El montaje del Director: cómo editar vídeo en alta definición

Aprovechando la nueva hornada de productos relacionados con la alta definición (HD), vamos a mostrarte qué elementos son necesarios y cómo combinarlos para sacarle el máximo partido posible. Para ello, echamos mano de Pinnacle Studio Ultimate 11

Redacción

El montaje del Director: cómo editar vídeo en alta definición

22 septiembre 2007

Paso 1

Requisitos

De hecho, la manipulación de secuencias en alta definición se lleva a cabo de forma muy parecida a las que tienen definición estándar (SD); lo que ocurre es que, al tratar mucha más información durante los procesos de edición, es necesario utilizar un equipo muy potente. Y cuando hablamos de un PC muy potente, nos referimos a una máquina que disponga de al menos 2 Gbytes de memoria principal (recomendados 3 o 4), un procesador con varios núcleos y, sobre todo, una tarjeta gráfica de la gama alta, aunque no es necesario que llegue a ser profesional (NVIDIA Quadro o ATI FireGL).

Hay que tener en cuenta que las aplicaciones actuales de edición de vídeo (Pinnacle es pionero en esta tecnología) hacen uso de la potencia de las GPU y de su memoria (al menos 256 Mbytes) para renderizar las diversas mezclas de vídeo durante la edición.

Con un equipo menos potente, también se podría llevar a cabo la edición en HD, pero el tiempo que tendríamos que emplear hasta conseguir un resultado decente hace que la idea sea bastante descabellada. Por tanto, no sólo necesitarás contenidos en alta definición, sino también un equipo que se encuentre a la altura. Lógicamente, esta relación puede llevar a que si estás buscando comprar una cámara que grabe en HD, al final no lo hagas debido a que tu PC no sea capaz de manejar estos contenidos. Sin embargo, ten en cuenta que con dichas cámaras también podrás ir grabando en definición estándar hasta que actualices tu ordenador.

Paso 2

AVCHD y HDV

Son los dos formatos más extendidos a la hora de identificar las cámaras capaces de grabar contenidos en alta definición. El HDV (High Definition Video) lleva algo de más tiempo en el mercado (desde 2003) y ha tenido una buena acogida debido a que utiliza el mismo medio de almacenamiento que el formato DV, es decir, las cintas miniDV. Esto es posible gracias a que la compresión utilizada es ligeramente mayor, ya que emplea un códec basado en MPEG-2. Hoy en día existen distintos modelos, sobre todo de Sony, Canon y Panasonic, incluso para el mercado de consumo, que ofrecen unos tamaños reducidos y unos precios en descenso.

Pero desde hace relativamente poco ya se pueden encontrar videocámaras capaces de almacenar las secuencias de vídeo en el formato AVCHD (Advanced Video Codec High Definition). Se trata de un formato de grabación en alta definición puesto en marcha por Sony y Panasonic y que está basado en el códec MPEG-4 AVC (H.264). Sus ventajas son claras: ofrece una excelente calidad, ligeramente menor que la del HDV pero con unas tasas de compresión mucho mayores. Este detalle permite usar un mayor rango de soportes para almacenar las secuencias, como es el caso de los discos DVD de 8 cm, discos duros, tarjetas de memoria o incluso también las propias cintas miniDV.

La utilización de este tipo de cámaras también implica dos características que deberían ser definitivas para que al final termine imponiéndose en el mercado de consumo: el acceso aleatorio y la reducción del tiempo de transferencia de los ficheros al PC. Con una cinta miniDV, tendremos que realizar un avance rápido para llegar, por ejemplo, al minuto 34 de la grabación; mientras que, con el formato AVCHD, la búsqueda se basa en el tiempo, lo que permite acceder a ese momento casi de forma instantánea. Por otro lado, transferir los contenidos de una cinta miniDV al PC requiere esperar precisamente el mismo tiempo que ocupa la grabación, mientras que la copia de los ficheros almacenados en AVCHD (ya sea en DVD, disco duro o tarjeta de memoria) sólo nos llevará el tiempo que necesite el ordenador en la transferencia vía USB o lector óptico.

