Particiona tu disco duro fácilmente

Aunque existen herramientas de terceras partes específicamente orientadas para esta tarea (como Partition Magic), en Windows Vista disponemos de lo necesario para reparticionar nuestro disco duro y realizar incluso operaciones de redimensionamiento de particiones

Javier Pastor Nóbrega

Particiona tu disco duro fácilmente

3 marzo 2009

Paso 1

Windows Vista, preparado para particionar

Para acceder a esta utilidad, basta con acceder a Inicio/Panel de Control y, desde allí, acudir a Herramientas Administrativas/Administración de Equipos, lo que hará que se abra una nueva ventana en la que deberemos seleccionar la opción Administración de discos, con lo que aparecerá el esquema de particiones de nuestro PC.

Paso 2

Redimensiona a tu gusto

Ahora tendremos que elegir la partición que queremos redimensionar para «hacer sitio» y luego poder crear una nueva partición para nuestros propósitos. En este ejemplo (ver imagen) hemos elegido una partición de prueba, en la que pinchamos con el botón derecho del ratón para luego seleccionar la opción Reducir volumen, lo que hará que aparezca una ventana en la que se nos muestra el espacio disponible para la reducción y en el que podremos elegir, de esa cifra, lo que necesitemos. Para esta prueba, escogimos el máximo disponible, de modo que simplemente pinchamos en el botón Reducir.

Paso 3

Reaprovechando el espacio

Tras la operación de reducción (o redimensionamiento, como debería llamarse realmente), ya podremos seleccionar la nueva partición recién creada (y marcada con una banda negra en la parte superior) para pinchar con el botón derecho del ratón y elegir Nuevo volumen simple.

Al hacerlo aparecerá un asistente que nos guiará en la creación de un nuevo volumen (partición) en el que elegiremos el tamaño, la letra de unidad, el tipo de sistema de ficheros o el nombre de la unidad una vez formateada con ese sistema de ficheros.

Bastará con seguir el asistente para completar la operación de creación de la nueva partición, que estará disponible en el Explorador de archivos de forma inmediata en cuanto termine el formato de la misma. De igual manera podremos utilizarla para otros propósitos, como por ejemplo instalar XP o cualquier otro sistema operativo en un equipo con Vista preinstalado y particiones ya predefinidas por el fabricante de ese PC.