Ponle más años a tus instantáneas

En las fotos de época siempre encontramos un cierto encanto que ahora podemos trasladar a nuestras imágenes actuales mediante programas dedicados al retoque gráfico. Aquí empleamos para ello, concretamente, Adobe Photoshop

Juan A. Vicente

Ponle más años a tus instantáneas

19 marzo 2009

No es difícil conseguir que una imagen actual parezca que ha sido tomada hace muchos años. A medida que pasa el tiempo, una fotografía sufre una serie de procesos degenerativos, como la pérdida de color, menor nitidez de la imagen, deterioro de la superficie del papel, etc.

Estas transformaciones, que se producen por el paso de los años, se pueden imitar en unos pocos minutos mediante la combinación de una serie de filtros que trae de serie Adobe Photoshop. Para cada proceso de erosión y desgaste, existe un filtro que es capaz de igualar esos resultados.

Con semejantes premisas, bastará partir de una imagen actual y, siguiendo los pasos que te indicamos a continuación, obtendrás una foto exclusiva de principios del siglo XX con la que dejar impresionados a tus amigos.

Paso 1

La imagen actual

Busca la fotografía que vas a envejecer y ábrela con Photoshop. Una vez en pantalla, la primera modificación que hay que aplicar sobre ella es eliminar el color. El uso generalizado del color en la fotografía es algo relativamente moderno. Las instantáneas hasta hace unos 30 años eran generalmente en blanco y negro. Seguramente, habrás visto retratos antiguos con tonos sepias, ocres, azules, etc. En algunos casos, se debe al deterioro del papel con el paso del tiempo; en cambio, otras veces corresponde a ciertas técnicas usadas en las distintas épocas.

Para imitar este aspecto, lo más rápido es utilizar la herramienta Tono/Saturación de Photoshop. Sin embargo, no vamos a aplicarla directamente sobre el original, sino mediante una capa de ajuste, que nos permitirá en cualquier momento volver a cambiar el tono elegido. Para ello, ve a la barra de menús y despliega el titulado Capa. A continuación, elige Nueva Capa de ajuste y, luego, Tono/saturación.

Paso 2

Crea una máscara de recorte

Ahora tendrás en pantalla el cuadro Nueva capa. En la casilla Nombre del cuadro escribe, por ejemplo, Capa de color. De esta forma, será más rápido identificar la capa que sirve para modificar el tono de la imagen. Inmediatamente debajo del nombre está la casilla Usar capa anterior para crear máscara de recorte. Márcala. Es importante tener activada esta opción, sobre todo si la imagen está formada por varias capas y queremos que los cambios sólo afecten a la que hay justo debajo y no al resto. Luego, pulsa el botón OK para cerrar este cuadro.

Paso 3

Colorea toda la imagen

El cuadro Tono/saturación es, entre otras cosas, el responsable de cambiar la tonalidad de una foto. En la parte superior hay una lista desplegable y debajo tres barras de ajuste: Tono, Saturación y Luminosidad. Tocando estas características, se modifican los colores de la imagen. Para ello, simplemente habría que desplegar la lista, elegir el color que queramos cambiar y cambiar sus características mediante las guías de ajuste.

Sin embargo, en este caso, como lo que queremos es cambiar el color global de la foto, tendrá que estar seleccionada la opción Todos, en la lista del apartado Editar. Después, habilita la casilla Colorear que aparece en la parte inferior derecha. Al instante de activar esta opción, la imagen habrá cambiado totalmente su aspecto, presentando una apariencia distinta y homogénea. Acabamos de sustituir los colores de la instantánea por distintos tonos pero de un color parecido.

Paso 4

Aplica un tono sepia

Lo siguiente es mover adecuadamente las barras de ajuste, especialmente Tono y Saturación, para conseguir el resultado esperado. Así, por ejemplo, para tener una foto en blanco y negro, simplemente tendremos que dar un valor de 0 a la variable Saturación.

Por el contrario, si lo que queremos es que la instantánea adopte un tono sepia, característico de las representaciones antiguas, los valores que tendremos que introducir en las casillas correspondientes son: 35 en la de Tono y 39 en Saturación.

Estos números son aproximados, obviamente, puedes modificarlos ligeramente para personalizar el tono a tu gusto. Para ello, utiliza el regulador de las guías de ajuste. Desplazando el selector hacia la derecha, aumentas el tono o la saturación y, hacia la izquierda, disminuyes estos valores. Una vez hayas terminado, pulsa el botón OK. Recuerda que, al estar en una capa distinta, puedes volver a cambiar los tonos cuantas veces quieras.

Paso 5

Añade ruido a la imagen

Ahora, la imagen ya tiene un color propio de las que hemos heredado de los abuelos. Otra característica típica de las fotografías antiguas es el deterioro que sufren con el tiempo a consecuencia del polvo. Este provoca que aparezcan esos pequeños gránulos característicos, así como arañazos en el papel fotográfico.

Simular tales imperfecciones es muy sencillo. Para ello, basta con utilizar las siguientes técnicas. Primero, hay que seleccionar la capa que contiene la imagen, porque seguramente del paso anterior se encontrara activada la capa de color.

Para los gránulos, existe un filtro que los imita muy bien. Para usarlo, pulsa Filtro del menú superior y, luego, elige uno llamado Ruido. A la derecha, se abrirá una lista con cuatro opciones. Escoge la primera: Añadir ruido. Se lanzará un cuadro con ese nombre. En él, descubriremos una casilla donde teclear el porcentaje de ruido que queremos aplicar en la fotografía. Escribe un valor del 10% en el interior de la casilla o mueve la guía de ajuste ayudántote con el ratón hasta esa cifra.

Debajo, en el apartado Distribución, hay dos alternativas: Uniforme o Gaussiano. Ambas reflejan los distintos métodos de aplicar el ruido sobre la imagen. Uniforme lo hará de manera homogénea y Gaussiano lo aplicará siguiendo el patrón de una curva de Gauss.

Este último será el método que usemos. Por lo tanto, selecciona esta distribución. Por último, marca la casilla que indica Monocromático para que el filtro afecte solamente a los tonos de la imagen y no a los colores. Inmediatamente después pulsa el botón OK.

Paso 6

Dibuja algunos arañazos

Los arañazos los vamos a realizar con la herramienta lápiz. Selecciónala, se localiza en la columna izquierda, o pulsa la tecla B. Como antes, primero hay que asegurarse de que estamos en la capa correcta, la que contiene la imagen. Después, elige un valor de pincel de 1 en la lista desplegable que aparece debajo del menú superior.

Ahora, hay que hacer unas pequeñas líneas en blanco para lo cual tendrás que tener activo este color. Esto lo conseguirás en la paleta de herramientas. Dirígete al icono formado por un cuadrado negro sobre uno blanco, está situado hacia el final de la barra. Seguidamente, haz clic en la flecha curvada con doble punta que aparece sobre ellos e intercambiarán su posición. El color activo, que ahora será el blanco, debe mostrarse encima. A continuación, ve a la imagen y, con el ratón, haz varios trazos cortos y suaves en distintas zonas de la foto como si fueran arañazos.

Paso 7

Difumina la imagen

Para terminar, falta un último aspecto característico: la merma de nitidez. Las fotografías, con el tiempo, pierden definición en la imagen. Si bien es cierto que también se debe a que las cámaras antiguas no proporcionaban la misma calidad que las actuales, este desgaste es un hecho típico.

Para conseguir este efecto sobre nuestra fotografía, usaremos el filtro Desenfocar. De nuevo, vamos al menú de Filtro, pero en esta ocasión elegimos Desenfocar. Se desplegará una lista a la derecha con distintos tipos de desenfoque. Elige el denominado tipo Gaussiano.

Al instante, se abrirá su cuadro que sólo tiene una casilla, donde habrá que introducir el valor del radio de desenfoque. Escribe un valor de 1,1 píxeles al radio de desenfoque y después pulsa el botón OK. Ahora ya podrás ver cómo es el resultado final.

Recuerda el aspecto que tenía la imagen original, parece que ambas fotografías recogen épocas totalmente distintas y se trata del mismo instante. Esta misma técnica la puedes aplicar sobre fotos de personas, con lo que obtendrás unos retratos de época espectaculares. Si los imprimes en papel de buena calidad y los enmarcas, todos pensarán que es una foto antigua. Los montajes con esta técnica pueden ser muy divertidos y decorativos.

Temas Relacionados
Loading...