Paso 3

Otros formatos compatibles

Pero la alta definición no es proporcionada solamente por estos dos formatos. Existen otros muchos que Pinnacle Studio es capaz de reconocer; es el caso de WMV HD, Nero Digital, DivX... Y, por supuesto, Pinnacle también trabaja con otros que no son HD sino simplemente definición estándar. Lo que ocurre en este sentido es que, si nos encontramos editando un proyecto en alta definición e incluimos en la línea de tiempo un vídeo en SD, tendríamos que redimensionarlo para cubrir toda la pantalla, lo que implica una reducción importante de la calidad.

Como es lógico, no todo el mundo está en disposición de adquirir una cámara de vídeo en alta definición pero la mayoría sí que dispone de una cámara de fotos digital. Pues bien, aprovechando las herramientas de zoom y movimiento que ofrece Pinnacle Studio, podremos conseguir sólo con fotografías unos resultados espectaculares, ya que tendremos la posibilidad de dotarlas de movimiento e implementar transiciones entre ellas.

Paso 4

El adecuado mantenimiento

Cada vez que hablamos de la edición de vídeo, aprovechamos para darte algunos consejos previos. Pueden parecer algo repetitivos, pero lo cierto es que si no realizamos un buen mantenimiento de nuestro PC, la edición de vídeo se volverá tediosa y, en algunos casos, imposible. Más si tenemos en cuenta que los requerimientos a la hora de trabajar con vídeo en HD son muy elevados. En primer lugar, utiliza varios discos o particiones para mantener los datos de forma independiente. Por ejemplo, puedes utilizar una unidad solamente para almacenar los vídeos y como disco de intercambio con la memoria. Así, el acceso a los contenidos almacenados se realizará en procesos paralelos a los que pueda llevar a cabo el sistema operativo o la propia aplicación de edición.

Asimismo, la desfragmentación periódica de los discos te permitirá mantener los ficheros en sectores lo más cercanos posible y el tiempo de lectura y de escritura se reducirá considerablemente, haciendo la labor del editor de vídeo mucho más amena y fluida.

Paso 5

El proceso de captura

Por defecto, Pinnacle Studio Ultimate (129 euros, Avid Pinnacle. www.pinnaclesys.com) reconoce automáticamente el formato del proyecto teniendo en cuenta el primer clip que utilicemos en él. Este detalle es importante para no perder la resolución que ofrece la alta definición. Si dispones de una videocámara de estas características, no habrá problema en caso de que comiences un nuevo proyecto directamente desde la captura; sin embargo, sí lo habrá, por ejemplo, cuando estés manejando solamente imágenes estáticas para unirlas en un vídeo. Esto es así porque al arrastrar cualquier fotografía sobre la línea de tiempo, la resolución que se usará es la que tiene el formato DVD, es decir, 720 x 576 píxeles, 25 fotogramas/segundo y un aspecto de 4:3.

Para asegurarte de que estás editando en alta definición, desde la opción de Editar, accede al menú Configurar/Preferencias del Proyecto y, dentro de la pestaña Preferencias del proyecto, define el formato utilizando alguna de las plantillas HD según tus necesidades. A mayor resolución, más lento será el proceso de edición, ya que a la hora de insertar algún efecto o transición, la renderización no se realizará en tiempo real. Por otro lado, cuando conectes la cámara, el software la detectará automáticamente y la captura se realizará de la misma forma que con el formato estándar. Una vez concluido el proceso, las secuencias aparecerán disponibles para su posterior proceso de edición.

