. En este caso, desde la interfaz de configuración web del router inalámbrico, habrá que ir desde el menú de configuración de las redes WiFi a la pestaña dedicada a WiFi Protected Setup y, ahí, elegir la opción WPS Push (mediante botón).

En el dispositivo puente WES610, habrá que pulsar el botón WPS y, en poco tiempo, si todo ha ido bien, estará completada la conexión del bridge al router y los equipos conectados a las conexiones Ethernet lo estarán a la red doméstica.

3. El router como punto de acceso

Hay algunos enrutadores que pueden funcionar como puntos de acceso WiFi o como extensores de una red inalámbrica. No es lo más frecuente, pero, en los equipos de gama alta que podemos encontrar en el mercado, como es el caso del TP-Link TD-W8980 (129 €), sí hay esa opción tanto para la banda de 2,4 GHz como para la de 5 GHz.

En principio, usar el router de ese modo es «matar moscas a cañonazos», pero siempre es bueno tener en cuenta que existe la posibilidad de hacerlo. Eso sí, no debemos olvidar que hay otras soluciones más eficientes para este fin.

Cobertura WiFi casa 3

Loading...
'); doc.close(); });