Personalizamos nuestro navegador Mozilla Firefox

Para abordar este tercer capítulo de la serie de prácticos sobre navegadores con Firefox como protagonista, vamos a centrarnos en las posibilidades de personalización de este cliente, sobre todo a nivel de complementos, extensiones y temas

Redacción

Personalizamos nuestro navegador Mozilla Firefox

23 mayo 2007

Paso 1

Introducción

A mediados de diciembre del pasado año estaba prevista la primera revisión de Firefox 2.0. El código se congeló unas semanas antes con varias decenas de bugs en lista de espera, algunos de ellos críticos, como el del administrador de contraseñas (un atacante podía robar las claves guardadas en el navegador siempre que se tratara de un foro o un sitio web donde hubiese un formulario). En cuanto al famoso fallo del filtro antiphishing (se puede saltar sólo codificando en hexadecimal la dirección del sitio peligroso en cuestión), de criticidad normal, parece que también se resuelve con esta revisión.

Por lo demás, después de varias semanas disfrutando de la edición 2.0, las críticas continúan. Una de ellas apunta a la limitación de su lector RSS a la hora de filtrar las búsquedas o al hecho de que, después de instalarse en el sistema operativo, se convierta en el navegador por defecto sin ni siquiera preguntar al usuario. En cualquier caso, son muchas más las críticas positivas y se están aplaudiendo algunas de las características, como la restauración de sesiones, el corrector ortográfico, la mejora en la navegación con pestañas o los títulos y marcadores dinámicos.

Paso 2

Extensiones y Temas

Firefox es principalmente una aplicación multifuncional y nos permite la descarga e instalación de añadidos o add-ons, conocidos como complementos. Se trata de pequeñas piezas de software que cambian o añaden elementos a la apariencia o utilidades al navegador. Hay dos tipos: Extensiones y Temas. Las primeras añaden funcionalidades, desde un botón en la barra de herramientas hasta una característica totalmente nueva. Posibilitan la personalización del cliente para que se ajuste a las necesidades particulares de cada usuario, a la vez que minimizan el tamaño y apariencia del navegador en sí mismo.
Los Temas, por su parte, modifican el estado físico de Firefox. Le permiten cambiar el aspecto y su comportamiento, personalizándolo a nuestro gusto. Un tema puede modificar simplemente las imágenes de los botones o variar cada elemento de la interfaz. Los más descargados son: Noia, Vista, Aluminium Kai, Tinseltown o Macfox II Graphite.

Paso 3

Actualiza los complementos

Por defecto, Firefox comprobará periódicamente cuándo hay nuevas versiones disponibles de los complementos que tenemos instalados. Si hay alguna, nos preguntará en el siguiente arranque si queremos emplazarlas. Es posible cambiar este comportamiento en la pestaña Actualizar del panel avanzado de opciones. Por otro lado, podemos buscar actualizaciones de forma manual en Herramientas/Complementos. En el caso de haberlas, nos mostrará un listado a partir del que ubicaremos o renovaremos cualquier complemento. De cualquier modo, tendremos que reiniciar Firefox para que los cambios tengan efecto.

Paso 4

Desactiva, activa y desinstala

Si queremos deshacernos de una extensión, tenemos la alternativa de desactivarla temporalmente con el fin de que esté disponible si queremos volver a tenerla operativa en el futuro o bien eliminarla. Con los Temas, sólo podemos usar esta última opción, ya que todos, excepto el seleccionado en ese momento, están desactivados automáticamente. Para conseguirlo, primero lo escogemos y, luego, pulsamos el botón correspondiente. De la misma forma, actuamos en el caso de querer eliminar alguno. Igual que en el caso anterior, será necesario reiniciar para que los cambios surtan efecto.

Paso 5

Configura y cambia

Las Extensiones a menudo proporcionan un cuadro de diálogo para configurar su funcionalidad. Para abrir el mismo, seleccionamos el panel Extensiones (en Herramientas/Complementos) seguido de la extensión que deseemos y, a continuación, pulsamos el botón Opciones, o simplemente hacemos clic en la propia extensión.

Para alternar entre los Temas almacenados, seleccionamos el panel Temas seguido del que deseemos cambiar y, a continuación, pulsaremos el botón Usar tema. Como siempre, necesitaremos reiniciar Firefox para que los cambios estén operativos.

Otras funcionalidades tales como Visitar página de inicio y Acerca de están disponibles seleccionando el complemento en cuestión, haciendo clic con el botón derecho en el mismo y eligiendo el elemento respectivo del menú contextual.

Paso 6

Vuestras propias extensiones

Desde la página http://developer.mozilla.org/en/docs/Extensions, vamos a encontrar el centro neurálgico para crear nuestros propios complementos. La web se divide en varios apartados. Uno hace referencia a la Documentación y a las preguntas más frecuentes, así como a la información para configurar un entorno de desarrollo y cómo paquetizar el resultado. Otro nos redirige a una serie de enlaces a varios foros donde la Comunidad nos pondrá rápidamente al día de los pasos que hay que dar. Por último, contaremos con el apartado de herramientas a emplear, como DOM, un debugger JavaScript y un IDE de desarrollo.