Reportaje

Navega gratis en tu ciudad con WiFi

Los ayuntamientos no pueden dar WiFi gratis a más de 256 Kbps, pero lo financian con publicidad y cobrando a clientes con acceso Premium

Juan Ignacio Cabrera

WiFi apertura

11 mayo 2011

Una circular de la CMT regula desde junio este servicio. Los ayuntamientos, que no pueden darlo gratis a menos que sea una conexión de menos de 256 Kbps, lo financian con publicidad y cobrando a clientes con acceso Premium.

Hace unos años, a los alcaldes de todo el país se les llenó la boca prometiendo Internet gratis para todos sus vecinos a través de tecnologías como WiFi o WiMAX. La realidad, tiempo después, es que las calles y espacios públicos de las ciudades españolas siguen sin estar, en su inmensa mayoría, conectados, aunque algo se ha hecho. «Uno de los principales problemas es que los consistorios ofertaron WiFi gratis como promesa electoral sin saber realmente cómo podían hacerlo posible», asegura David Villafruela, responsable de comunicación de Gowex, una de las empresas de referencia en la implantación de este tipo de infraestructura en lugares públicos.

En los años de vacas gordas, muchos alcaldes se lanzaron a invertir sin tener en cuenta que sus servicios, al estar subvencionados con dinero público, infringían las leyes de la competencia de la propia Unión Europea, pues se beneficiaban de unos fondos públicos a los que los agentes privados, entre ellos las operadoras de telefonía 3G, no podían acceder. Villafruela recuerda el caso del ayuntamiento de Málaga, que tuvo que pagar una multa de 300.000 euros por no darse de alta como operador, otro requisito ineludible para los consistorios que ponían en marcha estos servicios. Pero no fue el único. El ayuntamiento de Ponteareas, en Pontevedra, fue denunciado por un cibercafé que vio cómo la decisión de su consistorio amenazaba con arruinarle, y casos similares tuvieron lugar en varios pueblos de Girona y en Atarfe (Granada).

Mapa puntos WiFi Gowex

Gowex ha extendido sus redes WiFi a 20 ciudades españolas y a 15 más en todo el mundo. Estos proyectos suman cerca de 30 millones de usuarios potenciales y casi 340.000 reales.

Después de un año de consulta a todos los agentes implicados, la CMT, el organismo que regula las telecomunicaciones en España, emitió una circular a principios del verano pasado en el que por fin se clarificaba en qué condiciones un ayuntamiento (y, por extensión, cualquier administración pública) puede lanzar un servicio de WiFi para sus ciudadanos sin perjudicar a compañías privadas e ir contra la legislación continental.

Como requerimientos fundamentales están el que el organismo que dé el servicio se dé de alta, a su vez, como operador en un registro de la propia CMT. Además, el servicio se debe asentar en un modelo de negocio sostenible que no tenga que recurrir a dinero público. Eso significa que los ayuntamientos deben financiarse bien cobrando a los usuarios o insertando publicidad de terceros que será vista por esos usuarios. Eso sí, la CMT dejó un resquicio en su circular para la existencia de redes totalmente gratuitas. Y es que si la velocidad de bajada de datos no excede los 256 Kbps (lo que no permite ver vídeos por YouTube o programas en streaming, por ejemplo), los ayuntamientos pueden dar el servicio con total libertad.

La CMT, como explica Andreu Castellano, su jefe de comunicación, entendía que de esta forma no se desincentiva la inversión privada. También puede haber WiFi «gratis» cuando se considere un servicio de autoprestación, como el que da un organismo a sus propios empleados y a los ciudadanos que acuden al mismo para hacer una gestión. En esta categoría entran, por ejemplo, las bibliotecas y los centros educativos.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });