Una nueva mirada con Photoshop

En muchas instantáneas tomadas con flash la gente aparece con ojos de vampiro, lo cual es un fastidio; afortunadamente, es posible arreglarlo o, incluso, cambiar los ojos por otros. Y eso es lo que te vamos a enseñar en el siguiente práctico

Juan Antonio Vicente

Una nueva mirada con Photoshop

17 noviembre 2008

Brevemente, los ojos rojos son consecuencia del reflejo de la luz del flash en el fondo de la retina (que es de ese color) cuando nuestras pupilas están muy dilatadas en ambientes con escasa luz. La mayoría de cámaras tienen una utilidad del flash para evitarlo (disparando un fogonazo anterior a la toma que haga cerrar nuestras pupilas) pero, si no es el caso o el sistema no funciona, el problema sólo se puede solucionar a posteriori en el PC.

Actualmente, la mayor parte de aplicaciones fotográficas incluye alguna herramienta que corrige automáticamente los ojos rojos, pero ahora te ofrecemos la posibilidad de crear unos nuevos utilizando Photoshop que, además, podrán ser de tu mismo color o del que quieras. Dibujar unos ojos (humanos, claro) es bastante sencillo, tan sólo tienes que seguir los siguientes pasos.

Paso 1

Crea un nuevo documento

Ejecuta Photoshop y crea un documento nuevo. No hace falta que sea demasiado grande, con 300x300 píxeles será suficiente. Luego tendrás que reducirlos, pero así se trabaja con mayor comodidad. Es necesario trabajar en una capa distinta a la que aparece por defecto, la denominada Fondo. Por ello, en el menú Capa, sigue la ruta Nueva/Capa. Aparecerá un cuadro donde definir unos valores. Ponla el nombre Ojo y pulsa OK para cerrar este cuadro y saltar al siguiente paso.

Paso 2

Traza una selección circular

Primero, activa la herramienta Marco de la barra de herramientas. Pincha sobre este icono sin soltar y aparecerán varias opciones a su derecha. Elige Marco elíptico para trazar el iris del ojo. Observa que el cursor ha adoptado una forma de cruz.

Sitúalo hacia el centro de la imagen y, con las teclas Shift y Alt pulsadas y sin soltar, haz clic con el ratón y arrástralo hacia un lado para dibujar una circunferencia. Cuando consigas un tamaño adecuado, suelta el botón izquierdo y las teclas, por este orden. Tendrás entonces una circunferencia que aparecerá discontinua porque se trata aún de una selección.

Paso 3

Elige el color del ojo que más te guste

Lo siguiente es rellenar esta selección con un color que será el que elijas para los nuevos ojos. En la barra de herramientas, haz clic en el icono que representa un cuadro negro sobre uno blanco y aparecerá el cuadro Selector de Color con las distintas tonalidades.

Elige una haciendo clic sobre ella y, si quieres cambiar de color, mueve arriba o abajo el selector de la columna vertical que contiene todo el espectro de colores hasta conseguir el que más te convenza. Para este ejemplo, hemos elegido un tono de azul que aparecerá ahora como activo en Photoshop.

Lo siguiente será rellenar la selección circular con dicho color. Para ello, pincha en el menú Edición/Rellenar. Aparecerá el cuadro del mismo nombre donde no es necesario cambiar nada. Acepta y la circunferencia se habrá transformado en un círculo del color elegido.

Paso 4

Dibuja los músculos del iris

Para crear esta característica del iris se emplean varios filtros. Primero, despliega el menú Filtro/Ruido/Añadir Ruido. En el cuadro del filtro, elige 50 en la casilla Cantidad, asegúrate de que está activado Uniforme en el apartado Distribución y seleccionada la casilla Monocromático.

Con otro efecto más terminaremos el iris. Ve de nuevo al menú Filtro y elige Desenfocar/Desenfoque radial. En el nuevo cuadro, elige 100 para la casilla Cantidad; en Método, escoge la opción Zoom; y selecciona Óptima en Calidad. Por último, en el cuadro de la izquierda titulado Centro, éste debe situarse en medio del cuadro. Si no fuera así, haz clic y, sin soltar, sitúalo correctamente. Pulsa ahora OK y, si el efecto no te ha salido bien, hazlo en Ctrl+Z para deshacer el resultado y repetir el paso.

