Paso a paso

Mete Windows 7 en una llave USB y ejecútalo en cualquier equipo

Windows Embedded Standard es todo un descubrimiento. Usándolo seremos capaces de meterlo en una unidad USB que podremos ejecutar en prácticamente cualquier ordenador

Sergi Puertas

10 marzo 2014

Windows Embedded Standard es todo un descubrimiento. Usándolo podemos crear una instalación personalizada de Windows 7 de una manera sencilla. Pero, además, seremos capaces de meterlo en una unidad USB que podremos ejecutar en prácticamente cualquier PC.

Windows Embedded Standard 7 ofrece una serie de ventajas sobre las versiones convencionales de este sistema operativo, ya que nos permite seleccionar y configurar de manera mucho más específica los componentes, las aplicaciones y los controladores que se incluirán en la instalación, perfilándola para distintos tipos de equipo y haciendo que sea mucho más desatendida.

Por supuesto, para disfrutarlo necesitarás disponer de una licencia. Si no tienes una y deseas probarlo, puedes descargarlo conectándote a la página de evaluación del producto y haciendo clic en el enlace Download a Windows Embedded Standard 7 Eval. Luego, accede a tu cuenta de Windows Live. Si no posees una, deberás crearla pulsando en Sign up now.

Tras inscribirte en el servicio y entrar en tu cuenta, se te ofrecerá la opción de descargar los paquetes. Está disponible para equipos de 32 y 64 bits. Si optas por la primera versión, contarás con la ventaja de que podrás instalar el sistema en equipos que posean ambas arquitecturas, con lo cual ganarás en flexibilidad si planeas llevar siempre encima el USB para ejecutar Windows en otros ordenadores. Como contrapartida, esta versión no podrá sacar todo el jugo a los núcleos de 64 bits.

Tras la descarga deberás descomprimir los diversos volúmenes RAR para obtener una imagen de disco en formato ISO. Puedes utilizar el autoextraíble que encabeza el listado o bien un descompresor gratuito como PeaZip.

NIVEL:INTERMEDIO

Cómo cargar el sistema en un pendrive

A continuación, te detallamos cómo completar el proceso de instalación en un dispositivo USB. No obstante, ten presente que las instalaciones portátiles de Windows 7 no son tan flexibles como las que nos ofrecen Ubuntu y otras encarnaciones de Linux.

En otras palabras, dependiendo del hardware que conforme el equipo en el que vas a ejecutar el sistema, cabe la posibilidad de que se presenten conflictos o que determinados dispositivos queden deshabilitados por no detectarse correctamente. Hecha esta aclaración, una vez que hayas completado los siguientes pasos podrás trabajar con Windows Embedded Standard 7 en buena parte de los ordenadores.

Paso 1. Arranca el disco o el archivo de imagen

Si posees una copia en DVD de Windows Embedded Standard 7, especifica en la BIOS que la unidad lectora de discos será el dispositivo de arranque. Deberás darle preferencia en la secuencia de inicio. Tras reiniciar el ordenador, se mostrará la pantalla de bienvenida de Windows Embedded Standard 7.

Haz clic en el botón Build an image. Seguidamente, acepta los términos de la licencia. Aunque el instalador está en inglés, como tendrás oportunidad de comprobar en pasos subsiguientes, se te permitirá seleccionar el español como idioma de sistema. El asistente te ofrecerá entonces la opción de escoger entre diversas versiones de Windows 7. Haz clic en Use a template.

Windows en USB 1

Escoge ahora la versión en función de las necesidades que se te plantearán a la hora de trabajar en el ordenador de destino. La opción Application compatibility, sin ir más lejos, resultará la más apta si deseas ejecutar programas de terceros en tu encarnación personalizada de Windows 7. No obstante, si el espacio en tu disco USB es muy limitado, es probable que te convenga decantarte por Minimum configuration. Una vez hayas elegido, haz clic en Next.

Paso 2. Característica para instalar en la USB

El paso Summary of drivers and features te permite determinar qué componentes se añadirán y cuáles quedarán excluidos. Marca la casilla Modify features y, seguidamente, explora las diversas categorías y personaliza Windows a tu gusto escogiendo programas y características.

Windows en USB 2

Sea cual sea tu elección, asegúrate de desplegar el apartado Embedded enabling features. En Edition branding resalta la casilla Bootable Windows USB stack, que, por defecto, está desactivada. De lo contrario, no se te permitirá instalar el sistema en el dispositivo USB.

Paso 3. Resuelve bien las dependencias

Dependiendo de los componentes que hayas elegido agregar a tu sistema operativo, el siguiente paso consistirá en cuadrar las dependencias que existen entre ellos. Diversos cuadros de diálogo irán apareciendo y deberás escoger entre los módulos que se mostrarán en la pantalla.

Como mínimo, se nos planteará una dependencia que tenemos que resolver: la que origina haber habilitado Bootable Windows USB stack. Bastará con que desmarquemos la casilla de verificación Standard Windows USB Stack y que hagamos clic en el botón Next para que quede solventada.

Windows en USB 3

Ahora, pincharemos en Next de nuevo en la ventana principal y se mostrarán las unidades en las que podemos instalar Windows, incluida la que constituye tu disco USB. Si no se mostrara, probaremos a cambiarla de puerto y haremos clic en Refresh. En el caso de que no estuviera formateada o correctamente particionada, pulsaremos la combinación de teclas Mayúsculas + F10. Se abrirá una ventana de línea de comandos en la que podremos teclear Diskpart y hacer uso de esta utilidad de Windows.

Gracias a ella seremos capaces de examinar los discos conectados y crear particiones. Podemos obtener información adicional acerca de sus parámetros de funcionamiento conectándonos a la página web http://support.microsoft.com/kb/300415/es.