Un NAS en tu router

Cómo tener un servidor de ficheros en casa sin gastarte ni un euro

Dani Castillo

NAS

28 febrero 2017

Por fin, ya te han instalado tu nueva conexión de fibra en casa.

Te has independizado, o cambiado de piso, o actualizado tu conexión a internet, pero sea como sea tu nuevo y flamante router ya está instalado.

¿Y ahora qué?

Pues por sencilla que parezca la respuesta, seguro que puedes ir mucho más allá de conectar tu ordenador y tu consola, y esperar que la WiFi llegue bien a todos lados en casa.

Pequeños trucos y, en algunos casos, alguna pequeña inversión, pueden aumentar a lo grande las posibilidades de tu conexión.

Para empezar, algo que puedes probar hoy mismo. ¿Te apetece?

¡Pues vamos allá!

Primero la teoría, vamos a aprender qué es un NAS.

Esto es lo que nos dice Wikipedia: "El almacenamiento conectado en red, Network Attached Storage (NAS), es el nombre dado a una tecnología de almacenamiento dedicada a compartir la capacidad de almacenamiento de un computador (...)".

Vamos a quedarnos con la primera frase: "almacenamiento conectado en red".

¡Justamente eso!

Suena bien, ¿verdad?

Un almacenamiento en la red de tu casa, disponible para todos tus ordenadores (Windows, Mac o Linux), tus móviles, tablet... y quizás incluso para más dispositivos.

Seguro que estás pensando que una solución así debe ser muy cara, y no te equivocas demasiado. Estos dispositivos, cuando se usan en empresa, son piezas de equipamiento muy costosas, ya que deben tener sistemas de seguridad, redundancia, discos duros de alto rendimiento y durabilidad... Un pastón, vamos.

Sin embargo, hay una opción que la mayoría de nosotros podemos probar sin ningún coste en nuestras casas.

Busca algún pendrive que tengas por casa. El de las fotos de las vacaciones de verano, ese en el que copiaste música o algún vídeo que grabaste con tus amigos.

Y ahora mira en la parte trasera de tu router…

Puerto USB

¿Véis ese puerto USB?

Posiblemente lo hayáis visto y ni os hayáis fijado en él. Pues ahora conecta el pendrive o disco duro externo, y quedará compartido en vuestra red. Para acceder a él podéis hacerlo de varias formas.

Windows

Forma super rápida:

Pulsad el botón Inicio y a continuación Ejecutar. O directamente la tecla Windows y R a la vez.

Te saldrá este cuadro de diálogo, y tendrás que escribir ese mismo texto: \\192.168.1.1

Run

Esta es la dirección IP por defecto de la gran mayoría de routers. Al darle a OK se hará la magia!

Te aparecerá algo muy parecido a esto.

Share

Si abres esa carpeta (el nombre puede variar según el router, en muchos casos se llamará usbshare) os aparecerá el contenido de vuestro disco, ya estarás conectados, ya sea por cable o wifi.

Desde Mac

Puedes hacerlo abriendo Finder y seleccionando el menú Ir - Conectar al Servidor.

Finder

La dirección la tienes que escribir así: smb://192.168.1.1 y a continuación pulsar Conectar.

Y voilá! Ya tienes tu propio NAS funcionando en casa!

Rápido, sencillo, accesible para todos y, lo mejor… totalmente gratis!!!

Recuerda que cada operador instala modelos de router diferentes, y a lo mejor el tuyo no tiene esta función pero, si la tiene, pruébalo y cuéntanos el resultado en los comentarios en las redes sociales.

Temas Relacionados
Loading...