Paso 5

Aplica un borde alrededor del iris

Toca ahora crear el borde alrededor del iris. Para ello, ve a la paleta de capas (si no aparece, la tienes en Ventana/Capas) y haz clic dos veces sobre la capa que contiene el ojo. Aparecerá el cuadro de Estilo de Capa. Marca la última casilla, llamada Trazo, y pulsa sobre este cuadro.

La parte derecha de la ventana cambiará y mostrará opciones para configurar este efecto. En Tamaño, escribe un valor de 5 y, después, despliega la lista Posición y escoge la opción Centro. Por último, tienes que cambiar la Opacidad a un 75 % .

A continuación, hay que definir un poco más los músculos del iris, para lo cual usaremos otro filtro. Sigue la ruta Filtros/Enfocar/Enfocar más. El filtro se aplicará automáticamente y comprobarás que el iris tiene ahora más nitidez.

Paso 6

Genera la pupila

Ésta será la siguiente tarea. Así, en una nueva capa, crea una nueva selección circular de la misma forma que hiciste en el Paso 2. La nueva debe ser concéntrica al círculo anterior pero de menor tamaño, como corresponde a esta parte del ojo, y debes rellenarla de color negro.

Con este fin, pulsa primero la tecla D para reestablecer los colores Negro/Blanco iniciales y, seguidamente, repite las indicaciones del Paso 3 (menú Edición/Rellenar) para colorear la nueva selección de color negro. Después desactiva la selección a través del menú Selección/Deseleccionar.

Paso 7

Añade los reflejos del ojo

Sólo falta aplicar unos reflejos característicos al ojo, que también aplicaremos en una capa distinta, y para los cuales lo normal es emplear el color blanco. Pulsa la tecla X para intercambiar los colores iniciales y hacer que ahora el activo sea ahora el blanco. Entonces, activa la herramienta Pincel y elige un tamaño de pincel adecuado, en función del tamaño de ojo que hayas creado. Lo puedes especificar en las opciones del pincel que han aparecido justo debajo del menú superior.

Traza justo después una pequeña curva en la zona superior derecha del iris. Con el mismo tamaño de pincel, o un poco menor, marca un punto en la parte superior izquierda de la pupila. Ya tienes un iris del ojo dibujado. Haz una copia de éste para conseguir el otro y prepárate para sustituirlos en la foto.

Paso 8

Sustituye el iris original por el tuyo

Abre la foto donde quieres cambiar los ojos rojos y copia en una nueva capa el ojo recién creado. Lo que hay que hacer es ajustar el iris de este ojo al tamaño del real para que lo cubra por completo. En el menú superior, abre Edición/Transformar/Escala. Ahora, arrastra el cursor hasta que el tamaño de ambos iris sea similar. Eso sí, mantén pulsada la tecla Mayúsculas, para que las modificaciones no deformen la figura. Cuando termines, pulsa Enter.

Paso 9

Borra la parte cubierta del iris

Lo siguiente es crear una máscara en esa capa para eliminar la parte del iris tapada por el párpado. Pintando sobre la máscara con la herramienta Pincel y el color negro, podrás ocultar los trozos del iris que sobran. Si te confundes, utiliza el color blanco para mostrar otra vez lo que hayas quitado. Así hasta darle la forma del iris original.

Una vez terminado, ve a la ventana de capas y despliega la lista con los distintos Modos de fusión de la capa y elige Luz Suave, que en este caso es con lo que obtendremos el resultado más parecido a la realidad. El iris se adaptará perfectamente, aunque es posible que todavía se vea la parte roja.

Paso 10

Una última capa

Para tapar la parte roja, creamos una nueva capa y, con la herramienta pincel que teníamos activa, pintamos una superficie similar a la parte roja hasta cubrirla. El color a elegir es el mismo que utilizamos en el Paso 3 para el iris o uno similar. Una vez terminado, al igual que hicimos antes, abrimos la lista de los modos de fusión pero ahora elegimos Color. Para terminar, sólo quedaría hacer exactamente lo mismo en el otro ojo y ya tendremos el resultado final.