Paso 6

Incorporando los menús

Asimilado el proceso de edición como el mismo que se llevaría a cabo con la definición estándar y que hemos tratado en diversas ocasiones, le toca el turno a la autoría de DVD, en caso de que te vayas a decantar por la compilación posterior en soporte óptico, como veremos más adelante. Manteniéndote en el apartado Editar, pulsa el botón Mostrar Menús y, a continuación, selecciona Menús estándar. Pinnacle Studio ofrece una gran gama de ellos, tanto gratuitos como los Premium Pack adicionales. En este punto, lo único que tendrás que hacer es arrastrar el que más te convenga sobre la pista principal de vídeo, apareciendo la ventana de configuración de los menús. En ella podremos indicar características como el movimiento de las miniaturas de los capítulos, volver al menú principal después de que finalice cada uno de ellos o, simplemente, editar los textos que consideremos pertinentes.

Paso 7

¿Guardar en archivo o compilar en soporte óptico?

Una vez que la edición y autoría se han llevado a cabo, tenemos una gran cantidad de posibilidades para guardar el resultado. Lógicamente, si hemos estado editando en HD, lo ideal es que mantengamos este formato. Lo que ocurre es que la alta definición no está aún extendida en los reproductores de salón, aunque pronto lo hará. Otra de las alternativas que ofrece la nueva versión de Pinnacle Studio Ultimate es la de grabar en formato HD DVD pero en discos DVD, manteniendo incluso los menús de capítulos.

Así pues, selecciona la pestaña Hacer vídeo y verás aparecer cuatro opciones principales: Disco, para compilar en soporte óptico; Archivo, para obtener un fichero que almacenar en el disco duro; Cinta, para volver a volcar el vídeo editado en cinta DV, o Web, con la que podrás publicar el resultado en Yahoo! Video de forma automática. Una vez seleccionada la salida, deberás decantarte por el formato adecuado y, dependiendo de éste, por la configuración o Preajuste, aunque siempre tendrás la posibilidad de personalizar esta configuración.

Paso 8

Trucos sin precio

- No es necesario disponer de una cámara o vídeo en alta definición para editar un proyecto en HD. Con tus instantáneas tomadas con la cámara de fotos, podrás conseguir unos resultados espectaculares, que será posible que disfrutes en el PC o en un reproductor de salón que pueda reconocer este tipo de contenidos. Como sabrás, las cámaras de al menos 2 Mpíxeles (recomendable más de tres) ofrecen la suficiente resolución como para usarlas en vídeo HD. De lo único que tendrás que asegurarte es de estar editando un proyecto con este formato.

- Si has añadido un efecto o una transición a un clip de vídeo y, posteriormente, has modificado alguna de sus propiedades, es probable que quieras volver a usarlo en otro lugar. Para no tener que repetir la modificación, mantén pulsado Ctrl., pincha y arrastra dicho efecto o transición (sirve también para cualquier otro elemento de la línea de tiempo) al lugar que desees. De esta forma, lo habrás copiado en vez de moverlo de un sitio a otro.

Es probable que en determinadas secuencias te apetezca introducir la clásica voz en off que, junto con la música de fondo, te darán resultados casi profesionales. En este caso, el proceso de grabación se puede realizar desde distintas fuentes y en el momento que desees (antes o después de la propia edición).

Si ya la tienes grabada en un fichero de audio, sólo tendrás que buscarla desde el apartado Mostrar Música de la ventana de medios y arrastrarla a la pista específica para los efectos de sonido, que también se utiliza para las voces en off. Si aún no la has grabado, Studio dispone de una grabadora de sonido; sólo necesitarás tener conectado un micrófono al PC y acceder al menú Caja de Herramientas, seleccionando a continuación Grabar voz en off. Aparecerá una ventana de grabación desde la que realizar esta tarea; una vez terminada, la secuencia de audio se insertará automáticamente en la pista correspondiente y a partir del punto de reproducción. De esta forma, podrás ir grabando tantas secuencias de voz en off como desees e ir moviéndote por la línea de tiempo para insertarlas en el lugar adecuado.