Paso a paso

No pierdas ni un mensaje de Gmail

Los cerca de ocho Gbytes que ofrece Gmail resultan más que suficientes para disfrutar del servicio. No obstante, tratándose de nuestro correo electrónico, es conveniente respaldarlo cada cierto tiempo

Sergi Puertas

Copia de seguridad Gmail

21 noviembre 2011

Aunque es infrecuente que el servicio que nos ocupa quede inoperativo durante determinados períodos o que, debido a un problema de gravedad en el sistema, los datos de ciertas cuentas se pierdan definitivamente, resulta muy aconsejable efectuar copias de seguridad de los mensajes.

Solo así tendremos la seguridad de que podemos seguir accediendo al correo que hemos recibido en el pasado, aunque la página de Gmail se caiga temporalmente, y de que quedamos escudados contra errores permanentes.

Para tal fin, disponemos de diversas opciones. A lo largo del presente tutorial, haremos un repaso de las tres más efectivas. Cada una de ellas posee sus ventajas e inconvenientes, aunque, si quieres maximizar las garantías, puedes utilizarlas simultáneamente.

NIVEL: BÁSICO

Utiliza una segunda cuenta de correo

Esta primera opción resulta relativamente sencilla de configurar y ofrece la ventaja de que no precisarás de discos locales para almacenar información, ya que esta quedará siempre a tu disposición en la Nube. Además, la copia se efectuará de manera automatizada, sin que tengas que abrir ninguna aplicación.

No obstante, cuenta con el inconveniente de que solo se efectuarán backups de aquel correo que recibas en tu bandeja de entrada a partir del momento en el que completes las operaciones que vamos a detallar a continuación.

Paso 1. Date de alta en otro servicio

Existen un sinfín de servicios que ofrecen cuentas de correo electrónico en régimen gratuito. Si ya has dado de alta una cuenta en uno de ellos, puedes utilizarla para lo que aquí nos proponemos, de modo que salta directamente al Paso 2.

Copia de seguridad Gmail 1

Si por el contrario no posees ninguna dirección de correo adicional o prefieres no duplicar la información de Gmail en tu otra cuenta, inscríbete como usuario en Yahoo! Mail o en Hotmail. Tras conectarte a la página de tu elección, rellena los formularios escogiendo a lo largo del proceso una dirección de correo, una contraseña y completa los campos.

Paso 2. Configura las opciones de reenvío

Una vez realizado este proceso, accede a tu cuenta de correo de Gmail. Utiliza el menú desplegable que se muestra en la esquina superior derecha de la página para acceder a la opción Configuración del correo. Seguidamente, haz clic en Reenvío y correo POP/IMAP.

Luego, pulsa el botón Añadir una dirección de reenvío y utiliza la ventana que se abrirá para introducir aquella que diste de alta en el paso anterior. Se enviará un e-mail a la misma con un enlace sobre el que deberás pulsar para que el reenvío quede habilitado.

Pese a que es muy posible que un mensaje te advierta de que cabe la posibilidad de que los mensajes no puedan entregarse, en las pruebas que hemos realizado empleando Yahoo! Mail y Hotmail, todo ha funcionado correctamente.

Una vez que hemos cumplimentado la confirmación, accede de nuevo a la pestaña Reenvío y correo POP/IMAP de tu cuenta de Gmail y, en el campo denominado Reenviar una copia del correo entrante a, habilita la opción Conservar la copia de Gmail en recibidos.

Copia de seguridad Gmail 2

Realiza un backup con Mozilla Thunderbird

A lo largo de los últimos años, la eficacia y la rapidez de la aplicación web que nos brinda Gmail ha mejorado hasta el punto de que somos muchos quienes hemos optado por prescindir de los tradicionales clientes de correo para gestionar nuestros mensajes on-line.

No obstante, incluso si preferimos seguir trabajando directamente desde la página de Internet, los clientes de correo pueden servirnos para efectuar copias de seguridad. En esta ocasión, las copias de los mensajes se realizarán en un disco local.

Si bien el protocolo IMAP posee determinadas ventajas sobre el protocolo POP, el hecho de que el primero utilice un sistema de comunicación bidireccional hace que probablemente resulte menos apto para tareas de respaldo. En consecuencia, nos vamos a decantar por el segundo. No obstante, te brindamos también la información precisa para la configuración del protocolo IMAP.

Hay que señalar por último que, a diferencia de lo que sucedía en el caso anterior, empleando el protocolo POP sí existe la posibilidad de almacenar en disco todos los mensajes que nos han mandado antes de realizar los cambios de configuración que vamos a detallar seguidamente. Sin embargo, dado que no disfrutaremos de automatización, deberemos conectarnos regularmente a nuestra cuenta de Gmail con el cliente para mantener actualizado el respaldo de nuestros mensajes.

Paso 1. Activa las opciones

Para ello, en primer lugar, deberás acceder a la pestaña Reenvío y correo POP/IMAP, tal y como hemos detallado en nuestro anterior apartado. Hecho esto, en el apartado Descarga de correo POP, marca la casilla Habilitar POP para todos los mensajes (incluso si ya se han descargado). En la sección Cuando se accede a los mensajes a través de POP, utiliza el desplegable para seleccionar Conservar la copia de Gmail en Recibidos. En caso de que prefieras utilizar IMAP, asegúrate de marcar la casilla Habilitar IMAP.

Copia de seguridad Gmail 3
Loading...