Los mejores bloggers

A pesar de que influyen muchos factores, sin duda, la redacción correcta de los posts es una de las principales claves para triunfar en la Blogosfera. Te mostramos una serie de consejos útiles en este sentido a la hora de escribir tu blog

Juan A. Vicente

Los mejores bloggers

20 abril 2009

Como en tantas otras facetas creativas, no existen fórmulas mágicas que te aseguren el éxito al 100%. No obstante, un buen producto, esfuerzo y constancia son las claves fundamentales para que un blog triunfe en Internet. En este sentido, el aspecto más importante es el contenido, es decir, los posts.

Lo que hay que tener en cuenta es que escribir para la Web no es igual que hacerlo en papel. Por ejemplo, en la Red, buena parte de las visitas llegan a través de buscadores, algo que no ocurre en otros soportes. Así, es posible valerse de técnicas SEO indicadas por expertos para salir bien posicionados en los resultados de una búsqueda. Pero ese no es el objetivo de este artículo, sino las características que todo buen post debería cumplir para tener éxito.

Y es que la actitud de los lectores en Internet es bastante diferente que cuando están frente a una publicación de papel, por lo tanto, los estilos de escritura deben adaptarse al medio on-line. Esto es precisamente lo que vamos a ver a continuación.

Paso 1

Expresiones claras y directas

El lenguaje tiene que ser comprensible para los lectores. Salvo que tu blog vaya dirigido a un público muy especializado, es conveniente evitar el uso elevado de tecnicismos, sólo aptos para los expertos en la materia. Si no te queda más remedio que usarlos, explícalos de manera que sean entendibles.

Esta es la clave del éxito de algunos blogs: complejas definiciones explicadas de un modo ameno y comprensible por todos. Un buen ejemplo es la bitácora de Leopoldo Abadía y su peculiar forma de explicar la económica con la teoría de la crisis Ninja.

Tampoco recargues tus textos con adornos y recursos lingüísticos, salvo si es necesario o la temática de tu blog lo exige. Ve al grano. Lo mismo ocurre con el uso de la voz pasiva o abusar de las oraciones subordinadas en un mismo párrafo.

Paso 2

Vigila la extensión

Los textos no deben ser demasiado largos. Poca gente lee un post muy extenso. Hay que tratar de sintetizar las ideas, pero sin llegar al lenguaje telegráfico. En Internet, todo el mundo va con prisa y quiere la información ya. Como hay mucha oferta, un usuario apenas dedicará unos segundos en decidir si le convence o no tu propuesta (post). Si al entrar en tu blog ve demasiado texto, puede que busque otro donde la información esté más sintetizada y sea más rápida y cómoda de leer.

Está más que comprobado, y lo puedes ver en tus estadísticas, que el tiempo de permanencia medio de una persona en una página es de poco más de minuto y medio. Calcula lo que le da tiempo a leer en ese período. Salvo que el post sea muy interesante, poca gente llegará al final, por lo que tu esfuerzo al escribirlo puede resultar en balde.

Lo ideal suelen ser entre dos y cuatro párrafos como mucho. Unas 300 palabras serán suficientes. Sin embargo, si por el tema que tratas, necesitas extenderte más, plantéate la posibilidad de dividirlo en dos o más entregas. También, es recomendable el uso de las negritas para que resaltes las palabras clave o las ideas principales que quieres transmitir. De esta forma, orientas al lector y en un vistazo rápido se hará una idea del contenido. Si le interesa, le dedicará más tiempo.

Paso 3

Actualiza periódicamente

Una de las claves para tener éxito es la frecuencia de las actualizaciones. Un blog con contenidos nuevos cada día tendrá más éxito que uno que se actualiza cada semana. Con lo difícil que es conseguir lectores, una vez que llegue uno a tu web trata de engancharle ofreciéndole algo nuevo.

Respecto al momento de publicar, hay quien recomienda que es mejor por la mañana porque muchos usuarios visitan los blogs a primera hora. Lo mejor es que estudies tus estadísticas y compruebes en qué momento tienes más lectores. Otras opiniones hablan de que es mejor no tener un momento concreto y así sorprender a tus visitantes. En cualquier caso, busca el momento más adecuado, pero no olvides que lo importante es que actualices.

Evidentemente, si los temas que sacas son de actualidad, cuanto antes los publiques mejor, pues estarán más frescos en la Red; y si eres de los primeros en hablar de ello, tendrás más lectores.

Paso 4

Textos originales y de calidad

Junto a la cantidad, es importante la calidad del contenido. En este sentido, es vital que busques tu propia identidad. La originalidad de los temas es fundamental para diferenciarse de los demás. Si el tema no es elaborado por ti al 100%, porque te has inspirado en un post de otro blog, al menos añade tu punto de vista personal.

Lo peor es que tu post sea un refrito sin más, un «corta y pega» de otra web. Estas prácticas son síntoma de poca creatividad y están condenadas desde el principio. A la larga tus lectores lo descubrirán y te abandonarán.

En cualquier caso, una norma no escrita de ética entre blogueros es citar siempre la fuente de donde se sacó la información o que sirvió de base o inspiración. Además, generalmente, siempre acabará visitándote el responsable del blog que enlaces para ver cómo has enfocado el tema.

Paso 5

Infórmate y sé veraz

Ni que decir tiene que si das información, tiene que ser veraz. Un post engañoso sobre algo falso puede atraer muchas visitas el primer día, pero enseguida decaerá. Trata de verificar tus fuentes y, si no lo tienes claro, al menos indica que la información es un rumor y de dónde lo sacaste.

Siempre que aportes datos extras y enlaces con acceso a información complementaria, tu post tendrá un mayor peso, calidad y utilidad para los lectores. Un post así está más valorado que si simplemente da una noticia sin referencias, salvo que seas un medio referente y tengas ya cierta reputación en el sector.

Paso 6

Cuida la ortografía

Por último, es muy importante no tener faltas en el texto. En Internet, no ocurre como en los SMS entre móviles que hay que ahorrar palabras. Aquí tienes más espacio y no hay excusas para teclear la palabra completa y correctamente escrita. Un post con faltas de ortografía ofrece una imagen muy pobre acerca del autor y, por lo tanto, de la veracidad de lo que hablas. Si no cuidas este aspecto, la gente pensará que tampoco te preocupas por el contenido.

Además, con la cantidad de correctores ortográficos automáticos y diccionarios de acceso rápido que existen, ya sea en nuestro procesador de texto, en el propio blog o en páginas de Internet, no hay excusa para dedicarle unos segundos a comprobar que todo está correctamente escrito.

Y ya que estamos con este tema, recalcar que esto es aplicable también a los comentarios. Cada vez hay más tendencia por parte de los administradores de un blog a eliminar comentarios con faltas graves de ortografía.

Loading...