Overclocking en la GeForce GTX 280

Antes de empezar el proceso de overclocking es preciso comprobar que contamos con la última versión de los controladores de vídeo. En este caso, se trata de la 186.18, que podemos descargar desde la web de NVIDIA e instalar

Manuel Arenas

Overclocking en la GeForce GTX 280

5 enero 2010

NIVEL: INTERMEDIO

Tras reiniciar nuestro PC, es el momento de descargar la herramienta RivaTuner, instalarla y volver a reiniciar el sistema. Después, la lanzaremos para comprobar si hay problemas con la detección del hardware. De hecho, probablemente los habrá, pues este controlador es muy reciente y la aplicación aún no lo tiene contemplado en su base de datos.


Paso 1. Repara RivaTuner

Si RivaTuner no detecta los controladores 186.18, no podrá acceder a la configuración de los relojes del chip ni la memoria. La solución reside en la pestaña Power user. Solo hay que desplegar la pestaña System y buscar el apartado ForceDriverVersion. Haciendo doble clic sobre él podremos introducir manualmente el valor del controlador, asegurándonos de que el modo Hexadecimal Display no está activado. Ahora, escribiremos el valor 18618 y volveremos a lanzar RivaTuner. En Driver settings podremos desplegar las opciones de ajuste disponibles. La que nos interesa especialmente es Overclocking.

Paso1_rivatuner

Paso 2. Menú de overclocking

Tras hacer clic en esa pestaña aparecerá el cuadro de control de los relojes del sistema. Ahora, activaremos Enable driver-level hardware overclocking y elegiremos la opción detect now. Tendremos libertad para mover los controles deslizantes de las velocidades para el núcleo de la GPU, los shaders y la memoria. Eso sí, debemos comprobar que el modo activo es Performance 3D. Por simplicidad, dejaremos activada la opción Link clocks.

A partir de aquí, lo que debemos hacer es ir subiendo los valores de las frecuencias en pasos pequeños, por ejemplo, de 10 en 10 MHz, y ejecutar un programa de medición del rendimiento, como 3DMark Vantage, para poner a prueba la configuración. Tan pronto como aprecies artefactos visuales extraños, como puntos blancos o líneas «locas», revisa los parámetros y elige otros más conservadores o aumenta manualmente la velocidad del ventilador en la pestaña Fan. El ruido se hará insoportable, pero tendrás margen para incrementar la velocidad de reloj. Si instalas la utilidad nTune de NVIDIA podrás lanzar un panel de monitorización de la temperatura de bastante utilidad.

Si el equipo se queda «colgado» (algo frecuente), puedes hacer dos cosas. Lo más recomendable es esperar un par de minutos para ver si el controlador se reinicia por sí solo. Si ese no es el caso, reinicia el equipo pulsando el botón de encendido sin soltarlo durante cinco segundos y se apagará completamente.

Paso2_overcloc
Loading...