Offline Gmail: Más allá de Gmail

El cliente de correo web de Google está siendo cada vez más utilizado por los internautas. Una de las razones de este éxito es la existencia de pequeñas funcionalidades innovadoras que ofrecen prestaciones extraordinarias a Gmail

Javier Pastor Nóbrega

Offline Gmail: Más allá de Gmail

11 junio 2009

Paso 1

Correo sin conexión

Gmail acaba de incorporar la posibilidad de tener nuestro correo accesible aunque no estemos conectados a Internet. Ya existían formas de sincronizar el correo de Gmail con clientes de escritorio como Outlook o Thunderbird, pero con esta característica Google demuestra la potencia de su tecnología Gears y nos permite interactuar con nuestra cuenta de forma idéntica a cuando estamos conectados. Para acceder a dicha funcionalidad, primero tendremos que instalar Google Gears (http://gears.google.com) y ejecutarlo.

Paso 2

Las limitaciones

Aunque la posibilidad de acceder a los mensajes sin estar conectados a Internet es muy interesante, existen ciertas limitaciones que Google ha impuesto en este servicio. La más relevante es que no se copiará todo el contenido de nuestro buzón. Eso supondría descargar gigabytes de información a nuestro ordenador e impondría una carga demasiado severa en los servidores de Google.

De este modo, cuando se ponga en marcha el proceso de sincronización, Offline Gmail contendrá solo parte de nuestro buzón de entrada. En el caso de que tengamos muchos mensajes, podremos acceder a los últimos meses y a aquellos que, por ejemplo, hemos marcado con una estrella. Teniendo esto en cuenta, ya podremos activar esta característica. Bastará con que accedamos a Settings/Labs/Offline, activemos la casilla Enable y luego hagamos clic en Save Changes. Eso hará que, cuando volvamos a acceder a Gmail, comience el proceso de sincronización.

Paso 3

Sincroniza el correo

Al haber habilitado esta característica, aparecerán dos nuevos iconos en la parte superior derecha de la cuenta de Gmail. El primero de ellos indica la cantidad de funcionalidades de Gmail Labs activadas. El segundo muestra el estado del proceso de sincronización de la cuenta on-line con la cuenta off-line.

Obviamente, nada más activar la característica, tendremos que esperar cierto tiempo (dependiendo de nuestro buzón de entrada) para que se sincronicen ambos apartados, pero en cualquier momento podremos consultar el estado del proceso de sincronización.

Una vez terminado, podremos comprobar cómo funciona Offline Gmail. Si desactivamos la conexión a Internet, veremos que el icono verde pasa a un color distinto; y si pasamos el ratón por encima, veremos que estamos en modo Offline Gmail (lo que el cliente llama Flaky Connection Mode). Sin embargo, podremos acceder a nuestro correo reciente sin problemas, e incluso ir escribiendo mensajes para cuando sí dispongamos de conexión.

Paso 4

Algunos ajustes

Aunque esta funcionalidad todavía está en fase preliminar, ya es posible configurar algunos de sus parámetros. Para ello, tendremos que acceder a Settings/Offline, y allí encontraremos algunas opciones interesantes. Por ejemplo, aun teniendo la característica activada, podremos deshabilitarla en aquellos ordenadores en los que no queremos mantener copias off-line de nuestro correo. También se nos informa del rango de tiempo que abarca nuestra copia sincronizada y de qué etiquetas se incluyen o excluyen.

Otra opción muy relevante es la de elegir correos que no tengan elementos adjuntos o que solo tengan elementos de cierto tamaño, lo que permitirá mantener en la copia de seguridad off-line más mensajes que si guardásemos también los más «pesados».

Adiós a dos críticas

Gmail ha solucionado una de sus carencias más criticadas: la posibilidad de seleccionar varios elementos al mismo tiempo para adjuntarlos en un mensaje. Y es que ya es posible escribir un correo, pulsar en Adjuntar un archivo y seleccionar varios combinando el Shift o el Ctrl con el botón izquierdo del ratón. Una vez seleccionados los elementos adjuntos, aparecerá una barra de progreso en el correo que estamos escribiendo que mostrará cómo Gmail está preparando cada uno de esos adjuntos para incluirlos en el mensaje.

Otra de las críticas que se le realizaban a este cliente era su limitada capacidad de personalización. Google lo ha resuelto, al menos parcialmente, con la nueva selección de temas de colores y temas predefinidos a los que podemos acceder desde Configuración/ Temas.

Aquí descubriremos que existen ciertos temas de colores e incluso con algunos elementos decorativos extra, pero además destaca la presencia de un icono llamado Elige tus colores. Si pulsamos sobre él, accederemos a una ventana en la que podremos establecer los colores para algunos apartados de la interfaz, como las tipografías, los resaltados de los textos y otros elementos.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });